Comparte esta noticia

El abordaje del paciente oncológico, reto para la farmacia comunitaria

OLGA VILANOVA  |    07.02.2021 - 14:03

La necesidad de mejorar los procesos asistenciales, con la participación de los profesionales farmacéuticos para contribuir a mejorar la calidad de vida del paciente oncológico y sus cuidadores, siendo esencial la formación especializada de estos profesionales, ha sido, entre otras, una de las principales conclusiones del webinar organizado por el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF) con motivo del día mundial contra el cáncer bajo el título ‘Apoyo al paciente oncológico y cuidador desde la farmacia comunitaria’.

La tesorera de la institución colegial, Ana López-Casero, presentadora y moderadora del encuentro, que ha contado con la colaboración de la iniciativa JuntosXelcáncer, ha destacado la necesidad de su celebración para aportar más elementos a la reflexión y aumentar la capacidad asistencial del sistema sanitario, integrando la labor asistencial y social del farmacéutico comunitario en la atención al paciente oncológico y sus cuidadores.

El encuentro, celebrado con motivo del Día Mundial contra el Cáncer, ha contado con la participación de Virginia Ruiz, radio-oncóloga y fundadora del proyecto Honcor; Mercedes Herrero, ginecóloga; Alexandra Dubra y Almendra Hernández, farmacéuticas comunitarias e Ishoo Budhrani, farmacéutico comunitario y fundador de la iniciativa @JuntosXtusalud y #JuntosXelcancer

López-Casero destacó al comienzo del seminario que “hoy es un día para la reflexión, la reivindicación y la esperanza”. Para ella, es necesario analizar la labor del farmacéutico para mejorar los procesos asistenciales y su participación coordinada con el resto del equipo asistencial. Además de reivindicar la investigación como uno de los recursos más importantes para abordar esta enfermedad, añadió que también hay motivos para la esperanza ya que cada vez son más los nuevos tratamientos que “están cambiando el paradigma del tratamiento de esta enfermedad con el objetivo de hacerla crónica”. López-Casero hizo hincapié en que el farmacéutico comunitario ocupa un rol asistencial esencial junto con el equipo que atiende al paciente oncológico. 

El papel del farmacéutico es clave por su proximidad al paciente

Una de las cuestiones clave que fueron abordadas en el encuentro fue el papel que puede desempeñar el farmacéutico comunitario. En este sentido, Herrero destacó que, aunque “la covid-19 ha llegado como un tsunami, no ha dado pausa al cáncer, esta patología sigue siendo una enfermedad muy importante y prevalente''. Esta experta señaló “que todos debemos llevar, día a día, puestas las gafas del cáncer”. Es decir, según ella, desde la farmacia comunitaria, que se trabaja de manera muy cercana con la población, el papel del profesional farmacéutico es clave para la prevención. Y, a modo de ejemplo, esta ginecóloga hizo referencia a la vacunación. Los consejos en este campo, teniendo en cuenta que son personas sanas y no van al médico, es fundamental que “desde la farmacia se esté con esa antena desplegada y se pueda aportar ese valor en salud”.

Por otro lado, hizo hincapié en que hay que fomentar que la población participe en los programas de cribado. Además, añadió que los farmacéuticos comunitarios deben estar atentos a esos posibles síntomas “sutiles” de las personas que acuden a las oficinas de farmacia y que no llegan a los médicos. Esta experta indicó que desde la oficina de farmacia se puede indicar a estas personas que acudan al médico, “que pidan ayuda y contribuir de esta forma a un diagnóstico precoz”, algo que en el caso del cáncer es la base de la curabilidad en la mayoría de los casos. Por ese motivo, los farmacéuticos deben saber que “pueden aportar esperanza e información de valor”, aseguró. 

Herrero indicó que también es necesario trabajar “la angustia y premura que tienen estos pacientes”. En este sentido, explicó que en estas patologías se debe planificar el tratamiento siendo esencial para el éxito. Por ello, es fundamental ayudar a estos pacientes emocionalmente, y en este aspecto hizo referencia a la importancia de las asociaciones de pacientes. Y, señaló que sería interesante contar en las oficinas de farmacia de listados de estas organizaciones que junto con la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) juegan un papel clave en la información y asesoramiento.

Virginia Ruiz, en línea con Herrero, destacó la importancia del farmacéutico por su proximidad al paciente y señaló que, los profesionales de la salud, son las personas más confiables para el paciente, por ello, es necesario “saber muy bien cómo comunicar que no es lo mismo que informar”. Esta radio-oncóloga señaló que, debido a la covid-19, se está observando una reducción muy importante de diagnósticos de cáncer, “hasta un 20% con respecto al 2019”. Por ese motivo, para ella es “esencial” que los profesionales que están en primera línea “estén con las antenas muy bien puestas para poder detectar si un paciente necesita ir al médico e insistir para que esta situación que estamos detectando se pueda revertir”. 

Para Ruiz es esencial la formación en comunicación, y a este respecto señaló que “se tiene que aprender mucho” y que sería importante tener algunas pautas que puedan ayudar para saber qué decir a los pacientes. “La información que se transmite sirve como catalizador y favorece a ese enganche terapéutico”, aseguró. Esta experta destacó la importancia de la escucha activa para conocer cómo los pacientes van evolucionando y ayudarlos.

Por otro lado, Ruiz aseguró que con la covid-19, y a consecuencia del distanciamiento o incluso el uso de mascarillas, se está perdiendo un elemento crucial en el trato y  comunicación con el paciente oncológico. En este sentido, resaltó la necesidad de intentar sonreír con la mirada, utilizar un tono de voz que facilite llegar al paciente y recuperar esa comunicación que se está perdiendo debido a la pandemia. 

Por su parte, Dubra explicó la carcinogénesis. Esta farmacéutica señaló que el farmacéutico puede informar a los pacientes para ayudarles a prevenir el cáncer gracias a actividades como llevar una dieta equilibrada, evitar los carcinógenos en el entorno laboral, así como ni fumar ni beber. Dubra destacó la necesidad de buscar estos grupos de riesgos y poder intervenir sobre ellos, “debemos tener clara la importancia de la prevención y la intervención sobre el proceso de desarrollo silencioso para poder reducir la incidencia de la enfermedad”, concluyó.

Almendra Hernández abordó los principales factores del exposoma, que, según ella, son los grandes olvidados en este tipo de pacientes y como tratar de establecer una comunicación con estos pacientes. 

Esta farmacéutica destacó que “la primera actuación como farmacéuticos es aprender a escuchar a estos pacientes”. En este acto, el farmacéutico puede detectar puntos críticos donde puede intervenir. Hernández resaltó que los farmacéuticos se “convierten en unos verdaderos consejeros secundarios, ya que todo lo que no le queda claro del médico, acuden a los farmacéuticos”.

Hernández hizo hincapié en que se deben abordar los factores externos que afectan al paciente, tales como, el entorno, la contaminación a la que está sometido, el estrés, la alimentación, la actividad, si continúa fumando, entre otros. Se trata, según dijo, de factores que se ha demostrado que son acumulativos y que dañan nuestro organismo, y aunque se les ha bautizado con el nombre de “exposomas”, realmente son factores que ya sabíamos que afectan a las personas. “Prevenirlos son un garante de vida”, señaló Hernández.

Además, Hernández indicó que los pacientes llegan a la farmacia “buscando una solución”, y que la lista de recomendaciones que los farmacéuticos pueden dar, puede llegar a ser infinita. En este sentido, destacó la importancia de estar formados “para saber de lo que hablamos”. 

Una farmacia asistencia oncológica 

Por su parte, Budhrani explicó el nacimiento de JuntosXtusalud y destacó a los profesionales farmacéuticos como un eslabón principal de la cadena sanitaria. A este respecto, destacó que desde el primer momento, los profesionales farmacéuticos “sin pedir nada a cambio han estado luchando contra la pandemia”, lo que ha dejado patente su capacidad y gran profesionalidad. Además, destacó la importancia del trabajo interdisciplinar además del multidisciplinar. 

Este farmacéutico hizo hincapié en que “su propia vivencia personal le hizo pensar en un lugar para que las personas puedan encontrar una información fiable”. Por ello, según Budhrani, los farmacéuticos deben aprender a comunicarse con los pacientes y, a este respecto, destacó como “esencial, la escucha activa”. El farmacéutico tiene que demostrar que “es importante y para ello deben formarnos” y evitar que la población llegue a pensar “vosotros no estáis para eso”, matizó Budhrani.

El fundador de JuntosXtusalud aseguró que diariamente acuden a la farmacia miles de personas, y por ello es necesario demostrar que el equipo farmacéutico es el eslabón principal. Este farmacéutico reivindicó que “es el momento de aprender” y de hacer hincapié en la necesidad de una farmacia asistencial oncológica, ya que es necesario que el profesional farmacéutico se forme para “estar preparado y ayudar al paciente oncológico”.

Circuitos asistenciales diferentes

Para concluir, el encuentro contó con un debate en el que se abordó cómo se podría avanzar para mejorar el abordaje de estos pacientes desde la farmacia comunitaria. Budhrani destacó la importancia de “fomentar la escucha activa”. Este farmacéutico destacó que “es necesario dedicar tiempo al paciente e intentar que desaparezca el miedo a la comunicación”. Todos los ponentes estuvieron de acuerdo en recalcar como esencial la formación en comunicación, así como la necesidad de reforzar la labor asistencial de los farmacéuticos comunitarios. 

Por su parte, Herrero puso sobre la mesa la importancia de la comunicación entre los profesionales y señaló que “le gustaría que hubiera más conexión respecto a los procesos que tienen que ver con el cáncer”, con el fin de que la información que llegue al paciente fuera más alineada. Esta experta señaló que lo peor que se puede hacer a un paciente oncológico, que ya cuenta con gran incertidumbre, es que sobre un mismo tema “se le transmitan cosas diferentes”, esta situación conlleva a que el paciente “pierda seguridad”. 

Dubra señaló que “a veces los farmacéuticos tienen que hacer un ejercicio de intuición para conocer qué hay detrás de las propias prescripciones”. En este sentido, explicó que los pacientes acuden a los farmacéuticos cuando tienen dudas sobre los tratamientos, por ello el poder solicitar información con el profesional directamente podría aumentar el valor potencial de los farmacéuticos, así como su capacidad para ayudar al paciente. 

Por último, la tesorera de la institución colegial señaló la importancia de la colaboración del profesional farmacéutico para ayudar al paciente oncológico. López-Casero desveló que el CGCOF desearía contar, y en este sentido están trabajando, en “una red centinela de farmacia asistencial oncológica que ayudara de verdad, conjuntamente con la administración y profesionales, con el fin de establecer un programa de vigilancia, alerta, detección precoz y en algunos casos de cribado”. Dentro de esta iniciativa se contaría con una batería de acciones para posibilitar que las farmacias que quisieran especializarse, de manera voluntaria, pudieran hacerlo en este ámbito tan importante”.

 


Síguenos en redes sociales



lineagris-494

cabecera_farmacia_asistencial_small

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments