Comparte esta noticia

“España ha tenido y tendrá un papel clave en el desarrollo de remdesivir”

Marisa Álvarez, directora médica de Gilead en España

CARLOS ARGANDA  |    23.07.2020 - 17:59

Pocos días después de que la Comisión Europea haya autorizado el uso de remdesivir en el tratamiento de pacientes con covid-19, la directora médica de Gilead en España, Marisa Álvarez, ha concedido una entrevista a Diariofarma para analizar lo que supone esta decisión y, en general, lo que puede aportar este producto ante la pandemia del SARS-CoV2. A lo largo de la entrevista, Álvarez desvela la participación de sendas compañías españolas (Esteve y Uquifa) en la producción de este medicamento para hacer posible disponer de las dosis necesarias en caso de rebrote y también destaca que la compañía ha donado toda la producción existente de remdesivir hasta finales de mayo (1,5 millones de viales) para ser usado en ensayos clínicos, acceso expandido y uso compasivo. En España, en estas tres situaciones, se han beneficiado hasta 2.000 pacientes.

P. Remdesivir ha conseguido en tiempo récord ser autorizado para combatir el SARS-CoV-2. ¿Cómo lo valora?

R. Hemos conseguido en seis meses lo que normalmente se tarda años en lograr. Desde la detección de los primeros casos de neumonía en Wuhan pusimos a nuestros expertos y toda nuestra experiencia de más de 30 años en el campo de la virología en la búsqueda de un remedio eficaz contra este letal virus. Desarrollar una medicina innovadora siempre es complejo, pero se puede imaginar que requiere de un esfuerzo extraordinario en una situación de pandemia como la que vivimos. Para conseguirlo es necesario un amplio conocimiento y experiencia en el desarrollo de fármacos, así como una enorme inversión tanto financiera como en talento humano. Además, hemos demostrado una gran capacidad y flexibilidad para trabajar de forma colaborativa con diferentes empresas y organizaciones para conseguir resultados. A principios de año iniciamos un ambicioso programa de investigación para estudiar la eficacia y seguridad del fármaco remdesivir, cuyos resultados han propiciado la autorización condicional por la Comisión Europea, como usted dice en tiempo récord.

P. ¿En qué medida ha participado nuestro país en el desarrollo del medicamento?

R. España ha tenido y tendrá un papel relevante en dicho programa de desarrollo de remdesivir que ha puesto de manifiesto la capacidad y calidad investigadora de los centros sanitarios españoles. Quiero resaltar también el enorme esfuerzo y la celeridad con que la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios ha evaluado y autorizado todos los estudios en nuestro país. Ha sido impresionante su esfuerzo en agilizar el proceso hasta conseguir tiempos de aprobación impensables en condiciones normales. Por tanto, el haber conseguido la autorización de remdesivir para el tratamiento de covid-19 en tan poco tiempo, es el resultado de la estrecha colaboración de todos los agentes que hemos estado involucrados en esta pandemia.

“Lograr la autorización de remdesivir en tan poco tiempo fue por la estrecha colaboración de todos los agentes”

P. Mucho antes de tener esa autorización ya habían empezado a realizar inversiones en relación con la producción del fármaco, ¿no?

R. Cierto. Desde el inicio de esta crisis también realizamos importantes inversiones para incrementar la producción de este fármaco. Todas estas decisiones se tomaron a riesgo sin saber a qué nos íbamos a enfrentar. Otra prioridad de la compañía es que siempre hemos trabajado para facilitar el acceso de los pacientes que más lo necesitaban. Así, en abril, la compañía anunció la donación de toda la producción existente de remdesivir hasta finales de mayo (1,5 millones de viales) para ser usado en ensayos clínicos, programas de acceso expandido y uso compasivo. Como puede comprender, me siento especialmente orgullosa de una compañía que tiene iniciativas como esta.

P. ¿En qué punto del proceso está la autorización del medicamento en nuestro país?   

R. Hace unos días recibimos autorización condicional de comercialización por parte de la Comisión Europea, que aprobó el uso de Veklury (remdesivir) para el tratamiento de covid-19 en adultos y adolescentes (de 12 años y mayores con un peso corporal de, al menos, 40 kg) con neumonía que requieren oxígeno suplementario y ya se han completado los trámites necesarios de la fase de registro local.

P. Aún no son muchos los datos disponibles sobre el producto. ¿Cuándo se esperan tener más?

R. No hay que olvidar que han pasado sólo unos meses desde el comienzo de la pandemia y que los primeros resultados de ensayos clínicos aleatorizados se obtuvieron en escasamente tres meses. Aun así, se sigue generando mucha evidencia. A medida que conocemos más sobre la enfermedad también vamos conociendo más sobre las diferentes opciones terapéuticas.  Por ejemplo, en los últimos días se han comunicado nuevos resultados muy prometedores de remdesivir para el tratamiento de la covid-19. Ya sabíamos que remdesivir, junto al tratamiento de soporte habitual, lo que llamamos el tratamiento estándar, disminuye de forma significativa el tiempo hasta la recuperación de los pacientes con neumonía grave por SARS-CoV-2, según el estudio liderado por el NIAID. Hace unos días, en la Conferencia Virtual covid-19 de la 23a Conferencia Internacional sobre el SIDA, se presentaron nuevos datos procedentes de un análisis comparativo del ensayo Fase III Simple en pacientes con enfermedad covid-19 grave tratados con remdesivir y una cohorte retrospectiva de pacientes con covid-19 grave tratados según práctica clínica real. En este análisis nuestro fármaco se asocia con una mejora en la recuperación clínica y, además, una reducción del 62% en el riesgo de mortalidad en comparación con el tratamiento estándar.

P. Pero tienen que seguir investigando…

R. Así es, nuestra intención es seguir investigando para ofrecer la mejor respuesta posible al tratamiento de esta infección. Según sabemos actualmente, el tracto respiratorio superior parece ser la localización dónde tenemos más SARS-CoV-2 en los estadios precoces de la infección por lo que creemos que conseguir llevar el fármaco directamente al tracto respiratorio superior con un fármaco nebulizado podría facilitar su actuación. Y es por eso por lo que hemos iniciado ya estudios con una solución inhalada de remdesivir. Además, seguimos investigando, probando remdesivir en combinación con fármacos antiinflamatorios, evaluando su eficacia y seguridad en poblaciones especialmente vulnerables, como embarazadas y niños, o estudiando su uso en el paciente ambulatorio.

R. Pese a esa limitación de datos, hay algunos estudios esperanzadores, como el SIMPLE ¿no?

R. Los ensayos Simple, impulsados por Gilead, son estudios aleatorizados, abiertos y multicéntricos de fase III. Ya le he comentado la relevancia de los primeros resultados del estudio liderado por el NIAID de los EEUU, el estudio adaptativo de tratamiento de covid-19, conocido como ACTT. Precisamente ha sido este estudio el que ha aportado la información fundamental para la aprobación del fármaco por parte de las agencias sanitarias. Estos resultados reflejan que los pacientes que recibieron remdesivir se recuperaron un 31% antes que los que recibieron placebo, esto es, 11 días frente a 15. Es interesante señalar que en los pacientes con enfermedad grave (alrededor del 90% de los participantes), que son los que necesitan oxígeno suplementario, la recuperación de los pacientes con remdesivir fue de 12 días frente a los 18 del grupo placebo. Nuestros estudios Simple, ya que se trata en verdad de dos estudios, uno en pacientes con enfermedad covid-19 moderada y otro con covid-19 grave, dan respuesta a una pregunta de notable relevancia en la situación de pandemia en la que estamos, ya que evalúan la eficacia y seguridad de dos pautas distintas de tratamiento con remdesivir, una de cinco días de duración y otra de 10 días. Sus resultados han confirmado que para los pacientes graves los tratamientos a cinco días son tan efectivos como los de 10 días. Esto es algo muy importante pues acorta el tiempo de administración del fármaco y el tiempo de hospitalización, ya que se trata de una terapia administrada de forma intravenosa.

“En España, se han beneficiado de programas de acceso expandido y uso compasivo y ensayos clínicos, hasta 2.000 pacientes”

P. ¿En qué se traduce tanto la reducción de tiempo en UCI como la mejoría clínica que aporta remdesivir a los pacientes con covid-19?

R. En primer lugar, la reducción del tiempo de estancia hospitalaria supone un importante beneficio para el paciente, no solo desde el punto de vista anímico, viendo cómo mejora su estado de salud, se recupera antes y se puede ir de alta a su casa, sino que además disminuyen los riesgos para su salud relacionados con un ingreso hospitalario, como por ejemplo el desarrollo de infecciones nosocomiales. Y, en segundo lugar, la reducción de la estancia hospitalaria sea en UCI o no, supone un ahorro para el sistema y en un menor consumo de recursos. Recordemos la situación de colapso que hemos vivido en nuestros hospitales durante los peores momentos de esta crisis sanitaria. Si conseguimos tratar a los pacientes con ciclos más cortos de tratamiento y así mejorar su estado de salud y su recuperación, acortando el tiempo de ingreso hospitalario, conseguiremos la liberación de recursos sanitarios y estaremos aliviando al sistema y ayudando a una mejor gestión de la enfermedad.

P. A la vista de esos datos, ¿cree que se valora suficientemente el papel que este medicamento puede tener, tanto de forma directa (por su efectividad como antiviral) como indirecta (por la reducción de estancias en UCI) en afrontar con mejores perspectivas los futuros contagios con el virus?

R. La respuesta que hemos tenido de todas las partes ha sido muy positiva. La evaluación de la EMA se ha realizado de forma muy rápida y la autorización condicional de remdesivir pone de manifiesto el beneficio que el producto puede aportar en el control de esta pandemia. Mientras tanto, la intención de la compañía es seguir trabajando en la generación de evidencia y conocimientos sobre la eficacia y seguridad del paciente, ya que ello redundará en mayores beneficios para el paciente. Por ello, seguimos investigando el potencial de remdesivir en diferentes ámbitos y con diferentes formulaciones, como por ejemplo la evaluación del tratamiento en una etapa más temprana del curso de la enfermedad en entornos ambulatorios, en grupos de pacientes adicionales, en combinación con otras terapias o la evaluación de una formulación inhalada.

P. Al principio ha comentado que España ha tenido una participación relevante en el desarrollo del medicamento. ¿Puede dar cifras de número de centros, pacientes involucrados, situación de los estudios…? ¿Puede indicar cuántos pacientes se han beneficiado de remdesivir en España (ensayos clínicos, uso compasivo…)

R. España ha tenido y está teniendo un papel clave en el desarrollo clínico de remdesivir. Esto se debe, por un lado, al compromiso de la compañía con nuestro país; y, por otro, a la excelencia de nuestros investigadores y de nuestro sistema sanitario, que son un referente a nivel mundial, y que han sido clave en el desarrollo del fármaco. En los ensayos Simple, liderados por Gilead, han participado 13 hospitales españoles y otros 10 centros en el protocolo de acceso expandido; en el estudio del NIAID, 3 centros españoles y en el ‘Solidarity’, de la OMS, 32 hospitales españoles. En estos últimos estudios, Gilead ha apoyado con su experiencia, conocimientos y proporcionando de forma gratuita la medicación.

“Gilead está ampliando su estructura de fabricación a través de una red de socios externos diversificada que incluye dos empresas españolas como Esteve y Uquifa”

P. ¿Y en lo que se refiere a tratamiento vía uso compasivo?

R. Desde el inicio de esta crisis, Gilead ha trabajado con las autoridades sanitarias locales para garantizar el acceso de los pacientes que necesitaban este tratamiento. En total, si sumamos los pacientes de los ensayos y los distintos programas, más de 2.000 pacientes se han podido beneficiar de remdesivir en estos meses. En todos los casos, la medicación ha sido donada por la compañía, sin coste alguno para el sistema sanitario.

P. Hace unos meses la compañía aseguró que tenía el objetivo de alcanzar la fabricación de un millón de dosis al año. ¿Puede confirmarlo? ¿Cubriría eso la demanda esperada?

R. Desde el comienzo de la crisis, Gilead ha realizado un gran esfuerzo para incrementar la producción de este fármaco, pese a no disponer inicialmente de datos que confirmaran su eficacia y seguridad. Desde enero la producción se ha multiplicado por 40, y el objetivo es conseguir producir más de dos millones de tratamientos al final de año. La producción de remdesivir es compleja y laboriosa en tiempo y recursos, algunos procesos químicos tardan varias semanas y su fabricación requiere condiciones de esterilidad estrictas al ser un fármaco inyectable. Los procesos se han mejorado en estos meses, consiguiendo reducir los tiempos de casi 12 meses a 6 meses, aproximadamente.

P. Y, con respecto a nuestro país, hace unas semanas la directora de la Aemps, María Jesús Lamas, aseguraba que desde Gilead se había confirmado que habría dosis suficiente para nuestro país. ¿Lo puede confirmar?

“Evaluamos, en colaboración con los gobiernos, la evolución de la pandemia y las necesidades de remdesivir”

R. Hemos trabajado de la mano de la Aemps desde el inicio de esta crisis para garantizar el acceso de los pacientes que han necesitado remdesivir. Desde el pasado mes de mayo, remdesivir está disponible a través del procedimiento de la Aemps para Medicamentos en Situaciones Especiales, que facilita el acceso a medicamentos a pacientes que no disponen de otras alternativas terapéuticas satisfactorias. La Agencia es la encargada de evaluar las solicitudes recibidas por los hospitales, en base a criterios clínicos y epidemiológicos, y gestiona la demanda en base a la evidencia clínica disponible con el fármaco. Como indicó la directora de la Aemps, contamos con un stock que, con la evolución actual de la pandemia, debería ser suficiente para atender las necesidades que puedan surgir.

R. Se ha ampliado también la red de socios externos para fabricar este medicamento de forma diversificada. ¿Eso permitirá cubrir las necesidades futuras para toda la población, si fuera necesario?

R. Gilead ha realizado importantes inversiones para incrementar la producción de remdesivir. Para conseguir el objetivo de producción de dos millones de tratamientos al final de año, Gilead ha reorganizado algunas de sus plantas de fabricación para orientarlas a la producción de remdesivir, a la vez que está ampliando su estructura de fabricación a través de una red de socios externos diversificada geográficamente. Esta red, que incluye dos empresas españolas como Esteve y Uquifa, ayudará a aumentar la producción de remdesivir. Por ejemplo, si en 2021 fuese necesario, tendríamos capacidad de producción de varios millones de tratamientos.

“Nuestra intención es seguir investigando para ofrecer la mejor respuesta posible al covid-19”

R. La compañía ha puesto en marcha también un sistema que permita el acceso a este medicamento a países en desarrollo; ¿cómo lo valora?

R. Desde el inicio de esta crisis, el compromiso de Gilead ha sido que el tratamiento fuese accesible para el mayor número posible de pacientes. Por ello, hace unas semanas anunciamos la concesión de una licencia a nueve compañías fabricantes de genéricos para la producción y distribución de remdesivir en 127 países en vías de desarrollo. Se trata de una medida que ya hemos tomado en otras patologías desde hace tiempo. Así, durante más de una década, hemos ampliado la disponibilidad de nuestros medicamentos a través de licencias voluntarias con fabricantes de genéricos.

P. En un entorno mundial de demanda disparada, ¿tienen pensado cómo se distribuirán esas dosis hasta que se vaya cubriendo las necesidades?

R. Realizamos, en colaboración con los gobiernos de cada país, una evaluación constante de la evolución de la pandemia y de las necesidades en cada país teniendo en cuenta la situación regulatoria, la incidencia de la enfermedad y la gravedad de los pacientes de forma que se facilite el acceso a aquellos que más lo necesitan.

“Hemos trabajado con la Aemps para garantizar el acceso a remdesivir de los pacientes que más lo necesitaban”

P. Otro medicamento de Gilead, Truvada, se está estudiando para determinar su eficacia en la profilaxis de profesionales sanitarios. ¿Qué nos puede decir de este estudio?

R. El Ministerio de Sanidad, a través del Plan Nacional sobre el SIDA y con la colaboración de la Aemps, puso en marcha en abril de este año un ensayo clínico aleatorizado (estudio Epicos) con el objetivo de evaluar diferentes aproximaciones de prevención de covid-19, entre ellas Truvada, en 4.000 profesionales sanitarios que se encuentran en primera línea de la respuesta a la pandemia de 74 centros hospitalarios. Gilead, una vez más, se puso a disposición del Ministerio para colaborar en la implementación de este estudio donando tanto Truvada como su placebo por el tiempo requerido de seguimiento. Por la información de la que disponemos, el estudio está en fase de reclutamiento por lo que tendremos que esperar a los resultados que arroje para conocer la eficacia de Truvada en prevención del covid-19.

lineagris-494

Síguenos en redes sociales



Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz