Comparte esta noticia

El CGCOF pone en valor el papel de los farmacéuticos frente a las hepatitis

DIARIOFARMA  |    25.07.2019 - 12:44

El Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF) ha emitido un comunicado con motivo de la conmemoración, el próximo día 28 de julio, del Día Mundial de la Hepatitis, que este año tiene como lema 'Encontremos a los millones que aún no lo saben'. Recuerdan que se trata de un problema de salud pública, que afecta a más de 325 millones de personas de todo el mundo, de los cuales, 257 millones sufren infección crónica por el virus de la hepatitis B y más de 71 millones por el virus de la hepatitis C. Las muertes anuales por hepatitis alcanzan los 1,4 millones de personas, una cifra comparable a las muertes por tuberculosis y superior a las causadas por VIH.

El CGCOF precisa además que existen hasta seis tipos de hepatitis víricas –A, B, C, D, E, F y G- aunque las que generan mayores problemas de salud pública son las A, B y C. De ellas, la hepatitis A es de carácter agudo, mientras que la B y C pueden derivar en crónicas y llegar a generar cirrosis o cáncer hepático. Según los casos, la hepatitis es prevenible mediante vacuna (A y B), o puede ser tratada mediante fármacos (B y C). "De ahí", subrayan, "que el farmacéutico sea un profesional sanitario clave para el control de esta enfermedad".

Explican, a este respecto, que en el caso de la hepatitis A no existe ningún tratamiento farmacológico específico, si bien existen dos vacunas específicas cuya administración está recomendada a grupos de riesgo como viajeros a zonas endémicas, personas homosexuales o pacientes con problemas hepáticos crónicos.

Por lo que respecta a la hepatitis B existen hasta seis tipos de vacunas. En caso de desarrollar la enfermedad es fundamental un tratamiento precoz que evite que se convierta en crónica. En ese caso, la enfermedad se puede controlar eficazmente mediante diversos tratamientos farmacológicos, aunque no exista ninguno que consiga eliminar el virus en todos los pacientes.

Por último, recuerdan que la hepatitis C carece de vacuna, aunque es una enfermedad curable, por lo que es muy importante identificar a los portadores asintomáticos y someterles a tratamiento. "Si bien en España el acceso de todos los ciudadanos afectados a esos medicamentos es una realidad, no lo es en otras partes del mundo", señalan, explicando que en nuestro país están disponibles hasta tres combinaciones de antiretrovirales, cuyas tasas de éxito superiores al 90% en todos los casos.

En cuanto al papel que puede jugar el farmacéutico en este contexto, indican que, en el ámbito hospitalario, este papel es "fundamental", pues según un estudio realizado en el Hospital Universitario del Henares (Coslada, España) su intervención sobre 128 pacientes mejoró los efectos negativos de la medicación en el 80,9% de los casos.

En cuanto a la red de farmacias comunitarias, opinan que éstas constituyen "un recurso sanitario de la máxima eficacia en relación con la hepatitis". "Desde estos establecimientos sanitarios se pueden realizar labores de educación sanitaria orientada a la prevención; contribuir a la detección precoz y diagnóstico temprano de la enfermedad y, por supuesto para optimizar los tratamientos farmacoterpéuticos, mediante el fomento de la adherencia y la conciliación con otros tratamientos o el uso de medicamentos sin receta", concluyen.

lineagris-494

cabecera_farmacia_asistencial_small

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz