Comparte esta noticia

Las nuevas subastas de Andalucía: sin exclusividad y con mínimo de mejora

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, junto al consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre y el director gerente del SAS, Miguel Ángel Guzmán, en una foto de archivo.

CARLOS ARGANDA  |    09.12.2020 - 21:39

Tras casi dos años de eliminación paulatina de las subastas andaluzas de medicamentos, el Gobierno de la Junta de Andalucía va a poner en marcha un nuevo sistema de selección de medicamentos que sustituirá al anterior y corregirá algunos de los mayores quebraderos de cabeza que ha procurado este sistema en los últimos ocho años en la región andaluza.

El Ejecutivo presidido por Juan Manuel Moreno no ha podido mantener hasta el fin de la legislatura una de las principales promesas electorales en el ámbito sanitario y farmacéutico, como era la eliminación de las subastas. Tras algún tiempo desde que se anunciara que estaban trabajando en un sistema alternativo, introducirá cambios en la Ley de Farmacia de Andalucía, a través de la Ley de Presupuestos de la comunidad autónoma. Partido Popular y Ciudadanos han presentado una enmienda al texto del articulado de la Ley de Presupuestos para establecer este nuevo sistema con el objetivo, según parece, de tratar de conciliar los intereses de administración, industria y farmacia. Eso sí, seguro que no lo consigue ya que ni industria ni farmacia quieren saber nada de las subastas, aunque mejore sensiblemente al modelo previo.

El nuevo sistema, que se parece mucho al de los precios seleccionados existente en la legislación nacional, tiene varias características principales: se evitarán las adjudicaciones en exclusiva; se establecerá un porcentaje de mejora mínimo; las farmacias podrán elegir el medicamento a dispensar de entre todos los seleccionados y la realización de convocatorias no será obligatoria.

Según se recoge en el texto propuesto, las mejoras para cada agrupación homogénea se establecerán a partir de un porcentaje que será establecido por la propia administración y se seleccionará a todas aquellas compañías que acepten esa reducción del coste de su medicamento para el sistema sanitario público. Además, solo se realizarán convocatorias en aquellas agrupaciones homogéneas en las que existan, al menos, tres presentaciones. De este modo, se trata de asegurar que no haya un único adjudicatario con lo que se evitará uno de los principales riesgos de las subastas: los desabastecimientos.

Por otro lado, la existencia de más de un adjudicatario dejará a las farmacias también una mayor libertad en la gestión de sus stocks ya que podrán elegir dispensar la presentación que quieran de entre todas las que resulten seleccionadas. En este sentido, al igual que en el anterior modelo, el margen de la farmacia no variará ya que el PVP no se modifica. Eso sí, la capacidad de ofrecer descuentos comerciales por parte de la industria se verá mermada por la mejora que tendrán que aportar al SAS.

Por último, a partir de ahora la realización de convocatorias no será obligatoria. El texto deja claro que el gerente del Servicio Andaluz de Salud “podrá realizar convocatorias públicas” de selección de medicamentos. En el articulado anterior se señalaba que las “realizará”, es decir, de forma obligatoria.

Sanciones por desabastecimientos

Por último, cabe señalar que los convenios a firmar entre el SAS y los diferentes laboratorios adjudicatarios, incluirán una cláusula con el régimen de compensaciones económicas a aplicar por renuncia del laboratorio o de las empresas proveedoras o por falta de suministro de los medicamentos y productos sanitarios seleccionados, en los casos en que ello no conlleve su exclusión del convenio. En este sentido, cabe señalar que la exclusión se podrá producir por situaciones de falta de suministro.

En lo que se refiere al acto de dispensación, en el artículo 60 quinquies se establece que “cuando concurran circunstancias de desabastecimiento en el mercado o razones de urgente necesidad en su dispensación, acreditadas suficientemente, el farmacéutico podrá sustituirlos dispensando uno de los de precio más bajo”. La redacción anterior reclamaba que esas circunstancias debían ser “acreditadas fehacientemente”.

Además, otra novedad del nuevo sistema se centra en tratar de asegurar la continuidad de los tratamientos para los pacientes. Así, un nuevo apartado establece que “los pacientes podrán exigir la dispensación del mismo preparado comercial de un medicamento o un producto sanitario que venía consumiendo, siempre que dicho preparado o producto figure entre los seleccionados por el Servicio Andaluz de Salud en el momento de su dispensación”.

En la justificación de la puesta en marcha de esta nueva subasta PP y Ciudadanos argumentan que a consecuencia de la experiencia acumulada con el anterior sistema de subastas era aconsejable “introducir mejoras que, manteniendo una selección competitiva y los objetivos económicos y de calidad de la dispensación expresados en la citada norma, favorezcan una mayor concurrencia a las convocatorias por parte de los laboratorios farmacéuticos”.

Además, se explica que con el nuevo sistema será posible a partir de 2021 “la suscripción de convenios entre el Servicio Andaluz de Salud y los laboratorios farmacéuticos o las empresas proveedoras de productos sanitarios, que supondrán desde el momento de su materialización un incremento de ingresos que impactarán de manera determinante en el presupuesto de la Junta de Andalucía”. En este sentido, es posible que a partir de ahora se vean subastas de productos sanitarios.

 


Síguenos en redes sociales



lineagris-494

Comentarios

1 Comentario on "Las nuevas subastas de Andalucía: sin exclusividad y con mínimo de mejora"

avatar
E.S.
E.S.
Bajo mi punto de vista no tiene mucho sentido llamarles subastas, en realidad nunca lo tuvo. En mi opinión, en el ámibto sanitario se deberia ser más estricto y riguroso con este tipo de referencias y evitar usar términos que puedan estar sujetos a connotaciones negativas o partidistas. El impacto final que tienen en el paciente es pernicioso y muchas veces irreparable. En el artículo 60 bis que comentan, se habla de selección de medicamentos, en ningún caso de subastas. Por otro lado, es tal el nivel de hipocresia que cuando se trata de compras de medicamentos para nuestros hospitales… Read more »
wpDiscuz