Comparte esta noticia

Desarrollan un algoritmo para el cribado simultáneo del SARS-CoV2, VIH y las hepatitis B y C en AP

DIARIOFARMA  |    08.03.2021 - 13:12

La Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) ha elaborado, con el apoyo de Gilead, un algoritmo de cribado conjunto de SARS-CoV-2 y otros virus como el VIH y las hepatitis virales -B y C- cuando se lleven a cabo las pruebas de diagnóstico de la infección por SARS-CoV-2.

Mar Sureda, médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria, miembro del grupo de trabajo de Aparato Digestivo de Semergen y coordinadora de EAP Sector Migjorn y gerencia de Atención Primaria de Mallorca “los pacientes infectados por el VHC, VIH y VHB han visto drásticamente disminuida sus opciones de diagnóstico, tratamiento y seguimiento debido a la necesidad de destinar la mayor parte de los recursos sanitarios a la pandemia por covid-19, al igual que también ha ocurrido con procesos oncológicos y quirúrgicos. Los programas de micro-eliminación del VHC, por ejemplo, se han detenido en todo el territorio nacional, lo que ha conllevado la ausencia de nuevos casos y tratamientos. Es probable que detectemos enfermedades en estadios muy avanzados en un futuro, con la pérdida de oportunidades de curación que esto puede conllevar.”

Por otro lado, en los pacientes con VIH algunas cohortes han mostrado mayor mortalidad, se han reducido las visitas médicas y ha habido una mayor dificultad para conseguir el tratamiento antirretroviral.

Este nuevo algoritmo de Semergen recomienda el cribado del VIH y las hepatitis víricas a todos los pacientes entre 18 y 80 años que acudan a Atención Primaria a realizarse la prueba de covid-19 -descartando a aquellos pacientes ya diagnosticados y en tratamiento- debido a las importantes ventajas que aporta tanto a nivel individual como al sistema sanitario.

Dichas ventajas, incluyen el diagnóstico en un solo paso, la optimización de recursos y tiempo del paciente, la simplificación de los modelos de atención y derivación, y la posibilidad de retomar los programas de eliminación. Además, en los pacientes con el virus del VIH se produciría un menor porcentaje de diagnósticos tardíos y/o erróneos y un menor impacto negativo de la terapia anti-covid-19 en coinfectados no diagnosticados.

“Las repercusiones de la paralización generalizada del sistema sanitario son todavía muy difíciles de calcular, pero en los primeros modelos a 10 años vista se obtienen cifras elevadas de morbi-mortalidad y sus correspondientes costes asociados, además de la persistencia de una enfermedad como la hepatopatía por el VHC, en camino de poder ser eliminada en 2030 en nuestro país, siguiendo a buen ritmo hasta entonces las recomendaciones realizadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) al respecto. Disponer de este algoritmo podría facilitar el retorno a la normalización de la asistencia sanitaria para estas infecciones, favoreciendo su diagnóstico y derivación. La vinculación de la búsqueda de estas junto al SARS-CoV-2, especialmente en estudios de seroprevalencia tras la identificación de factores de riesgo y comorbilidades de sospecha, podrían posibilitar la recuperación del retraso diagnóstico secundario a la pandemia”, afirma Sureda.

Antes de la pandemia generada por la covid-19, el 70,6% de los pacientes con diagnóstico previo de hepatitis C estaban perdidos en el sistema y el 29,4% de los pacientes con infección activa no estaban diagnosticados. En cuanto al VIH, el 13% de los pacientes con VIH no estaban diagnosticados y el 48% de los pacientes eran diagnosticados de forma tardía. Con respecto al virus B, el 0,9% eran casos agudos.

De la misma manera, también la Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas en España (Aehve) ha elaborado recientemente un documento de recomendaciones para el cribado de la hepatitis C durante la pandemia y en el periodo de vacunación frente al SARS-CoV-2. De esta forma, la organización pone el foco en la oportunidad de ofrecer el cribado del VHC a todos los sujetos sometidos a cualquier tipo de proceso diagnóstico de la infección por el nuevo coronavirus, incluyendo tanto el diagnóstico de la covid-19, como la vacunación. Según la AEHVE, es una oportunidad única para efectuar el cribado del VHC, dado que la práctica totalidad de la población acudirá a los centros sanitarios por este motivo en los próximos meses, incluyendo poblaciones vulnerables cuyo contacto con el sistema sanitario es excepcional.

Para llevar a cabo este cribaje simultáneo, es necesario identificar los factores de riesgo y posibles comorbilidades de los pacientes. En el caso del cribado de covid-19 por PCR o test de antígeno, el algoritmo creado por Semergen con el apoyo de Gilead, anima a la recogida de la muestra en la misma visita para el cribado conjunto del VIH, VHC y VHB. Además, para el cribado conjunto, y en función de la disponibilidad en cada centro de salud, se llevará a cabo, por orden de prioridad, un test rápido, test de sangre seca o serología.

Asimismo, en el caso de resultados positivos en test rápido o test de sangre seca, se realizará una determinación de la viremia y los resultados de todas las pruebas deberán quedar registrados en la historia clínica del paciente. Por otro lado, en función de cada caso, se valorará la derivación desde atención primaria a los servicios especializados correspondientes de cada centro hospitalario.

“El SARS-CoV-2 no va a desaparecer de inmediato. Se hace necesaria su convivencia con el resto de la patogenia que puede desarrollar nuestra población, por lo que las estrategias de gestión de la pandemia no pueden ser excluyentes respecto al resto de enfermedades prevalentes. Entre todos deberíamos ser capaces de desarrollar métodos facilitadores para conseguirlo”, concluye Sureda.

 


Síguenos en redes sociales



lineagris-494

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments