Comparte esta noticia

AMAF da 'trucos' a las farmacias para pasar inspecciones con éxito

Imagen de una farmacia de Canarias.

DIARIOFARMA  |    31.01.2020 - 15:01

La Asociación Madrileña de Asesorías de Farmacia (AMAF) ha emitido una serie de recomendaciones a tener en cuenta para saldar con éxito una inspección por parte de la Dirección General de Inspección y Ordenación de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, por lo que es muy es importante saber cómo actuar ante esta situación, la cual va a tener lugar siempre, aclaran, "sin previo aviso".

Explican que lo habitual es que se produzcan a primera hora y que lo primero que se hará será preguntar por el titular de la Farmacia. "En el supuesto de que el mismo aún no haya llegado, si entre el personal laboral hay algún farmacéutico adjunto no habrá ningún problema en continuar con la inspección, aunque siempre se avisará al titular", recomiendan. Y prosiguen. "Por el contrario, si no hay adjuntos, nos encontraremos ante la primera causa de omisión de una infracción: en la Oficina de Farmacia siempre tiene que estar el titular, o en su  efecto, un farmacéutico regente, sustituto o adjunto". Si se da el caso, consideran conveniente "dar una excusa" al inspector que sea "de entidad suficiente" para evitar la sanción, aunque, aclaran, "no siempre tendrá resultados favorables".

Lo normal sería, según AMAF, que a continuación el inspector revise el  local, comparando la realidad física del mismo con el plano del que dispone la Consejería, y si encuentra diferencias estructurales lo recogería en el acta, dando lugar, explican, a una "posible infracción". "Por ello es importante que cuando se realice una obra en el local se inste el correspondiente expediente de autorización de modificación ante la Administración", recomiedan.

También se inspeccionará la fachada exterior de la farmacia, para comprobar que cuenta con el rótulo con la palabra Farmacia, la cruz griega o de Malta verde y la placa identificativa del licenciado. "Si se tuviera más de una cruz, se habrá tenido que obtener previamente autorización para ello", aclaran, y sugieren la necesidad de que esté visible la información sobre las farmacias que estén de guardia y el horario que realiza la propia farmacia, que debe coincidir con el que se tenga autorizado (ni más ni menos).

Asimismo, consideran que son aspectos relevantes el tener debidamente cumplimentado el Libro Recetario oficial y el de Contabilidad de Estupefacientes, siendo obligatorio que este último coincida con el talonario de Adquisición de Estupefacientes, con los pedidos que consten en el ordenador, con las recetas (tanto privadas como de la Seguridad Social) y con el stock.

Entrevista en directo a Verónica Casado, consejera de Sanidad de Castilla y León.


Asimismo, para comprobar que los medicamentos han sido dispensados bajo receta médica, el Inspector podría solicitar las recetas privadas, por lo que deberán conservarse.

Otros aspectos a tener en cuenta

Destacan, como temas importantes, que la farmacia cuente con las existencias mínimas de estupefacientes (3 ampollas de cloruro mórfico al 1%); que tengan los medicamentos caducados separados del resto y bien identificados; mantener una temperatura óptima para la conservación de los medicamentos y un buen funcionamiento de los termómetros de máximas y mínimas de almacén y del frigorífico. "En muchas ocasiones, el  inspector ha comprobado que en esa nevera, junto con los medicamentos, se guardan alimentos y bebidas, y lo ha considerado como infracción", señalan.

Además, dadas las altas exigencias para obtener la autorización de un laboratorio, señalan que las posibilidades de estar cometiendo alguna irregularidad son muchas. Llaman a tener en cuenta, en este sentido, protocolos, envasado y utillaje, así como disponer de agua caliente, ventilación, suelos, paredes y superficies de las mesas de materiales aptos para dicha actividad.

Cierran sus recomendaciones indicando que "es más que probable" que las farmacias estén incumpliendo alguno de los requisitos anteriormente indicados, no por mala fe, sino por la complejidad cada vez mayor a nivel buocrático. Por eso, aconsejan ser "amables" con el inspector, facilitarle la información que solicita, y, "teniendo en cuenta está ahí buscando posibles infracciones, nunca sincerase con ellos como lo harías con otro farmacéutico".

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz