Comparte esta noticia

Mejorando la seguridad y la calidad de los tratamientos en Urgencias

Integrantes del equipo que ha permitido la trazabilidad de los medicamentos en las Urgencias del CHUAC

F. SAN ROMÁN  |    04.02.2021 - 11:23

La colaboración entre el servicio de Farmacia Hospitalaria y Urgencias, permite crear en el Complejo del Hospital Universitario de La Coruña (Chuac), un sistema para mejorar la calidad de la prescripción en la atención urgente.

Evitar los errores de medicación en Urgencias y normalizar una pauta en la trazabilidad y seguridad de los medicamentos que se administran y que, a la vez todos los profesionales, puedan acceder a esa información en tiempo real, es un perenne objetivo de todos los servicios de farmacia de cualquier hospital.

El trabajo ‘Implantación integral de prescripción electrónica asistida en un servicio de urgencias hospitalario’, elaborado en el Hospital Universitario de A Coruña, viene a aportar una normalización y una estandarización de procesos, que beneficia rotundamente a la seguridad del paciente.

El pasado mes de octubre la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) reconocía en su congreso nacional este trabajo, cuyos autores son los doctores Mª José Mauriz, Víctor Giménez, Luis Margusino, Mª Isabel Martín, Marta Lestón, María de la Cámara Gómez y José Manuel Fandiño.

María José Mauriz explica con este trabajo se ha conseguido “la trazabilidad total” de los pacientes y un “100% de mejora” en los tratamientos.

La implantación del sistema dentro del servicio de Urgencias era algo en lo que la Farmacia Hospitalaria (Chuac) venía trabajando desde 2019, a través de la creación de protocolos en enfermedades y pacientes más frecuentes. Este centro, un hospital terciario de más de 1.000 camas, necesitaba incrementar la trazabilidad de los medicamentos en un servicio tan complejo y delicado como es el de la atención urgente, donde tanto la variabilidad del paciente, como el tipo de asistencia que necesita, condicionan totalmente la actividad.

La puesta en marcha del sistema se hizo precisamente con la primera ‘tregua’ que ofreció la pandemia en los meses de mayo y junio de 2020. Aprovechando la capacidad informática del centro, se formó al personal de Urgencias y se trasladó a un farmacéutico al servicio de Urgencias, además del profesional del guardia, para coordinar el proceso con el personal de asistencial (medicina y enfermería). Igualmente se formó a los farmacéuticos de hospital en la atención del servicio de Urgencias y en la especial atención que necesitan los pacientes que acuden a él.

El resultado, explica Mauriz fue la aceptación del 70% de intervenciones, que a su vez se tradujeron en suspensiones de medicamentos contraindicados, duplicidades, eliminación de errores e incremento de la seguridad. Todo sin incremento de coste económico dentro del servicio.

Actualmente, indica esta doctora, “todos los profesionales del centro, conocen en tiempo real” la situación farmacoterapéutica del paciente y de todo ello queda además registro en la historia clínica, tanto si el paciente es dado de alta, como si pasa a ingreso en planta.

El proceso ya plenamente normalizado en la actividad diaria, afecta al 100% de los pacientes que ingresan en el servicio y en él participan de forma coordinada todos los profesionales del servicio de Urgencias.

La coordinación entre los profesionales es una cuestión fundamental para Mauriz, pues gracias a la participación de todos los profesionales se ha conseguir “aportar algo nuevo a un servicio muy delicado y que tiene un alto beneficio para la calidad de la atención del paciente”.

 


Síguenos en redes sociales



lineagris-494

Innovación en Farmacia Hospitalaria

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz