Comparte esta noticia

¿Escándalo o propaganda?

DIARIOFARMA  |    26.04.2020 - 16:21

Artículo de opinión de José María López Alemany, director de Diariofarma.

chema_foto

El documento ‘Las recomendaciones sanitarias para la estrategia de transición’, elaborado por el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) hubiera sido un buen material hace dos meses. Presentarlo ahora, como si fuera la guía necesaria para abordar con garantías las próximas etapas de lucha contra la pandemia, a mí me produce más inquietudes y preguntas que las respuestas que pudiera ofrecer.

El documento presentado este domingo al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por el ministro de Sanidad, Salvador Illa y por Fernando Simón, no es más que una recopilación de todas las acciones que se deberían haber estado haciendo desde hace mucho tiempo. O es que, si se incluyen en él, ¿es porque no se han hecho hasta ahora?

El informe aborda cuestiones lógicas respecto a los recursos sanitarios tanto en hospital como en Atención Primaria, como puede ser la disponibilidad de camas ordinarias o de UCI. Pero creo que se han olvidado de que hay que asegurar la disponibilidad y descanso de unos profesionales que llevan más de un mes dando el 150%. Algo imprescindible ahora mismo.

Más allá de eso, que me parece esencial, me quiero centrar en las medidas que Simón propone en el ámbito epidemiológico.

Dice el documento: "Se establecerán indicadores y protocolos de vigilancia que irán dirigidos a la monitorización y caracterización de los casos sospechosos y confirmados de forma precoz". Se me ponen los pelos como escarpias de pensar que 42 días después del estado de alarma y 85 días desde que la OMS decretó la pandemia mundial, aún no haya en España estos indicadores y protocolos de vigilancia que permitan una alerta y respuesta temprana.

Continúa el documento asegurando que "el establecimiento de una capacidad adecuada para la identificación y contención de fuentes de contagio es una condición necesaria para iniciar la transición a las nuevas fases de evolución de la epidemia". Lo mismo digo. ¿Es que 42 días después del estado de alarma y 85 días desde que la OMS decretó la pandemia mundial, no se ha hecho? Creo que no haber identificado las fuentes de contagio en los últimos días de febrero, como se hizo en otros países, es la principal causa de que estemos como estamos. Pero no haberlo hecho tampoco en los 42 días de confinamiento me parece absolutamente increíble.

También señala que estas capacidades, que se deben poner en marcha de forma previa a iniciar las nuevas fases de evolución de la pandemia, incluyen el diagnóstico de todas las personas sintomáticas con PCR u otras pruebas diagnósticas; el aislamiento precoz de casos; la identificación y cuarentena de contactos o la identificación de posibles focos de transmisión en colectivos específicos (residencias, centros socio-sanitarios, penitenciarías y otros). ¿Es que nada de esto se estaba haciendo hasta ahora?

El resto de medidas, como mantener la distancia, el lavado de manos, la etiqueta respiratoria al toser o estornudar, etc. no dejan de ser cuestiones de sentido común y de las que se ha hablado mucho en los últimos días, semanas y meses. Eso sí, en materia de mascarillas se sigue sin establecer un uso claro y obligatorio de las mismas. Solo se insta a "reforzar el uso de las mascarillas en la población general de acuerdo con las recomendaciones establecidas por el Ministerio de Sanidad, y especialmente en los colectivos más vulnerables".

Si este documento hubiera sido redactado en febrero pasado y hubiera guiado las actuaciones del sistema sanitario me parecería adecuado, especialmente si lo que en él se contiene se hubiera puesto en marcha. Pero plantearlo ahora como la línea a seguir de cara al desconfinamiento, como si fuera algo novedoso, me hace plantearme solo dos alternativas: O no se ha estado haciendo todo lo que en él se incluye hasta el momento, lo cual me escandalizaría; o, por el contrario, se trata simplemente de un acto de imagen y propaganda, lo cual me repugnaría y me hace preguntarme... ¿dónde está el plan?


José María López Alemany es director de Diariofarma.

 


Síguenos en redes sociales



lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz