Comparte esta noticia

“Somos punteros en tecnología, nadie en el mundo está tan avanzado”

Jesús Aguilar, presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos.

CARLOS ARGANDA  |    08.10.2019 - 22:30

España, y concretamente Sevilla, será el centro mundial de la farmacia en septiembre de 2020, con la celebración del congreso de la Federación Internacional de Farmacéutica (FIP) del 13 al 17 de septiembre. Diariofarma ha querido analizar con el presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF), qué supone esa cita, así como algunas otras cuestiones de actualidad en la farmacia comunitaria de nuestro país.

Pregunta. Acaba de regresar del congreso de la FIP en Abu Dhabi. ¿Que nos puede contar?

Respuesta. Desde el punto de vista español este congreso era muy importante porque íbamos a tomar un relevo para el congreso que se celebrará en Sevilla en 2020. Venimos de un país en el que han invertido muchos medios en este congreso y tenemos el reto de mejorarlo no solo desde el punto de vista científico. La verdad es que hemos vuelto supersatisfechos, no solamente respecto a la presentación del congreso de Sevilla, que presidió el propio embajador español, sino también por el entusiasmo general que hemos notado.

Pregunta. ¿Qué puede contar de la participación española en el congreso de Abu Dhabi?

Respuesta. Tanto las presentaciones que tuvimos en este congreso por parte de la secretaria general, de la tesorera, de la directora de internacional, de los responsables asistenciales, como por los pósteres que hemos presentado, hemos recibido buenas críticas y se nos han acercado para profundizar más en todo el trabajo que estamos desarrollando en España. Somos un referente, tanto, desde el punto de vista de los proyectos que estamos llevando a cabo como en la parte asistencial y en tecnología. Con lo cual, mucho orgullo como español.

P. ¿Qué espera del Congreso que se celebrará en Sevilla?

R. Para nosotros es un congreso muy importante y queremos que sea el congreso con mayor participación de los 80 que ha tenido la FIP. Este es nuestro reto, es el reto que nos hemos comprometido con la organización mundial.

P. En clave interna, a nivel nacional, ¿qué importancia crees que tendrá la celebración de este congreso en España?

R. Desde el punto de vista político, creo que será una oportunidad para la farmacia española, para que las administraciones vean y nos comparen con otros países. Yo creo que vamos a ser capaces de poner en valor todos estos mensajes y discursos que de manera permanente y constante le estamos haciendo llegar a la administración nacional y autonómicas.

P. El lema del Congreso será ‘la revolución tecnológica, impacto de la farmacia en el sistema sanitario’ parece a medida con la visión del CGCOF…

R. Efectivamente, parece hecho a medida porque somos absolutamente punteros en tecnología, pero no somos nosotros los que hemos elaborado este lema, ha sido responsabilidad de FIP. Para este congreso debemos ser capaces de tener la receta electrónica privada. No creo que haya nadie en el mundo que sea capaz de tener en estos momentos una tecnología tan avanzada y sistemas integrados para conocer toda la medicación de los pacientes, que además va a dar una seguridad al propio paciente de manera importante, porque además el médico podría disponer de esa información.

P. La tecnología está muy presente en el Plan estratégico que presentaron hace un mes y en un futuro es una de las claves del desarrollo de la farmacia. ¿Qué puede contar sobre la importancia que tendrá la tecnología en el trabajo del farmacéutico?

R. Nosotros entendemos que tenemos tres papeles fundamentales. En cuanto a la parte sanitaria, creo que no hay ninguna duda ni problema con todos los servicios profesionales, con todos los proyectos de adherencia y seguimientos y con todos los proyectos tecnológicos. Por ello decimos somos asistenciales y tecnológicos, porque esta es la segunda parte. Además, le añadimos un tema que cada día preocupa más a la profesión, y que cada vez vemos más demanda por los ciudadanos: la parte social. El plan estratégico de la profesión que ha realizado el CGCOF nos llevará en una primera fase al congreso de Sevilla y allí tenemos que hacer el balance de todos estos proyectos que estamos intentando llevar a la práctica.

P. ¿Y cómo tiene que llevarse a cabo ese desarrollo tecnológico?

P. Cuando tuve el honor de salir elegido presidente del CGCOF, entendía que teníamos que hacer un cambio, una evolución muy importante desde el punto de vista tecnológico. Es una evolución que debe realizarse dentro de las organizaciones, ya que tenemos que ser capaces de unir a toda la red de farmacia para desarrollar los servicios profesionales de manera general en las farmacias.

P. ¿Y respecto al ámbito social?

R. Yo siempre digo que no nos podemos olvidar de que todos los días entran en nuestras farmacias dos millones trescientas mil personas, y que no solamente hacemos un papel desde el punto de vista sanitario, de información y de formación al ciudadano con el medicamento, sino también en temas muy importantes, como son los sociales, de cara de devolver a la sociedad lo que nos está dando a nosotros.

P. ¿Qué puede contar respecto a las novedades dentro del campo somos asistenciales?

R. Todos los proyectos incluidos en el Plan Estratégico presentado tienen nombre y fecha, y todos ellos son nuestros compromisos. Por ejemplo, Nodofarma que está previsto para finales de este mes, el proyecto Concilia II, la nueva versión de BotPlus, entre otros. Para ello, se relacionan toda una serie de acciones y fechas para ir viendo y siguiendo el cumplimiento de todas ellas. 

P. Una de las claves del Plan Estratégico es la formulación de una ‘visión de la profesión farmacéutica’... ¿será el nuevo guion de la profesión tras la Declaración de Córdoba?

R. Pasados ya unos años de la Declaración de Córdoba, tenemos que hacer una nueva reflexión. Lo vamos a hacer al igual que la FIP, que hará una visión para 2020-2030. Vamos a contar con un grupo de expertos, 13 personas, que desde el punto de vista profesional pueden representar distintas maneras de entender y de ver la situación de la sanidad y lo que se puede esperar de la farmacia y de los farmacéuticos.

P. Llevamos unos cuantos años de inestabilidad política, ¿les ha afectado en la puesta en marcha de proyectos?

R. Sí, pero nos ha permitido trabajar más internamente en el desarrollo profesional ya que no hemos podido trabajar tanto en otros temas por esa situación de inestabilidad. En estos tres años, hemos sido capaces de evolucionar desde el punto de vista de las herramientas internas más de lo que habíamos sido capaces de hacer en veinte años.

P. De cara a un futuro, ¿cuáles son los retos que considera que va más allá del Plan, qué retos se encuentra la profesión farmacéutica de cara a los cinco años venideros?

R. El gran reto es hacer ver a las administraciones el gran papel que pueden tener los farmacéuticos y que en estos momentos no está teniendo desde el punto de vista práctico. Aunque sí lo estamos teniendo desde el punto de vista del reconocimiento social de los ciudadanos y de la administración, no se está utilizando al farmacéutico y su potencial en la comunidad en la medida que se le puede utilizar. Trabajamos con los COF y las comunidades autónomas para lograrlo y alcanzar mejores resultados sanitarios.

P. ¿Y temas más concretos?

R. La dispensación de las innovaciones, que tienen que estar donde tienen que estar, en las farmacias, como ocurre en el resto de Europa; otro de los retos al que nos enfrentamos es la aportación de los servicios profesionales, además de la dispensación, que además puede servir para arraigar a las farmacias en el mundo rural. Otro asunto de importancia es el de los desabastecimientos y vamos a completar Cismed para ofrecer información a los médicos sobre la situación que se sufre en las farmacias.

P. Todo es tener una relación mucho mayor con el SNS....

R. Al final lo que tenemos que lograr es estar integrados de manera mucho más activa, mucho más proactiva por parte de las administraciones, en todo lo que son las políticas de atención primaria. El farmacéutico está muy bien visto, todas las encuestas dicen que es unos de los profesionales más valorados, pero es al final la propia administración la que no está tirando de él, de la manera que tiene que hacerlo. Y, no creo que a estas alturas los ciudadanos se planteen el papel que tienen los farmacéuticos en el cuidado de su salud.

P. Muchas de estas cuestiones que ha comentado sobre el papel del farmacéutico, los servicios profesionales, la visión que tienen las administraciones, pueden encontrar conflictos con otras profesiones. Actualmente, ¿en qué situación se encuentra el conflicto con enfermería

R. Yo creo que la enfermería tiene su papel y la farmacia el suyo. Nosotros tenemos nuestro papel y lo marca claramente la ley. Tenemos que estar alrededor de lo que marca la ley, que es el medicamento: adherencia, seguimiento, ya que somos los que tenemos el conocimiento y esto es lo que es importante para los ciudadanos. El que tiene el conocimiento es el que tiene que estar, el que tiene que hacer, y el que debe dar esa seguridad al paciente. Yo, creo que es sencillo, todo lo que es el medicamento y la parte de la salud pública es nuestro papel, y esto es siempre ha sido el papel del farmacéutico. Lo que hay que hacer es desarrollarlo bien y que las administraciones al ser nuestro sistema regulado desarrollen bien estas funciones y trabajar en colaboración con todos los profesionales sanitarios.

P. Pero, ¿se ha avanzado algo en reducir la tensión entre las profesiones?

R. Yo creo que sí, que está a la vista de todos. Hay tensión cuando hay noticias, y no hay tensión cuando no hay noticias, lo que significa una normalización de las relaciones.

P. Entonces, ¿es optimista?

R. Creo que hay mucho que hacer, que tenemos un panorama de cronicidad importantísimo por delante y, que la suma de todos los agentes es importantísima, cada uno aportando lo que sabe y lo que conoce. Esto no tiene que ser es una carrera de hacer cosas que ni se sabe ni se conoce, creo que tiene que consistir en desarrollar las competencias profesionales que tenemos las profesiones, no hay que inventarnos competencias profesionales que no tenemos.

P. Y, por último, en la relación con la profesión médica, qué nos puede decir…

R. Con los médicos tenemos una relación excelente, estamos trabajando de manera programada en muchos aspectos, y creo que las diferencias que pudiéramos tener, ya que siempre ha existido una barrera de conflicto desde el punto de vista profesional, ya se ha superado. Es mucho más lo que nos une de lo que nos separa y esto es lo en lo que estamos trabajando. Tengo la suerte de tener unos excelentes interlocutores en la OMC que estamos trabajando en temas importantes, como la receta privada y la recertificación. Son temas importantes y que nos van a ayudar mucho a limar cualquier tipo de aspereza que pudiera existir. Hoy en día, tenemos un grado de confianza importante con los médicos.

lineagris-494

cabecera_farmacia_asistencial_small

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz