Comparte esta noticia

Las características del hospital, claves para decidir si invertir en sistemas automatizados de dispensación

FRAN ROSA  |    16.12.2019 - 18:02

El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y la Agencia de Calidad y Evaluación Sanitaria de Cataluña han editado un informe, elaborado por Emmanuel Giménez, Jillian Reynolds y Mireia Espallargues y titulado 'Evaluación del impacto económico, organizativo y de la seguridad de la dispensación robotizada de fármacos en hospitales en España', para analizar la conveniencia de automatizar las tareas relacionadas con la dispensación en Farmacia Hospitalaria. Entre los resultados se incluyen recomendaciones, ya que parece que no en todos los casos la inversión que se exige es coste-efectiva.

El informe se basa en estudio, para que el que se ha realizado una revisión sistemática de la literatura sobre la seguridad y cambios derivados de la robotización del proceso de dispensación. La recogida de información se habría complementado con nueve entrevistas en profundidad a responsables de servicios de Farmacia de centros situados en España con experiencia en la implementación de la robotización, para contrastar con ellos los resultados de la revisión sistemática y valorar su grado de acuerdo y detectar posibles vacíos o imprecisiones. Finalmente, se realizó un análisis económico de retorno de la inversión para distintos supuestos: hospitales de 300, 600, 900 y 1200 camas en pacientes ingresados (proceso integral de unidosis) y externos.

Tras la culminación del proceso, los autores proponen una serie de recomendaciones. Así, para los centros con unas 300 camas "sólo se plantearía la robotización en pacientes externos, y sólo en el caso que el valor del inventario fuera muy superior a los 5.700 euros por cama".

Para los de 600-900 camas, proponen valorar esta posibilidad en pacientes externos si se consigue un retorno de la inversión a 6 o 7 años y el gasto del robot es "prioritario y asumible". En cuanto al carácter prioritario, señalan que este podría venir de una ausencia de políticas recursos humanos para reajustar las crecientes necesidades de los servicios de Farmacia", unido a una tasa significativa de errores de seguridad o una necesidad ostensible de mejorar la gestión del stock. No obstante, para garantizar que el desembolso sea asumible plantean una reducción del 50% sobre el precio medio estimado, el cual se sitúa entre los 35.000 y los 60.000 euros.

Esta inversión estaría también recomendada para atender las necesidades de pacientes ingresados en hospitales de 900 camas "si el gasto es asumible por el centro, se tiene una mentalidad de inversión con potenciales ahorros a largo plazo (10 años o más), se garantiza el porcentaje de dosis que entran en el robot, se parte de una hipótesis de errores de dispensación con potencial daño similar al de los de administración, y/o hubiera una reducción considerable del precio". Los autores sugieren que el interés sería aún mayor si se dieran los criterios de prioridad descritos.

Finalmente, en centros de 1.200 camas recomiendan valorar la robotización en pacientes externos, "ya que tiene un retorno de la inversión en un plazo estimable como razonable (5 años), y especialmente si hay una baja rotación de stock". Puede resultar "prioritario si el gasto es asumible" y se cumplen también los criterios de prioridad. En cambio, si hablamos de pacientes ingresados, los motivos para la robotización serían los mismos que en el punto anterior, a los que se le puede sumar un volumen de dispensación superior a las 3.600 dosis unitarias al año por cama.

Robotizar si se quiere centralizar, aunque no solo

Como notas finales, llaman a tener en cuenta que las inversiones en robotización tienen sentido "siempre que se busque un modelo prioritariamente (no tiene porqué ser exclusivamente) centralizado en la farmacia".

Igualmente, llaman a tener en cuenta la asignación presupuestaria necesaria para la robotización en comparación con otras oportunidades de inversión similares, "en función de las líneas estratégicas de priorización del centro, y siempre considerando el potencial en salud que se ganaría asignando a los farmacéuticos hospitalarios funciones terapéuticas en vez de realizando tareas de distribución".

Finalmente, apuntan que "la intervención en forma de robotización de la dispensación farmacéutica hospitalaria debería de venir acompañada de una planificación general con objetivos definidos y una recogida protocolizada de resultados mínimos pre-post de proceso, y a poder ser, de resultados en salud, para poder facilitar la toma de decisiones futura en este campo, así como para evaluar la decisión tomada".

 


Síguenos en redes sociales



lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz