Comparte esta noticia

El farmacéutico es el único “tuerto” en el abordaje multidisciplinar que demanda el paciente, denuncia Gómez

Participantes en la mesa 'Abordaje multidisciplinar de la cronicidad: ¿qué tenemos que hacer para integrar a todos los agentes de salud?' del II Congreso Médico-Farmacéutico organizado por Sefac y Semergen

OLGA VILANOVA  |    24.01.2020 - 19:24

La colaboración multidisciplinar de médicos, farmacéuticos y enfermería, el acceso de todos ellos a la historia clínica, la necesidad de establecer protocolos de actuación y solucionar la falta de tiempo para atender al paciente, han sido los aspectos claves abordados en la primera mesa debate celebrada en el II Congreso Médico-Farmacéutico organizado por Semergen y Sefac que se está celebrando en Valencia durante el 24 y 25 de enero.

La primera mesa debate del congreso ha sido moderada por el presidente de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), José Luis Llisterri, y bajo el título “Abordaje multidisciplinar de la cronicidad: ¿qué tenemos que hacer para integrar a todos los agentes de salud?”, ha contado con la participación del presidente de la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (Sefac), Jesús C Gómez, el secretario general de la Junta Directiva Nacional de Semergen y miembro del Grupo de Trabajo de Cronicidad y Dependencia de Semergen, Rafael Manuel Micó, el vicepresidente de la Plataforma de Pacientes,  Manuel Arellano y Laura Almudéver, profesora de Enfermería en la Universidad de Valencia.

Para conocer qué acciones deben realizarse para integrar a todos los agentes de salud y realizar un abordaje multidisciplinar de la cronicidad, Llisterri ha invitado a los ponentes a explicar, tomando como referencia a “un paciente de 78 años que acude a la consulta de su MAP a control periódico de su hipertensión y factores de riesgo cardiovascular. Se encuentra muy bien, no tiene fatiga, tos la habitual, tampoco dolor torácico”. El paciente tiene prescritos hasta 13 medicamentos y se pregunta cómo actuarían y cuáles serían las claves para lograr un abordaje multidisciplinar. En este sentido, el moderador apuntó la necesidad de reflexionar entre todos sobre los pacientes que acuden a la consulta todos los días, y evitar que estos pacientes “acaben siendo pasto del servicio de urgencias”.

El farmacéutico, “el sanitario tuerto”

“Somos el tuerto de la profesión” del sistema sanitario. Con estas palabras inició su análisis el presidente de Sefac para recalcar que tienen que hacer su actividad asistencial con una la mitad de la información necesaria ya que el farmacéutico ve los medicamentos prescritos pero no conoce los diagnósticos, recalcó. Y, por ese motivo, quiso poner en valor las actuaciones que realizan estos profesionales, que “tienen que intervenir sin saber la historia clínica ni conocer la patología que tiene el paciente”.

Pero esa no es para el presidente de Sefac la única dificultad a la que se enfrenta de forma habitual un farmacéutico ante un paciente. Gómez explicó que en el día a día del acto de dispensación se tienen que solventar problemas de prescripción electrónica que los pacientes no entienden como que no está activa una determinada receta.

Entrando ya en la valoración clínica del paciente, Gómez explicó su intervención como farmacéutico ante un paciente crónico polimedicado, donde principalmente se debe enfocar a las nuevas dispensaciones, con el objetivo de asegurar que el paciente conoce para qué lo toma, cómo lo debe de tomar y cuándo. Por otro lado, el presidente de Sefac también quiso dejar claro que el farmacéutico debe intentar averiguar si existe algún problema de adherencia a algún medicamento. Para Gómez “debe observarse mucho y no preguntar tanto”. Más allá, también puso encima de la mesa la necesidad de realizar una revisión de la medicación al tratarse de un paciente complejo polimedicado.

Demandas del paciente

Para conocer el punto de vista del paciente, la intervención de Arellano fue clave ya que señaló que “es necesario conocer paciente y saber si tiene familia”. Según él, todo lo que se hace debe pivotar para mayor seguridad del paciente. Para Arellano, es clave la continuidad asistencial, ya que “el paciente es protagonista, tanto como el médico o enfermero, están al mismo nivel”. A este respecto, consideró que la experiencia del paciente “no la tiene ningún profesional”. Por ello, reclamó dar un paso más para integrar al paciente en el sistema, “debe ser un agente más”, recalcó.

Para hacerlo posible, Arellano recalcó que “es necesario formar paciente activos, informarlos y formarlos”. Además, según dijo, es necesario que los médicos se preparen para formar al paciente y lograr la adherencia a la medicación.

La falta de tiempo es crucial 

La visión de enfermería corrió a cargo de Almudéver, quien expuso que “el paciente en numerosas ocasiones acude a enfermería y no sabe lo que tiene”. En este sentido, explicó que como enfermera intenta crear un clima de confianza y pregunta al paciente qué expectativas espera de la consulta de enfermería, ya que es “nuevo” para él. A este respecto, Almudéver señaló que en su labor diaria aplica “la escucha activa”. Además, resaltó que “no hay que debatir de quién son las funciones, se deben evitar individualismos y trabajar conjuntamente”.

De esta forma, para esta enfermera es fundamental “buscar tiempo para poder comentar los casos con el médico y elaborar un plan conjunto”. Además, para Llisterri  es importante la coordinación entre los profesionales para no realizar el mismo trabajo.

Empoderar al paciente

Respecto al empoderamiento del paciente, a preguntas del moderador, el representante de los pacientes señaló que es fundamental que “la farmacia ayude al paciente a la organización de su medicación”. Y, en este sentido, recalcó que la seguridad es fundamental. Al igual que el resto de los ponentes, hizo hincapié en que “la historia médica es del paciente”, y este puede enseñar su historial a quien considere oportuno.

Arellano aprovechó para destacar la importancia de las asociaciones de pacientes. Además, incidió en la importancia de que los profesionales se formen en cómo tratar al paciente crónico ya que, según él, es necesario “ir haciendo un paciente experto” y ello debe ser encauzado a través de las escuelas de pacientes. El representante de los pacientes añadió la necesidad de crear una legislación propia para los pacientes crónicos.

Clave para el paciente crónico

Almudéver, a preguntas del moderador en cuanto a la intervención del farmacéutico comunitario, explicó que en su ámbito de actuación no tiene relación con las farmacias comunitarias. No obstante, destacó que valora de forma positiva la intervención del farmacéutico en la atención domiciliaria. En este sentido, señaló que la profesión enfermera cuenta con una gran carga de trabajo y considera que los farmacéuticos podrían realizar una labor fundamental.

Por su parte, Arellano intervino para añadir que “las necesidades del paciente no pueden depender de los intereses de los profesionales”. En relación con las dispensaciones de medicamentos innovadores, resaltó que si al paciente le viene bien que le dé su medicación la farmacia comunitaria, “debería esta la que se lo entregue, no se deben poner pegas”.

Por su parte, Micó recalcó “el paciente es activo y parte de la solución”. El experto resaltó que el abordaje de los pacientes crónicos está protocolizado y cada uno debe saber qué tiene que realizar. Además, destacó que siempre ha defendido la importancia de la historia única “sí o sí”. Por último, el ponente enfatizó que el papel del profesional farmacéutico es importantísimo respecto a las interacciones y juegan un papel clave en la detección de las mismas.

 Razón de ser del abordaje multidisciplinar

En relación a la necesidad de una colaboración y abordaje multidisciplinar, el presidente de Sefac apuntó que es importante tener en cuenta que “el 87% de los pacientes con patologías crónicas quieren seguir viviendo en sus casas”. Por ese motivo, “es necesario contar con todos los profesionales. Si no, es simplemente imposible”, aseguró.

A partir de aquí, de este dato fundamental, para hacer frente al abordaje multidisciplinar “es necesario saber que debemos contar con protocolos, trabajar juntos y todos tenemos que participar”, recalcó Gómez.

El presidente de Sefac también quiso que se valorara en su justa medida el acto de la dispensación. Para Gómez es una actuación muy importante en el que “te la juegas” y, “todo lo demás se viene abajo si la dispensación no es segura”.

Por su parte, Micó apuntó es fundamental la comunicación entre los profesionales, ya que “somos imprescindibles todos, y el paciente lo agradece”.  Y, añadió que “es básico, que exista una comunicación entre enfermería, medicina y farmacia”.

El representante de la profesión médica señaló que deberían aumentarse los lazos de comunicación entre los profesionales para evitar errores. Actualmente y con las nuevas tecnologías, “es impensable continuar con historias que no son compartidas”, resaltó Micó. En este sentido, el ponente destacó que “estamos en el camino y debemos exigir, todo ello pensando en nuestros pacientes”.

Para concluir el debate el presidente de Sefac quiso hacer hincapié en que “el farmacéutico no sustituye ni al médico, ni al enfermero”. Y, como presidente de Sefac, añadió que “tiene la mano tendida para llegar acuerdos y firma protocolos con el resto de los profesionales”.

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz