Comparte esta noticia

Salud mental y covid-19: aprendizajes y retos ante la pandemia y el futuro

Momento del Coloquio online 'Retos en la prevención de la salud mental en tiempos de covid-19'

OLGA VILANOVA  |    26.10.2020 - 09:00

Vivimos tiempos de incertidumbre sobre la evolución de la pandemia de la covid-19 tanto en el ámbito sanitario como económico. También sufrimos situaciones de aislamiento social así como situaciones de miedo por la salud propia o de los seres queridos. Todas estas cuestiones son muy relevantes en materia de salud mental y pueden afectar de forma relevante a las personas a lo largo de estos tiempos de covid-19.

Analizar todas estas cuestiones fue el objetivo del coloquio online “Retos en la prevención de la salud mental en tiempos de covid-19” organizado por Diariofarma y moderado por su director, José María López Alemany, que ha tenido lugar por teleconferencia. 

El encuentro ha reunido a un grupo de ponentes, expertos en el sector, amplio y multidisciplinar que han abordado los retos en salud mental de estos momentos. Para ello, ha contado con la participación del vicepresidente de la Sociedad Española de Psiquiatría, Manuel Martín Carrasco; la presidenta de la Federación Andaluza de familiares y Personas con Enfermedad Mental, Cristina González; el director general de Asistencia Sanitaria del Servicio Extremeño de Salud, Vicente Alonso; la directora técnico de Planificación, Atención Primaria y Derechos de los Usuarios de Castilla y León, Elvira Callejo; la coordinadora de Salud Mental y Adicciones de la Comunidad de Madrid, Mercedes Navío; el director del Plan Integral del Programa de Salud Mental de Andalucía, Javier Romero; Jordi Alonso, co editor del Informe Sespas 2020: Retos actuales de la Salud Mental desde la Salud Pública y la Administración Sanitaria IMIM-CIBERESP y la directora médico de Lundbeck, Susana Gómez-Lus.

En el debate se abordó la evolución de las patologías psiquiátricas durante el confinamiento y el post confinamiento. Y, en este sentido, Martín Carrasco explicó que conforme a la evidencia de que se dispone hasta el momento, “ha habido un aumento de los trastornos psiquiátricos, sobre todo en tres áreas específicas, trastornos de ansiedad, trastornos de tipo depresivo y patologías relacionadas con el estrés”, no obstante explicó que las evidencias “hay que matizarlas”, ya que los estudios realizados se basan en encuestas de población y hechas de forma que su capacidad de predicción todavía no es muy potente, por lo que “habrá que esperar a que los estudios vayan saliendo”. Pero, no obstante, “hay una gran unanimidad”, aseguró. ”

Como representante de los pacientes, Cristina González aportó cómo ha afectado este tiempo de pandemia en ellos. Según ha relatado, “en los primeros días fue aceptado y hubo una colaboración sorprendente”, tanto de pacientes como familiares. No obstante, aspectos como la duración de la pandemia y el aislamiento del que venían ya los propios pacientes, ha supuesto un “retroceso” en la vida diaria de los mismos. Por ello, González enfatizó que “ese castillo de naipes que se hace desde las redes y asociaciones y que hemos intentado construir, de golpe se vino todo abajo”, y han tenido que volver a empezar y adaptarse.

¿Qué hemos aprendido durante la pandemia?

Uno de los aspectos claves que se abordaron en el encuentro fue conocer las lecciones aprendidas durante la covid-19 desde todos los ámbitos posibles: atención primaria, psiquiatría, administración, industria y pacientes. En este sentido, los expertos de forma unánime destacaron que ha sido vital la capacidad de reinventarse ya que se han tenido que cambiar muchas cosas de la asistencia. Entre ellas incluir nuevas herramientas que facilitaran la comunicación con los pacientes para que los servicios esenciales de salud mental no dejarán de prestarse.

Elvira Callejo recalcó que con la covid-19 “nos hemos dado cuenta de que el sistema tiene muchas debilidades y que tienen que mejorar”. Además, esta pandemia ha constatado que los profesionales tienen aún “mucho que aprender”. En este sentido, la representante de Lundbeck, compañía que ha colaborado para la realización del encuentro, explicó que una de las cuestiones que se han aprendido en estos meses es que “tenemos que adaptarnos muy rápidamente”. A este respecto, destacó la importancia de “tener que utilizar nuevas técnicas”, para conservar la salud mental.

Mercedes Navío puso el acento en la cohesión, tanto organizativa como en relación con los agentes sociales. Según explicó, allí donde ha habido esa “capacidad de adaptación conjunta y ese potencial amortiguador” de las redes bien tejidas, tanto en lo organizativo sanitario, como sociosanitario, y con alianzas, se ha abordado mejor el reto y “el impacto ha sido amortiguado”.

La aportación de Jordi Alonso se encaminó a destacar “el valor que está adquiriendo la salud mental”, llamada por algunos como “la epidemia paralela o cuarta ola”. En este contexto, y a falta de estudios que lo avalen, el experto recordó que debe tenerse en cuenta, dentro de la población vulnerable, a los profesionales sanitarios. Con él coincidió el vicepresidente de la SEP, que puso de manifiesto que los profesionales de salud y de recursos sociosanitarios han tenido “con mucho, la peor parte”. Igualmente, Mercedes Navío explicó que “la ayuda a los profesionales es uno de los objetivos principales”, y son una de “las grandes preocupaciones, ya que son una prioridad en sí mismo y por lo que representan”.

Por su parte, Callejo apuntó que los profesionales sanitarios “son población vulnerable”, y por ello, planteó como reto “dar respuesta a esta población, ya que si nos fallan se nos caería el sistema”. 

En cuanto a otras enseñanzas de la pandemia, el vicepresidente de la SEP señaló en la importancia que tiene la soledad como factor de riesgo para la salud mental y explicó que durante la pandemia “se han vivido situaciones verdaderamente dramáticas”. Además, en el ámbito socioeconómico, Martín resaltó la necesidad de unos “sistemas de protección social potentes” para los grupos vulnerables.

No olvidar la importancia de lo “presencial”

Por su parte, Vicente Alonso destacó que “tuvieron que reinventarse y primar la atención telemática, para que los pacientes no se vieran abandonados en el encierro”. Este gestor quiso destacar que “la atención no presencial ha supuesto un avance”. A este respecto, consideró que las nuevas tecnologías han venido para quedarse, y ello no obsta para aquellos supuestos en que la cita presencial, que es esencial en este campo, no deje de utilizarse, matizó.  

En esta misma cuestión, Martín indicó que “la telemedicina ha sido un avance muy importante, y ha venido para quedarse”. La otra cara de esta técnica, que servirá de mucho en las zonas rurales, es que ha servido para destacar el valor “de lo presencial”. Con ellos coincidió la representante de los pacientes, que vio en la telemedicina una oportunidad de mejora, sin olvidar la importancia de “lo presencial”.

Por su parte, Mercedes Navío aseguró que las técnicas telemáticas facilitan, en parte, el acceso, aunque tienen algunas limitaciones. “La creación del vínculo en las primeras atenciones con los pacientes, son muy importantes , y más cuanto más vulnerables sean las personas”, subrayó.

Durante el coloquio, también se abordaron cuestiones como el aumento de suicidios relacionados con la covid-19, así como otros trastornos mentales. En este sentido, los expertos indicaron que, aunque existen estudios al día hoy sobre el impacto de la pandemia, no arrojan datos definitivos. Por su parte, Navío indicó que, desde su puesto en la Comunidad de Madrid y la monitorización que están realizando, “no se evidencia un aumento significativo de suicidios”.

El papel de la Atención Primaria

Otro de los temas abordados en el coloquio, fue la posibilidad de que la atención primaria incremente la atención que presta a los pacientes con trastornos mentales. Respecto a esta cuestión, Vicente Alonso destacó la labor de la atención primaria durante la pandemia y recalcó que en ningún momento ha disminuido su actividad y en este periodo “no han estado cerrados”, aunque se hayan aumentado las consultas no presenciales. El problema de accesibilidad con la pandemia al revisar los datos, no han sido tales, al contrario su actividad desde el mes de mayo ha aumentado. Y han pretendido atender aquellos que han tenido problemas de salud mental más graves, aseguró este experto. 

En este sentido, Mercedes Navío indicó que respecto a la atención primaria y el abordaje psicoterapéutico de baja intensidad, es importante replantearnos el sistema. De esta forma, explicó que la Comunidad de Madrid, lleva tres años con psicólogos clínicos en atención primaria haciendo ese tipo de abordaje. 

En lo referente al abordaje de aspectos de prevención primaria, esta especialista aseguró que hay que “pensar mucho”, ya que son aspectos que conllevan incluso un cambio cultural”. Todo lo referente a un abordaje intersectorial hace más compleja su intervención. Por este motivo, hay que ir más allá del diálogo y tenemos que “ver cómo hacemos lo que debemos hacer”, subrayó. Este abordaje de los determinantes de salud mental será un gran desafío para todos, apuntó Navío.

Además, Navío señaló, desde su punto vista, la forma de incrementar la coordinación entre especializada y atención primaria. En este sentido, indicó que el modelo de procesos integrados de salud son los “grandes vertebradores de esa atención”. Es necesaria “la reformulación de la atención de los psicólogos clínicos ubicados en atención primaria, además de interlocutores de presencia de salud mental en esta atención primaria”, explicó. 

Por su parte, Vicente Alonso apuntó las pautas esenciales que lograrían aumentar la coordinación entre Atención Primaria y Especializada en el ámbito de la salud mental. De esta forma señaló como acciones: En primer lugar apostar por la formación continuada, en segundo lugar modificar la interconsulta y por último trabajar en los procesos asistenciales. Este último sistema indicó que están dando resultados fabulosos. 

Principales retos que se deben afrontar en la salud mental

Una de las claves del coloquio fue poder confrontar los diferentes puntos de vista y poner sobre la mesa cuáles son los retos que deben afrontarse en la salud mental. 

A este respecto, Navío apuntó que uno de los retos fundamentales en la Comunidad de Madrid al que se dirigía el Plan de Salud Mental 2018/2020, actualmente vigente, es hacer más proactivo el sistema. De hecho el refuerzo que se puso en marcha desde la administración se tradujo en contrataciones que se enfocaron directamente a priorizar a personas con trastorno mental grave, niños y adolescentes para conseguir una proactividad del sistema, basada en un impulso muy significativo a los programas de enfermería domiciliaria. Además, señaló la necesidad de abogar por la telemedicina y la reformulación de la atención domiciliaria.

Para Cristina González “la sensibilidad” es clave para tratar a estos pacientes, además de formación y más tiempo, para lo que es importante descargar la burocracia. Otro aspecto en el que incidir para la representante de los pacientes sería la prevención y la detección precoz en atención primaria, algo “importante”.

Por su parte, Javier Romero apuntó, haciendo referencia a un informe realizado hace escaso tiempo en Andalucía, que es necesario abordar la situación en cuatro niveles. En primer lugar es necesario mejorar la accesibilidad y realizar una atención más intensiva, el segundo nivel consiste en abordar el ámbito psicopedagógico, a nivel de familiares y en la adolescencia, un tercer nivel sería potenciar los vínculos las redes sociales a niveles asociativo y un último nivel sería el económico. En este último ámbito, señaló a los ERTEs cómo la medida posiblemente más preventiva que tenemos para evitar que la gente esté en paro, y de esta manera evitar los problemas que ello conlleva.

La industria tiene como objetivo seguir trabajando y ayudar 

Por otro lado, la visión de la situación desde una compañía farmacéutica fue abordada por Susana Gómez Lus que indicó que a pesar de la incertidumbre que vivimos con la pandemia, desde la industria continúan desarrollando herramientas terapéuticas específicas para estas patologías. Gómez-Lus recalcó que para ellos, “es importante escuchar a la administración, a los pacientes y los médicos para conocer sus necesidades y “seguir trabajando codo con codo”, con el objetivo de seguir trabajando y adaptarnos a esta situación.

Además, Gómez- Lus matizó que el reto principal es ayudar. En este sentido, señaló la importancia de realizar campañas de concienciación a la población, de detección precoz. Y añadió el ofrecimiento desde la industria para ayudar a la formación en atención primaria y especializada, pero siempre adecuando a las necesidades que tengan.

Los expertos también incidieron en que se debe realizar un incremento de recursos destinados a salud mental para atender las necesidades. Javier Romero destacó que ha quedado claro que los recursos son escasos y esta pandemia nos ha hecho tener una “perspectiva más social”, y por ello, hay que analizar dónde está la problemática. Por su parte, Jordi Alonso matizó que es necesaria una estrategia continuada y que tenga un objetivo. “España falla en la financiación”, y para este experto es algo “grave”. Para Jordi Alonso es fundamental conocer qué “fallamos en el capital humano, somos muy pocos en relación a otros países”.

Por último y para finalizar el coloquio, Mercedes Navío destacó que “es verdad que es una carrera de fondo y que queda camino, pero también es verdad que somos muchos los que estamos corriendo y el destino no está escrito, el destino lo escribimos cada uno de nosotros cada día. Y juntos esa carrera va a ser más llevadera, y  no es momento de ser pesimistas, es momento de apoyarnos mutuamente porque sabemos además que es nuestra principal fortaleza”. 

 


Síguenos en redes sociales



lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz