Comparte esta noticia

La farmacia de hospital se reorganiza, investiga y actúa frente a Covid-19

FRAN ROSA  |    29.04.2020 - 11:36

La Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) organizó el pasado martes, 28 de abril, un webinar, con apoyo de Takeda, para presentar algunas de las iniciativas innovadoras más destacadas de cuántas ha desarrollado o en las que han participado los FH para poder dar respuesta a los desafíos planteados por la pandemia por Covid-19. Y es que, como avanzó el director de Innovación de la Sociedad, José Manuel Martínez Sesmero, "de todas las crisis suelen surgir oportunidades", y ésta no ha sido una excepción, con iniciativas en el ámbito organizativo y de gestión, asistencial y también en materia de investigación.

Uno de los ámbitos en los que los servicios de Farmacia han tenido que ser más creativos ha sido en el de la reestructuración interna para dar respuestas a nuevas demandas, por un lado, y proteger al equipo, por otra. En este apartado, destaca el plan trazado por Irene Zarra, jefa de Servicio de Farmacia del Complejo Universitario Hospitalario de Santiago, junto a los profesionales que componen el suyo.

Desde un primer momento, narró, tuvieron claro que la reorganización debía hacerse "cuidando a las personas, dando más al que menos tenía y al que más lo iba a necesitar y siempre trabajando en equipo". Para que eso fuera así, todos los profesionales que forman parte de él participaron en una vídeoconferencia el día 16 de marzo para determinar qué personas eran más vulnerables al coronavirus, y quiénes vivían con personas de ese perfil. A éstos se les ofreció, recordó Zarra, "o bien teletrabajar, o bien reubicarse en áreas donde el riesgo de contagio fuera menor". Además, para garantizar la labor en áreas como Oncología o Hematología, "difíciles de cubrir", establecieron turnos por parejas, de modo que nunca estuvieran juntas esas dos personas.

Gracias a la implicación de todos, han conseguido "formar el puzzle perfecto, cuidando a las personas, distribuyéndolas de acuerdo a sus necesidades". Destaca, en este sentido, "la generosidad de los más jóvenes, que no han dudado ni un segundo en asumir posiciones de mayor riesgo".

A toda esta reorganización hacia dentro le han sumado también otra vertiente más hacia fuera, con el objetivo de mantener la asistencia y, a la vez, reducir las visitas al hospital. Para ello, se han servido de un servicio de telefarmacia y envío a domicilio de tratamientos, como el que han ofrecido también en el Hospital General Mateu Orfila de Mahón. Según Biel Mercadal, farmacéutico del Servicio de Farmacia, entre el 6 y el 28 de abril han realizado 536 entregas, en su caso, con la colaboración de voluntarios de Cruz Roja.

Inicialmente se diseñó un protocolo que incluía a grupos de riesgo (personas con enfermedades respiratorias, inmunosuprimidos y otros, como los mayores) y establecía consentimiento informado y albarán de entrega. Finalmente se han acogido a él uno de cada pacientes externos del hospital. En general, todos han dejado de ver este servicio, que prestan desde 2006, no ya como una cuestión de comodidad, sino "de seguridad, que nos permite que el paciente no tenga que salir de casa, especialmente a los vulnerables", indicó.  

La experiencia en el hospital de campaña de Ifema

Aunque si hay una iniciativa que haya resultado realmente inédita, ésa ha sido la que se ha vivido con el montaje del Servicio de Farmacia del hospital de campaña en el recinto ferial de Ifema, en Madrid, al frente del cual se puso Ainhoa Aranguren, que narró cómo, junto a un grupo de compañeros farmacéuticos que hasta ese momento trabajaban en la Subdirección General de Farmacia de la Consejería de Sanidad, hicieron suya la cafetería del Pabellón 10 y comenzaron a planificar la respuesta a los cientos de pacientes que venían de las Urgencias de otros hospitales de la Comunidad.

Hasta que se organizaron para conseguir suministros, los pacientes "tenían que venir con medicación para los primeros días", contó. Por eso, el primer reto fue el de conseguir existencias propias. El primer fin de semana de su implantación, confirmó Aranguren, vivieron "de los préstamos" de otros hospitales madrileños, que les facilitaron también los listados con la medicación esencial que estaban usando en sus plantes Covid-19.

Para el lunes siguiente, acordaron con el Hospital Gregorio Marañón la realización de un pedido, para que se sirviera directamente en Ifema. Les llegó dos días después. En paralelo, les llegaban los primeros equipos informáticos, en los que instalaron una arquitectura de programa de gestión integrado con historia clínica que se estaba usando en centros de la Comunidad.

Vivieron un pico de actividad cuando, completo el Pabellón 5, se abrieron y comenzaron a acoger pacientes los pabellones 7 y 9. "En ese momento, consensuamos con el equipo médico los protocolos de tratamiento, basándonos en el trabajo con equivalentes y planteando una estrategia de reducción de tratamientos al máximo, para evitar interacciones", explicó.

Libradas con éxito estas dos batallas, lo siguiente fue contribuir a que sus colegas se familiarizaran con el programa de prescripción electrónica, para poder llevar un control exhaustivo de los tratamientos. "En pocos días, conseguimos que el 100% operaran por esta vía", detalló, aunque reconoce dificultades para validar el 100% de los tratamientos, como se habían propuesto, por la existencia de diferentes turnos que iban proponiendo modificaciones constantes.

A partir del cierre del Pabellón 7, que se anunció hace unos días, el nivel de actividad se ha vuelto más pausado y se espera el cierre del hospital para este fin de semana. Su conclusión es que, ante situaciones de emergencia, como ésta, les ha ayudado mucho "enfocarnos en los retos del momento, e ir avanzando paso a paso". Aunque eso no serviría de nada, admitió, sin el compromiso de los profesionales que han pasado por el Servicio de Farmacia de Ifema, y los demás con los que han colaborado.

Iniciativas de investigación frente a Covid-19

Más allá de toda la batalla que han dado los FH en el ámbito asistencial, la Sociedad que les representa ha considerado que era un buen momento para poner en marcha investigaciones que puedan contribuir a arrojar un poco de luz a las múltiples incertidumbres que existen en relación con los tratamientos para Covid-19. Cecilia Martínez, secretaria de la SEFH, explicó las tres iniciativas que han puesto en marcha y que han presentado a la convocatoria del Instituto de Salud Carlos III, dotada con 24 millones de euros.

Se trata, por un lado, del Ensayo Quinavid, con el que pretenden evaluar la eficacia y seguridad del tratamiento en profilaxis con hidroxicloroina. Por ahora, cuentan con nueve centros y "muchos más se han interesados". El estudio estará compuesto, según Martínez, por tres ramas, con aleatorización 2:2:1. "Va a haber un grupo control sin profilaxis, y otros dos con diferentes dosis", explicó.

Por otro lado, está el Registro español de resultados de farmacoterapia frente al Covid-19, un estudio observacional del que ya ha informado Diariofarma (ver artículo), y un estudio de intervención en tratamiento, que, apuntó, "está pendiente de autorización por la Aemps".

La secretaria de la SEFH afirmó que esta apuesta de la Sociedad por la investigación estaba en los planes de la Junta, pero reconoció que la pandemia "ha acelerado" su despliegue. Lo justificó, además, con el sinfín de artículos que "inundan las redes, no todos con la misma calidad". "Nos encontramos estudios para los que se ha solicitado publicación en revistas, que no han llegado a ser admitidos, otros sin revisión por pares, o metodológicamente mal diseñados, etc.", advirtió, subrayando el compromiso de la SEFH con la investigación de calidad y poniendo en valor el fuerte compromiso que están demostrando los FH y los servicios de Farmacia para que ésto pueda ser así.

lineagris-494

Síguenos en redes sociales



Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz