Comparte esta noticia

Cofares asegura que ha subido la demanda de antidepresivos y ha caído la de antibióticos y probióticos

Imagen de un pedido de mascarillas en un almacén de Cofares.

DIARIOFARMA  |    17.12.2020 - 17:40

La demanda de productos antidepresivos ha experimentado una tendencia al alza desde el inicio de la pandemia y también durante la segunda ola, tal y como se desprende del tercer análisis Tendencias Cofares, centrado en analizar la evolución de los productos sanitarios en las farmacias durante la segunda ola de Covid-19 (del 1 de septiembre al 30 de noviembre de 2020).

Un mayor consumo que puede estar asociado a la necesidad de paliar la “fatiga pandémica”, que según la OMS es una respuesta natural y esperada a una crisis de salud pública prolongada, o el “estrés crónico” generado por la situación de pandemia que describe el empeoramiento de los casos a medida que va pasando el tiempo.

De este modo, en el periodo de marzo a noviembre de 2020, la demanda de fármacos considerados antidepresivos incrementó un +4,8 % con respecto al mismo periodo de 2019. Aunque si analizamos qué ha ocurrido en el periodo de septiembre a noviembre (coincidiendo con la segunda ola), el aumento de antidepresivos se acerca al +6 % con respecto a 2019.

“La situación emocional durante la pandemia ha puesto luz a mucho del sufrimiento psíquico y nos ha provocado estrés por la incertidumbre, el cambio, la adaptación a una situación nueva, el teletrabajo, la conciliación, etc.”, afirma Marta de Prado, psicóloga sanitaria y forense. Y añade: “Todo este sufrimiento se ha ido sosteniendo con los recursos psíquicos que cada uno de nosotros tiene. Sin embargo, estos recursos se “cansan” o se sienten insuficientes después de tantos meses. En este sentido, debemos tener en cuenta que habrá que estar especialmente atentos a sintomatología ansioso-depresiva, duelos, soledad, irritabilidad y problemas psicosomáticos”.

Junto a los productos antidepresivos, Cofares ha analizado el comportamiento de otras referencias de productos de salud indicados para “calmar el sistema nervioso” como pueden ser valerianas o somníferos. En relación con este punto, la demanda de la farmacia ha aumentado un +23,3 % de marzo a noviembre de 2020 con respecto a 2019. Además, observando el periodo de septiembre a noviembre de 2020, el aumento se sitúa en el +8,5 % con respecto a 2019. De este modo, si bien la demanda de este tipo de productos sigue al alza, durante la primera ola fue especialmente significativa.

En el análisis de Tendencias Cofares realizado en el mes de julio ya se identificó un aumento del +34,5 % en la demanda de los suplementos vitamínicos en el periodo comprendido entre el 15 de marzo y el 14 de abril de 2020, influenciado por el aislamiento y una mayor preocupación por el autocuidado relacionado con la falta de sol.

Analizando el periodo de la segunda ola y coincidiendo con la etapa otoñal, en la que habitualmente hay más demanda de suplementos vitamínicos, se ha detectado que continua el aumento, con un incremento de un +8,4 % (830.000 unidades) con respecto al mismo periodo del año anterior.

Durante el periodo de tiempo que coincide con la segunda ola se ha confirmado una disminución en la demanda de antibióticos con respecto al año anterior, que podría explicarse por varios motivos: una menor prescripción médica como resultado de una menor asistencia a los centros de salud, una mayor concienciación social sobre el consumo racional de antibióticos a raíz de las campañas de sensibilización de los últimos años y, por último, las medidas de protección Covid (mascarillas, lavado de manos y distanciamiento social) que podrían también tener efectos sobre una menor propagación de otras infecciones bacterianas respiratorias.

Así, se ha reflejado una tendencia a la baja en la demanda de este tipo de productos en la farmacia: en relación con los antibióticos, en el periodo de septiembre a noviembre de 2020, el consumo ha decrecido un -27,8 % con respecto a 2019.

Por su parte, los productos probióticos -un tipo de suplemento que contiene microorganismos vivos, bacterias o levaduras- también han disminuido al mismo ritmo, ya que es habitual la recomendación de suplementos probióticos junto a la prescripción de antibióticos para minimizar su efecto en la flora intestinal. En concreto, su demanda ha caído un -33,4 %.

El consumo de medicamento con receta se estabiliza

La demanda de medicamentos con receta sigue estabilizándose tras el periodo previo al confinamiento del mes de marzo en el que se registró un fuerte incremento, como resultado de la prescripción a largo plazo para minimizar y evitar desplazamientos a los centros de salud. Entre el 1 y el 14 de marzo de 2020 (previo al confinamiento) se observó un crecimiento en la dispensación de medicamentos con receta del +8,9 % (+5,55 millones de unidades) con respecto a 2019.

Ahora, en el periodo de septiembre a noviembre de 2020 sigue estabilizándose, aunque con un decrecimiento muy ligero del -0,9 % con respecto al año anterior, que podría explicarse también por el mismo motivo que en el caso de los antibióticos: menos visitas a los centros de salud.

 


Síguenos en redes sociales



lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz