Comparte esta noticia

La FIP apoya a los reguladores en la implementación de programas de vacunación basados en farmacias

Imagen de la vacunación de adultos en farmacias.

F. SAN ROMÁN  |    04.02.2021 - 21:23

Las agencias de de salud y los reguladores cuentan ya con una herramienta de la Federación Farmacéutica Internacional (FIP) para mejorar las estrategias y crear los marcos regulatorios necesarios para combatir la pandemia de covid-19 a través de la vacunación dirigida por farmacéuticos.

Este recurso, según explica la FIP se ha desarrollado sobre la base de las experiencias de los reguladores en países donde la vacunación y las pruebas farmacéuticas se han introducido y regulado con éxito.

“Como profesionales de la salud altamente accesibles ubicados en comunidades pequeñas y grandes de todo el mundo, los farmacéuticos pueden contribuir enormemente a la salud pública y controlar las pandemias” ha explicado Roland Guse, presidente del Foro de Reguladores Profesionales de la FIP.

Sin embargo, indica, las estrategias exitosas que involucran a los farmacéuticos “deben basarse en la protección pública, la calidad de la atención y una comprensión profunda de las necesidades a nivel de país con respecto a los servicios de vacunación y pruebas. Los requisitos de recursos, como las calificaciones y la formación de la fuerza laboral, la infraestructura y la financiación, también deben considerarse ”.

Frente a las oleadas actuales y futuras de covid-19, la herramienta de la FIP tiene como objetivo ayudar a los legisladores a evaluar la preparación para una pandemia y el estado de la legislación en su país para facilitar la vacunación masiva a través de los farmacéuticos. Consiste en una lista de verificación que ayuda a identificar las acciones prioritarias relacionadas con la vacunación, las pruebas, la prescripción y la gestión de la cadena de suministro.

“La herramienta de autoevaluación de vacunación basada en farmacia de la FIP otorga prioridad a la atención del paciente y la protección pública durante una pandemia mediante la aprobación de una legislación habilitante con supervisión regulatoria y garantía de calidad. También puede ser útil como herramienta de revisión en países donde los farmacéuticos ya desempeñan funciones relacionadas con las pruebas o las vacunas, pero podrían ampliar o consolidar dichas funciones ”, dijo Guse.

“Redactar o promulgar leyes nuevas o enmendadas puede ser lento, y puede ser más simple y rápido desarrollar regulaciones bajo una ley habilitante. En particular, la FIP y sus organizaciones miembros pueden ser un recurso para la redacción y el desarrollo adecuados de reglamentos, políticas, estándares de atención y programas de capacitación de apoyo. Si no es posible un cambio permanente en la legislación, los ministros de salud y los reguladores deberían considerar la posibilidad de desarrollar una nueva legislación que permita ampliar las funciones del farmacéutico en caso de emergencia para abordar las necesidades de atención del paciente en una pandemia u otras emergencias declaradas. Mejorar el acceso y la cobertura de la vacunación es un imperativo mundial y los formuladores de políticas deben permitir que los farmacéuticos contribuyan a este objetivo ".

 


Síguenos en redes sociales



lineagris-494

cabecera_farmacia_asistencial_small

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments