Comparte esta noticia

Fernando de Mora da sus claves para no dejar escapar el valor potencial que atesoran los biosimilares

Imagen de Fernando de Mora durante una charla sobre biosimilares en el COF de Barcelona.

FRAN ROSA  |    27.06.2019 - 12:38

Fernando de Mora, farmacólogo e investigador del Departamento de Farmacología, Terapéutica y Toxicología de la Universidad Autónoma de Barcelona, en cuya declaración de conflictos de intereses se puede su intensiva colaboración con laboratorios de distinto perfil, ha publicado un artículo en Biodrugs, publicación científica especializada en terapias biológicos, titulado 'Biosimilars: a value proposition', en el que pide la intervención de las autoridades para prevenir la salida del mercado de los medicamentos biosimilares.

Así, entre otras medidas propone evitar la inclusión de estos productos en sistemas de precios de referencia, fomentar las políticas de intercambio de tratamientos en pacientes estabilizados, extender el tratamiento con biosimilares en pacientes naïve, facilitar el proceso de adquisición una vez que están disponibles y fomentar la educación de los actores implicados en su utilización. "Los resultados de la aplicación de estas medidas, presentes ya en algunos países europeos, permitirían buenos augurios para los pacientes", ha señalado.

Y es que, aunque De Mora reconoce "el mérito de los medicamentos biológicos originales", el cual, afirma, "es incuestionable", sostiene que la contribución de los biosimilares es fundamental para "la sostenibilidad de los sistemas sanitarios, ya que garantizan que éstos van a poder dar asistencia a los pacientes del presente y del futuro". Hace mención aquí a la reducción del precio que implica el lanzamiento de un biosimilar, y pone como ejemplo un estudio llevado a cabo en el Hospital La Princesa, de Madrid, que indicaría que "en los dos años siguientes a la entrada del biosimilar de infliximab, el coste del tratamiento por paciente con enfermedad de Crohn se habría reducido un 61%". A nivel macro, habla de proyecciones de ahorro de unos 15.000 millones en la UE entre 2015-2020. Todos esos recursos que se liberan se pueden destinar al tratamiento de estos pacientes en fases más precoces, así como reutilizarlos para la mejora de los servicios sanitarios, la adquisición de equipamientos, etc.

Además, considera que los distintos stakeholders deberían reconocer que estos productos aportan ventajas más allá de lo económico, las cuales están, dice, "empíricamente avaladas". En este sentido, en el artículo hace referencia a una "abundante experiencia clínica, de más de 12 años en Europa que sirve de validación", teniendo en cuenta además los "estrictos" requisitos que exige la EMA para su desarrollo, los cuales han sido refrendados por la FDA y la OMS. En este sentido, lanza la pregunta de que si ambos productos han demostrado ser esencialmente iguales, "¿por qué debería prescribirse uno en vez del otro?" .

Recuerda además que disponer de competidores, como son los biosimilares, contribuye a reducir el riesgo de desabastecimientos; ayuda a acceder a tratamiento, a través de la participación en ensayos clínicos para su desarrollo, por ejemplo, a pacientes descartados para ser candidatos al biológico original; estimula la innovación por parte de las compañías titulares de los originales, como ha ocurrido, con las nuevas formulaciones subcutáneas para rituximab o trastuzumab, añade;

Pero para este prestigioso farmacológo, todos esos beneficios que prometen los biosimilares pueden no prosperar "si no hay una intervención por parte de la Administración para evitar que estos productos puedan ser retirados del mercado". Conceder un periodo de gracia, en cuestión de precios, que permita la penetración de estos productos en el momento de su lanzamiento, es una de las medidas que considera imprescindibles, dada la tendencia a la prescripción de fármacos originales ante igualdad de precios.

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz