Comparte esta noticia

Aemps: un retraso de una semana en dar la segunda dosis “no se espera que tenga impacto en la vacunación”

DIARIOFARMA  |    25.01.2021 - 12:19

La Agencia Española del Medicamento y Producto Sanitario (Aemps) ha publicado una nota en la que asegura que “la segunda dosis de la vacuna Comirnaty de Pfizer-BioNTech se puede administrar entre 21 y 28 días después de la primera sin que esto influya en su grado de eficacia”.

De esta manera, el regulador español “para evitar confusiones tanto por parte de profesionales sanitarios como de la ciudadanía”, fija las fechas máxima y mínima en las que se garantiza la eficacia de la vacuna.

La Aemps explica que diferir la administración de la segunda dosis “más allá del rango óptimo marcado en la ficha técnica tiene el riesgo de que la protección conferida por la primera dosis es de corta duración en comparación a la que se obtiene tras dos dosis”. Por ello, en el caso de ser necesaria una demora, la Aemps “recomienda que sea la menor posible”. Se considera que “el impacto de retrasar la segunda dosis de esta vacuna frente a la covid-19 por un período de tiempo corto no va a disminuir la protección que se alcance”. Un retraso de una semana, “que puede ser necesario por motivos de logística, de las condiciones de la persona que recibirá la vacuna, o de ajustes en la actividad asistencial, no se espera que tenga impacto en la eficacia de la vacunación”.

Según indica la agencia, la ficha técnica de la vacuna Comirnaty establece que debe administrarse con una separación de al menos 21 días entre la primera y la segunda dosis, pero también que los análisis de eficacia incluyeron a participantes que recibieron su segunda dosis entre 19 y 42 días después de la primera dosis debido a que, por diversos motivos, algunos de ellos no la recibieron en la fechas previstas”.

La mayoría de las vacunas autorizadas requieren la administración de al menos dos dosis para conseguir la máxima eficacia. Esto es así porque el primer contacto con el antígeno de la vacuna es capaz únicamente de desencadenar un determinado nivel de protección y éste se multiplica con dosis posteriores de la misma.

La manera en la que se determina el intervalo entre las dosis se basa en la pauta con la que se haya vacunado en los ensayos clínicos de forma que, finalmente, se traslada a la ficha técnica de la vacuna una recomendación sobre la duración de dicho intervalo.

Con todos estos datos, y para evitar confusiones tanto por parte de profesionales sanitarios como de la ciudadanía, la Agencia considera que la segunda dosis de la vacuna Comirnaty se puede administrar entre 21 y 28 días después de la primera sin que esto influya en su grado de eficacia.

 


Síguenos en redes sociales



lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz