Comparte esta noticia

SiSPROA, la colaboración entre servicios mejora el uso de antibióticos

Componentes del PROA de La Candelaria, en la entrada del hospital, microbiología, subdirectora médica del centro, jefe de servicio de farmacia, coordinadores del PROA (medicina interna y farmacia) e Ingeniera del servicio de TI.

F. SAN ROMÁN  |    22.03.2021 - 10:29

Hace ya seis años que en el Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria de Tenerife se puso en marcha el Sistema de Soporte al Programa de Optimización de Antimicrobianos (SiSPROA), cuyo objetivo es dar soporte a la labor del grupo del Programa de Optimización de Antimicrobianos (PROA) del hospital, mejorando la coordinación entre servicios con farmacia hospitalaria para mejorar la utilización de antibióticos en los pacientes ingresados.

Enrique Tévar, farmacéutico de hospital responsable del PROA en La Candelaria, explica que SiSPROA está dirigido a “buscar información relevante para el uso de antibióticos en los diferentes sistemas que alojan la información clínica de los pacientes en el hospital”.

El programa nace de la colaboración con los servicios de informática del centro sanitario. “Nosotros sabíamos lo que queríamos, pero no hacerlo y ellos en cambio sí sabían cómo se podía hacer”, explica Tévar, quien ve la implicación del Servicio de Tecnología de la Información  como clave esencial para desarrollar todo el proyecto.

La herramienta localiza una serie de condiciones que selecciona pacientes, que después son debatidos con cada servicio en reuniones particulares, con tratamientos antibióticos susceptibles de optimización. “La coordinación con los servicios es fundamental”, asegura Tévar. Según explica, Farmacia no se presenta “como el fiscalizador de lo que se hace bien o mal”, sino que aporta medidas y mejoras en los tratamientos que son valoradas por los médicos a la hora de tomar decisiones para la mejora de la utilización de los antibióticos.

Esta optimización permite en primer lugar conocer la situación concreta del paciente y aportar soluciones que pueden ir desde el uso de antibióticos con un espectro de acción más reducido, el cambio temprano de antibióticos por vía intravenosa a vía oral, ajustar la dosis en pacientes con deterioro en la función renal o incluso proponiendo suspender antibióticos precozmente si los marcadores clínicos así lo indicasen.

A pesar de que en 2020 la pandemia ha marcado de forma profunda la actividad de todos los hospitales, el programa se ha mantenido vivo. Según explica el responsable del PROA, a través SiSPROA se han realizado actuaciones sobre 1.105 casos correspondientes a 657 pacientes (La Candelaria es un hospital de 920 camas). Todas esas actuaciones se han decidido de forma conjunta con los servicios integrados en el programa, tomando decisiones conjuntas en beneficio del paciente. Más del 85% de las recomendaciones que se realizaron en las reuniones del PROA fueron aceptadas.

Hasta el momento, el PROA colabora con los servicios de Cardiología, Cirugía General y Digestiva, Cirugía Vascular, Geriatría, Medicina Interna, Neurología y Traumatología. Este año además se van a unir los servicios de Urología y Oncología al programa de reuniones para optimizar el uso de los antibióticos.

En un estudio presentado en el 24 Congreso Europeo de Farmacia Hospitalaria se evaluó la capacidad del SiSPROA de seleccionar tratamientos potencialmente optimizables sobre el total de tratamientos antibióticos prescritos. La herramienta se mostró más eficaz en servicios médicos que en los quirúrgicos en los que además de las variables clínicas codificadas en la historia clínica intervienen otros aspectos relacionados con la propia cirugía.

El objetivo del grupo PROA es seguir evolucionando la herramienta SiSPROA para ofrecer una solución lo más amplia posible para la optimización del uso de antibióticos. Igualmente, la consolidación de la herramienta lleva a buscar nuevos horizontes y ya se plantea en el horizonte el reto aplicar la inteligencia artificial para facilitar la toma de decisiones. La utilización de algoritmos que permitan que la información no codificada en las historias clínicas pueda ser ‘leída’ por una máquina es uno de los elementos en los que se basan para la mejora de SiSPROA. La cuestión está ahora bajo estudio.

 


Síguenos en redes sociales



lineagris-494

Innovación en Farmacia Hospitalaria

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments