Comparte esta noticia

Madrid prepara un sistema para “flexibilizar” el visado de crónicos

Ponentes de la conferencia.

F. SAN ROMÁN  |    15.03.2021 - 18:17

La Comunidad de Madrid tiene ya en pruebas un nuevo sistema para la "flexibilización"  del sistema de visados de medicamentos para pacientes crónicos. El visado por autocontrol, que estará en marcha entre dentro de tres y seis meses, se limitará a una primera visa, la inicial, para renovarse de forma automática, según indique el prescriptor.

Elena Mantilla, directora General de Inspección y Ordenación Sanitaria de la Comunidad de Madrid, ha aprovechado el encuentro ‘El visado ¿Efectivo? O un vestigio del pasado’, organizado por BioInnova Consulting, para lanzar esta nueva idea para “flexibilizar” el sistema, dentro “de los márgenes de actuación que tenemos las comunidades”.

Mantilla ha indicado que en Madrid, una de las comunidades donde se han automatizado los visados durante la pandemia, “no se ha observado ningún incremento del gasto” en ese periodo. Igualmente indica que “la burocratización” del actual sistema puede poner en peligro la seguridad del paciente. Por ello, ya que “no nos podemos plantear la eliminación del visado”, ya que la misma corresponde al Ministerio de Sanidad, sí “hemos utilizado en Madrid el margen que tenemos las comunidades, para flexibilizar la norma al máximo”.

El sistema ha sido denominado por la directora de Inspección, como 'visado por autocontrol'. Está dirigido a los pacientes crónicos y consiste en que el paciente, solamente tendrá que someterse al visado de su tratamiento por parte de la inspección, en el momento que la inicia. Una vez que se supera este trámite, el resto de los visados que el paciente tenga que realizar durante el periodo que indique el prescriptor, quedarán automáticamente superados de forma informática.

Mantilla ha indicado que actualmente el sistema está en pruebas y probablemente verá la luz en un periodo de tres a seis meses; es decir que el mismo entrará en vigor a partir de la finalización del actual periodo de pandemia, en el que Madrid, al igual que otras comunidades, hace los visados de forma automática.

Para la responsable de las inspecciones en la Comunidad de Madrid, el sistema “supone una mejora sustancial” con respecto a la actual “burocracia administrativa”; evita esperas innecesarias al paciente, se agiliza el trabajo del médico prescriptor y rentabiliza la eficiencia de los recursos humanos dedicados a la inspección.

Además, Mantilla indicó que en el periodo de pruebas se realizará una auditoría para detectar cualquier posible desviación. “No se trata de perseguir a nadie, sino de hacer las labores de información y control que a la Administración le corresponden”.

La directora general indicó claramente que este sistema de flexibilización se abre en exclusiva para los pacientes crónicos (la población generalmente más afectada por el actual sistema de visado), y que otras situaciones seguirán, por el momento, asumiéndose con el sistema vigente en la actualidad.

Mantilla indicó no poder aportar en estos momentos los medicamentos que quedarán afectados por el sistema de autocontrol y remitió el acceso a esa información a la culminación del desarrollo del programa. Lo que sí indicó la directora es que también se ha creado otro grupo de medicamentos en los que el visado desaparecerá, como es el caso de las vacunas del neumococo y otros similares, si bien no los detalló.

Visión de pacientes y profesionales

El anuncio de la Consejería de Madrid se enmarca directamente en las críticas que tanto pacientes como profesionales volcaron durante la jornada, que ven el sistema existente en la actualidad como “caduco”, “innecesario” e “ineficaz”.

Tanto profesionales como pacientes coinciden en asegurar que la realidad sanitaria actual, y más con la actual pandemia, ha desbordado un sistema, que “ni controla el gasto ni aporta seguridad”.

Pilar Martínez, presidenta de la Asociación Diabetes Madrid, recordó en ese sentido el manifiesto firmado por diferentes sociedades científicas en el que se consignaba “que los visados para diabéticos, no son necesarios”. En el mismo sentido, Nicole Hass, portavoz de la Asociación de Pacientes con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica calificaba el visado de inspección como “una mera traba” en el acceso a los medicamentos; mientras que Julio Agredano, presidente de la Fundación Freno al Ictus, vinculaba, en parte, el déficit en atención en anticoagulación que existe en España a la existencia de este tipo de herramientas administrativa. Por su parte, Juan Carlos Julián, director General de la Federación Nacional ALCER, aseguraba que tanto para el control del gasto, como para la seguridad del paciente, “hay medidas más eficaces que los visados”.

Todos los representantes de los pacientes han reclamado al ministerio de Sanidad, “que no se vuelva atrás” en referencia a la desaparición del visado en algunas comunidades autónomas durante la pandemia y han pedido que "desaparezca la medida”.

Los profesionales lo ven también en términos similares. Julio Mayol, director médico del Hospital Clínico San Carlos indicaba que el visado da la impresión de expresar “una falta de confianza en el profesional sanitario”, Mayol manifestaba que este “no era un problema de seguridad” y abogaba por usar otras herramientas a través de información, que “estén dirigidos a ayudar al profesional a tomar las mejores decisiones”.

Por su parte, José Polo García, presidente de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), apostaba por la “automatización” del proceso en todas las comunidades autónomas, algo que el asegura se plenamente factible y estandarizar procesos que eviten la pérdida de tiempo, tanto para el profesional como para el paciente.

 


Síguenos en redes sociales



lineagris-494

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments