Comparte esta noticia

Colaboración y participación, necesarias para que la innovación satisfaga necesidades reales

Cristóbal Belda, del ISCIII, en el encuentro virtual organizado por la POP.

FRAN ROSA  |    14.07.2020 - 13:42

La Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP) ha organizado un encuentro virtual titulado 'Innovación como pilar para la eficiencia del SNS', en el que se ha analizado cómo la pandemia ha servido para dinamizar algunos aspectos que podrían contribuir a mejorar el modelo existente. Las principales conclusiones de los participantes tienen que ver con la necesidad de replantear el sistema de innovación tal cual está concebido, de forma que, por un lado, haga converger la visión de los desarrolladores y el sistema sanitario al que van dirigidos sus bienes y servicios, y, por otro, integre la visión de los pacientes, destinatarios finales de esos bienes y servicios.

Al primero de estos aspectos se refirió el subdirector general de Evaluación y Fomento de la Investigación del Instituto de Salud Carlos III, Cristóbal Belda, quien defendió un modelo de innovación basado en la colaboración público-privada. En su opinión, esa colaboración debería traducirse en un cambio basado en pasar "de la compra de innovación que generan otros, al codesarrollo de la innovación".

Avanzó, a este respecto, el interés de la institución a la que pertenece de poder avanzar por esa senda, y aseguró que "si el sector está interesado en el codesarrollo", ellos van a estar ahí para dinamizar el modelo. En cambio, si lo que quieren las empresas es que el sistema sanitario se limite a comprar la innovación que ellos generan, entonces "tenemos un problema", dijo.

En esta perspectiva de avanzar en la colaboración público-privada incidió el director de Innovación del Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital Ramón y Cajal, Diego Velasco, aunque su planteamiento fue algo diferente, quizás complementario con el anterior. Su visión, como responsable de un instituto de investigación pública, pasa porque los centros públicos puedan desarrollar sus proyectos en las fases iniciales y puedan después "incorporar a la industria", de la que necesitan, dijo, "su expertise y también financiación para terminar los desarrollos, que tienen unos costes que nosotros no podemos asumir".

El papel de los pacientes

Velasco apostó por "dar a cada actor su papel", en incluyó en ese grupo de actores a los pacientes, que, apuntó, "pueden ayudar a definir los proyectos, para que atiendan a sus necesidades". Sobre ello habló María Gálvez, directora de la POP, quien reconoció que, a día de hoy, la fase en la que los pacientes están teniendo más presencia es en la de investigación clínica. "Quizás nos falta presencia en un paso previo, cuando comienza a diseñarse esa innovación", opinó.

Un ejemplo de solución a esta carencia, que fue admitida por Belda, podría darse con una iniciativa en la que está trabajando el ISCIII. En la próxima convocatoria de investigación clínica independiente, los pacientes "van a puntuar proyectos, colaborando así en la toma de decisiones sobre qué proyectos financiar", lo que supone sin duda un paso adelante para integrar su visión desde el origen.  

Dulce Ramírez, representante de la Sociedad Española de Directivos de la Salud, se mostró de acuerdo en que es "fundamental" diseñar procedimientos para que esa opinión de los pacientes sea tenida en cuenta en la toma de decisiones sobre la innovación terapéutica, e hizo mención a experiencias como la del NICE, que ha comenzado a integrarlos en este proceso. Gálvez, que aseguró que en España todavía no se ha avanzado mucho en este sentido, defendió que éstos pueden contribuir a arrojar luz sobre "lo que significan esas innovaciones para la calidad de vida de las personas".

 


Síguenos en redes sociales



lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz