Comparte esta noticia

Un informe de AES analiza posibles escenarios con las vacunas para la Covid-19: mercado ordenado o salvaje

Imagen de una participante en el ensayo de la Universidad de Oxford.

FRAN ROSA  |    30.07.2020 - 11:31

La Asociación de Economía de la Salud (AES) ha publicado un informe titulado 'Economía de la Salud (y más) de la Covid-19', donde diversos autores analizan la pandemia desde una perspectiva epidemiológica, de Salud Pública, asistencial, económica, de gestión y también terapéutica.

Concretamente, uno de los últimos apartados del documento, cuyos autores son el economista Félix Lobo y la farmacéutica Paloma Fernández, abordan los posibles 'Escenarios del mercado para la vacuna contra el SARS-CoV-2', planteando dos alternativas: un mercado salvaje, donde haya que pujar por las vacunas; y otro ordenado, donde los países sean capaces de cooperar para hacer un reparto global equitativo.

"¿Asistiremos a una carrera por la vacuna con predominio del interés privado más estrecho, con un agente ganador monopolista protegido por derechos de exclusiva frente a demandantes pujando precios muy altos por el suministro que vitalmente necesitan y que limitará y retrasará el número de los vacunados, y, por tanto, la victoria sobre el virus? ¿O bien, a un esfuerzo de cooperación y coordinación internacional por organizar y potenciar la investigación, fabricación y distribución con la mayor eficiencia y rapidez y atendiendo a criterios de justicia mundial?", se preguntan los autores, y opinan que, si prospera esta segunda opción, se estaría poniendo en marcha "un esbozo de gobierno mundial".

En el análisis de la situación actual, este extremo del continuo entre la cooperación y el mercado salvaje lo representaría, según los autores, la Organización Mundial de la Salud (OMS), y sus intentos de coordinar y hacer cooperar a los países y los distintos agentes. En el otro extremo sitúan la actitud del presidente estaounidense Donald J. Trump.

Antes de llegar a eso, los autores plantean como escollos principales el dar con vacunas eficaces y seguras, teniendo en cuenta que se están investigando y desarrollando en tiempo récord, y, cuando se eso se consiga, ser capaces de escalar la producción para abastecer la demanda mundial. Recuerdan, en este punto, que "algunas tecnologías que se están utilizando en el desarrollo, como las de ácidos nucleicos, nunca se han llevado a escala industrial". Del otro lado están las candidatas a partir de virus atenuado o proteínas recombinantes, "que pueden beneficiarse de la experiencia en producción de otras vacunas". Hacen referencia, en este sentido, a las operaciones que se están realizando para avanzar en las capacidades de producción antes de concretar el éxito de los proyectos de investigación como una muestra de la urgencia que existe.

Vacunas accesibles para todos

Suponiendo que ese éxito llega, el siguiente escollo está en buscar un punto de equilibrio entre el incentivo y la accesibilidad. En opinión de los autores, en lo que respecta a la vacuna para la Covid-19, "se han de mantener los incentivos a innovar, fabricar y remunerar la inversión, pero si queremos un mercado mundial ordenado, eficiente y equitativo, las vacunas, una vez desarrolladas, deberían ser accesibles a todos y con la mayor prontitud".

Una posible solución a esta necesidad que plantean está, dicen, en la aportación de fondos públicos para las investigaciones que se están llevando a cabo. La reputación para los investigadores, empresas y para los propios países podrían ejercer también, opinan, como elementos facilitadores.

Otra posible solución vendría de la aplicación de alternativas al modelo actual basado en la patente, y citan la propuesta de Kremer, que consiste en la firma de contratos entre países y empresas privadas, por las cuales, estos países comprometen sus fondos de inicio a cambio de obtener después el producto "a precio de coste". Citan experiencias de este tipo en vacunas para el neumococo y el ébola, en las que el Banco Mundial media entre países y empresas para garantizar esos fondos y Unicef se asegura de que las vacunas llegan a sus destinatarios.

Indican que recientemente se ha añadido a este modelo la evaluación de tecnologías, para introducir en la ecuación las variables de la población a tratar y la disposición a pagar por parte de los países, de modo que todo ello quede reflejado en el contrato. "Este mismo mecanismo acaba de ser propuesto para la vacuna del coronavirus SARS-CoV-2", afirman, citando a autores como Adrian Towse o Rachel Silverman y colaboradores.

Finalmente, aluden a la iniciativa de la OMS Medicines Patent Pool, por la que los propietarios de las patentes las licencian a un fondo común que concede licencias no exclusivas a un grupo de empresas que las comercializan a precios asequibles gracias a la competencia entre ellas. "Los compradores pagan regalías incluidos en el precio que remunerar a los titulares originales y que la ampliación del mercado haría atractivas. Las licencias son transparentes, sin exclusividad de datos y flexibilidad para desarrollar asociaciones medicamentosas o formulaciones pediátricas", apuntan, y aseguran que es una experiencia de éxito en la que participan 10 titulares, 22 productores de genéricos, 18 medicamentos licenciados, 150 proyectos en desarrollo y 131 países receptores.

Los autores concluyen haciendo una defensa del modelo de cooperación internacional para garantizar ese acceso equitativo a la vacuna para prevenir la Covid-19, y cita iniciativas como la Plataforma de la OMS que incluye un fondo común para compartir licencias de patentes; el programa Horizon para tecnologías Covid de la Unión Europea, que obliga a otorgar licencias no exclusivas de los productos resultantes y dejarlos disponibles y accesibles para todos; así como iniciativas de financiación como ACT Accelerator, de la UE, o la US Operation Warp Speed, si finalmente se proyecta internacionalmente, y otras con presencia privada como CEPI, GAVI, Unitaid, Global Fund o Fundación FBMG.

A su juicio, las ideas y experiencias comentadas permiten pensar que "un mercado ordenado de vacunas contra SARS-CoV-2 orientado a la eficiencia y la equidad es posible", y destacan la transcendencia de que éste se imponga para el futuro de la sociedad actual y, en general, de la humanidad.

 


Síguenos en redes sociales



lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz