Comparte esta noticia

“Queremos cambiar la forma de trabajo interno del Consejo para ampliar más el debate y el diálogo”

Sergio Marco,

JOSÉ MARÍA LÓPEZ ALEMANY  |    29.04.2021 - 23:57

El próximo 5 de mayo tendrán lugar las elecciones a la presidencia del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, así como al resto de cargos de la Junta Directiva y vocalías Nacionales de sección. Se presentan a la presidencia Jesús Aguilar, actual presidente, y Sergio Marco, presidente del Colegio de Farmacéuticos de Castellón. Diariofarma ha querido profundizar con ambos en su visión sobre el sector, la actuación de la farmacia en la pandemia, las relaciones con el resto del sector, así como las claves que proponen en sus respectivos programas electorales.

En esta entrevista, Sergio Marco analiza la gestión pasada del CGCOF y plantea los cambios que estima necesario acometer a lo largo de la siguiente legislatura.

Pregunta. ¿Cuál es el motivo de dar el paso para presentarse a la presidencia del CGCOF?

Respuesta. Doy el paso de presentarme a la presidencia del Consejo porque entiendo que se deben de cambiar las formas de trabajar en el mismo. Llevo siete años de presidente de colegio y la forma de trabajar ha sido siempre pasiva. La Junta Directiva nos cuenta sus proyectos, pero los presidentes no decidimos las cuestiones políticas fundamentales para nuestra profesión.

P. Y en cuanto a los resultados, ¿considera que tampoco son positivos?

R. Hay un refrán que dice que si quieres cambiar los resultados tienes que cambiar las formas. Si haces las cosas siempre de la misma manera el resultado siempre será el mismo, los resultados que tenemos no son los que queremos, y al final hay que cambiar las formas de hacerlo. Ahora mismo, no hay una política y estrategia clara de cómo queremos que sea la profesión a medio o a largo plazo, y además los presidentes no hemos colaborado en la elaboración de esa estrategia. Han participado unos cuantos colegios, no todos y en lo que afecta a la profesión debemos ser todos los que participemos. No existe debate, nadie se atreve a discrepar y eso no puede ser. Discrepar no es disidencia, sino ver un problema de otras formas, luego se puede debatir y dialogar y nos convenceremos o no, pero seguro que de ese debate sale algo positivo.

P. Y en otros ámbitos, ¿qué valoración hace?

R. No vemos que se haya plasmado como debe ser la implantación de la farmacia asistencial. Se nos ha presentado en el mes de marzo el Plan Estratégico 2030, pero se ha elaborado con una consultora que nos ha costado un buen dinero y no sabemos cuánto ha costado. Me imagino que Jesús [Aguilar] y Ana [López Casero] me dirán bueno pues pregúntalo. Al final parece que tienes que ir siempre preguntando. El que debe de opinar y decidir lo que quiere que sea su profesión, es el farmacéutico y no una consultora. Esta consultora podrá darle forma a las conclusiones que digan los farmacéuticos, pero en este caso no ha sido así. Nos presentan el Plan Estratégico donde se habla de una farmacia asistencial, pero parece que hemos vuelto a 1990. Hemos vuelto a plantear que tenemos que registrar las actuaciones que hacen los farmacéuticos, todavía estamos ahí.

P. Vamos a abordar la pandemia. ¿Cómo valora el papel del CGCOF durante la pandemia?

R. Deficiente. Entendemos que el Consejo debía haber tenido una actitud más proactiva con esta pandemia. Debería haber estado más encima del Ministerio reclamando una mejor actitud sobre los farmacéuticos. Hemos estado maltratados por la administración, se nos ha vacunado los últimos de la fila, cuando desde el minuto cero de la pandemia la farmacia siempre ha estado abierta y siempre al lado del paciente, nunca le hemos dado la espalda, y la administración sí que nos la ha dado. Entendemos que el Consejo debería haber luchado más para que la administración viese con otros ojos al farmacéutico, primero a nivel de la vacunación, en segundo lugar, a nivel de implantar al farmacéutico en la estrategia sanitaria del Ministerio. El farmacéutico ha estado totalmente ausente, ni nos han contemplado para la administración de vacunas, ni para hacer test masivos, ni cribados del covid, ni tampoco para poder hacer una dispensación activa de autotest, nada de nada de nada. Y entiendo que podía haberse mejorado y hacerse de otra manera.

“Hay que estar en contacto con la administración y estar preparados ante posibles amenazas con argumentos económicos para poder contrarrestarlas”


“El Consejo debía haber tenido una actitud más proactiva con esta pandemia y haber estado más encima del Ministerio reclamando una mejor actitud sobre los farmacéuticos”

P. En eso algo habrá tenido que ver que la Sanidad esté transferida, ¿no?

R. Entiendo perfectamente que hay competencias que están transferidas a las autonomías y que antes eran del Ministerio, esto está claro. En estos ámbitos los colegios nos hemos movido, cada Consejo Autonómico en su autonomía ha trabajado duro con su administración. Pero, muchísimas administraciones cuando los consejos íbamos a exigir esa colaboración y mostrarnos como parte implicada del sistema sanitario, nos cerraban la puerta y nos remitían al Ministerio. Por tanto, era fundamental la acción del Consejo con el Ministerio y la acción de los Consejos Autonómicos con su autonomía.

P. Pero ha habido lugares donde sí se ha conseguido avanzar, como Cantabria, Galicia

R. Yo tengo claro que las instituciones las hacemos las personas, pero si Cantabria consigue hitos, si Galicia y Madrid también, ¿por qué nuestro Consejo no coge esos hitos conseguidos y los traslada a otras autonomías? Esto es lo que echamos en falta. Como Consejo debo intentar que eso que se ha conseguido en esas provincias y autonomías debe exportarse al resto del estado español. Y este liderazgo y la coordinación es competencia del Consejo.

P. Hay más casos de lugares donde no se ha conseguido o la relación era más distante. Uds. mismos en Comunidad Valenciana han tenido sus más y sus menos con la administración…

P. En cualquier actividad que nosotros planteamos a la administración nos remitieron al Ministerio. Únicamente fue admitida la dispensación de medicamentos de hospital al paciente, colaborando la farmacia hospitalaria y la comunitaria. Esta actuación ya la estaban haciendo los compañeros andaluces y catalanes. Por ello, tiene que haber labor de coordinación estatal, que le corresponde al Consejo General.

P. Una vez que pase la pandemia, ¿cree que el papel de la farmacia va a salir fortalecido debido a la labor que ha prestado, sobre todo socialmente?

R. Sinceramente el papel de la farmacia debería haber sido muchísimo más importante en esta gestión sanitaria. La guerra ha ido por barrios. Por ejemplo, en la Comunidad de Madrid, Galicia o Cantabria, sí que ha habido un papel muy activo, tengo clarísimo que para esas autonomías la farmacia ha subido en valor, ya que ha habido políticas sanitarias activas.

P. Pasamos a analizar las elecciones. ¿Cuáles son las claves del programa electoral?

R. Nuestras claves son cambiar la fórmula de trabajo interno del Consejo para ampliar más el debate y el diálogo entre nosotros, reformar los Estatutos del año 57, hacer una revisión activa entre los presidentes, implantar de una forma más eficiente o eficaz los servicios profesionales e iniciar servicios profesionales con un objetivo claro, centrarnos en actuaciones concretas, realizarlos, desarrollarlos y concluirlos. Es decir, debemos obtener resultados de los servicios profesionales que instauremos para poder justificar a nuestra administración que tenemos ese papel activo y sanitario y que es fundamental el trabajo de la farmacia. A partir de aquí podemos empezar hablar que esos servicios profesionales se puedan pagar. Tenemos claro que esos servicios en las farmacias rurales les pueden venir bien para incrementar los ingresos que tienen actualmente. Si nosotros como farmacia vivimos por ley del margen del medicamento, en aquellas farmacias que se encuentran en población de muy pocos habitantes, el margen del medicamento nos les llega para poder tener un sueldo digno.


P. ¿Cómo valora la nueva ley que saldrá en Castilla La Mancha que regula la Atención Farmacéutica Domiciliaria?

R. Lo valoro muy positivamente. Cualquier adelanto que seamos capaces de dar en farmacia asistencial y domiciliaria es un tema que tenemos que abordar. Primero internamente y hablar de ello y no lo hacemos. Es fundamental que el farmacéutico pueda ayudar a quien no pueda salir de casa o tenga dificultades de accesibilidad al medicamento. La atención domiciliaria es un tema fundamental dentro de la estrategia farmacéutica a corto plazo y tenemos que abordarlo de forma activa.

P. Respecto a la falta de recursos de las farmacias rurales, ¿cómo ve la posibilidad de un cambio de sistema retributivo?

R. Nuestra candidatura no quiere cambiar el sistema retributivo de la oficina de farmacia. Para mí, tiene un sistema retributivo perfecto, con el que estamos cómodos y debemos seguir así. Pero tenemos claro que tenemos un problema importante con la farmacia rural y dentro de ellas con las farmacias VEC, y tenemos que empezar a ver qué soluciones se pueden plantear, ya que estos farmacéuticos ejercen una labor esencial de primer nivel. Tengo clarísimo que, como representantes de la profesión, debemos abordar este tema, que es muy peliagudo para encontrar soluciones, pero soluciones que no deben ser parches, sino que deben ser soluciones estructurales.

“Tenemos un problema importante con la farmacia rural y dentro de ellas con las farmacias VEC, y tenemos que empezar a ver qué soluciones se pueden plantear”


“Me gustaría que la farmacia española diese ese paso asistencial que todavía no hemos sido capaces de realizar”

P. En vuestro programa pedís un Consejo integrador y que se avance la unión de la profesión en todas sus modalidades de trabajo…

R. El Consejo es el Consejo de Consejos y los colegios, la suma de sus colegiados son 80.000 colegiados. Aproximadamente un 70% al 75% son farmacéuticos colegiados de oficina de farmacia, dentro de esta oficina de farmacia están farmacéuticos titulares, adjuntos y sustitutos. El 25% restante son farmacéuticos en salud pública, en hospitales, en docencia y otro tipo de ejercicio. Por otro lado, hay que tender puentes y las sociedades científicas de la farmacia, que ahora mismo las relaciones no van muy allá, o incluso con la propia administración. Cuando hablamos de integrar, debemos hablar de integrar a la profesión en el consejo, pero también tenemos que integrar a las sociedades científicas y las administraciones.

P. ¿No habría que cambiar esa concepción primero en los colegios?

R. El hecho de ponernos a trabajar unos estatutos nuevos va a sacar muchas vergüenzas y estoy convencido que el hecho de debatirlas nos va a hacer reflexionar a modo interno y propio de cada uno en su casa.

P. Hace unos meses se presentó la mesa de la profesión farmacéutica, no es un poco relacionado con lo que está comentando, ¿qué le faltaría a esta mesa?

R. Esta mesa de la profesión farmacéutica que nos dio una alegría a todos, creo que cuando se celebró la primera reunión, la gente no se levantó con muy buen gusto. La percepción que me ha llegado a posteriori es que se entró con unas intenciones, pero al salir no se fue la gente muy contenta. No sé… (P. Yo no tengo información…). Para mi este es el camino, hay que integrar y esta es una manera de hacerlo.

P. ¿Sobre qué cuestiones considera esencial que la farmacia establezca relaciones estratégicas con el resto del sector, el ámbito sanitario, pero también con la administración?

R. La distribución es una pata muy importante del modelo de farmacia. Actualmente, Fedifar no integra a toda la distribución y el Consejo, dentro de la medida de sus posibilidades debe intentar integrar y trabajar con todos. Nosotros en el modelo de la dispensación hospitalaria hemos integrado a toda la distribución en la Comunidad Valenciana y este ejemplo debemos trasladarlo a nivel nacional. Si la distribución está dividida y polarizada vamos a entrar en unas guerras que no nos llevan a nada bueno. Yo entiendo que es muy difícil que todo el mundo piense igual. Hay que debatir, dialogar e intentar llegar a consensos; debemos sumar, aunar esfuerzos y trabajar todos en la misma dirección.

P. Y con el resto de los profesionales sanitarios que relaciones estratégicas hay que establecer

R. Yo creo que el Consejo no tiene que abrir guerras encarnizadas ni directas, no es bueno para nadie entrar en una disputa descalificativa. Dicho esto, lo que tampoco podemos consentir es que nos ataquen como nos han estado atacando sin control, con un sin sentido y con el todo vale. Esto no lo debemos consentir ni permitir. (P. Se refiere a enfermería, ¿no?) Sí. Creo que el Consejo no ha estado haciendo una defensa. No soy partidario de entrar en una guerra, pero pienso que hay que salir en defensa de la profesión y exponer la capacitación de los farmacéuticos. He leído cosas de gente que hablaba del farmacéutico y que estaba clarísimo que no sabían lo que era un farmacéutico, decían barbaridades.

P. Y las relaciones con otros profesionales, como médicos

R. Hay que potenciar más las relaciones sin duda. Se pueden hacer muchas cosas, debemos hacer más cosas colaborando con los médicos y creo que esa simbiosis puede ser muy productiva para el bienestar del paciente.

P. ¿Y con la administración…?

R. Con la administración tenemos clarísimo que tenemos que estar en todas las mesas de negociación de la administración. Y hay que estar preparados, porque nunca sabemos qué es lo que va a hacer. Ahora mismo, estamos viviendo una etapa tranquila, pero con todo lo que ha venido de la pandemia, con todo el déficit público que el gobierno está asumiendo, esto no prevé nada bueno para el futuro. Hay que estar en contacto con la administración y estar preparados ante posibles amenazas con argumentos económicos para poder contrarrestarlas, esto es un trabajo activo que tenemos que hacer desde dentro, desde el Consejo. En Andalucía, los colegios, que han sufrido durante siete años las subastas, tienen un montón de estudios y modelos económicos de lo que afectaba esas medidas a las diferentes tipologías de las oficinas de farmacia que tienen en Andalucía. A nivel estatal no tenemos ningún estudio y, por lo tanto, no estamos preparados para debatir cualquier tipo de norma que la administración nos pueda plantear.

P. En relación con los estatutos del CGCOF, ¿qué cambios son los que propone?

R. Aquí hay dos cosas fundamentales, por un lado, la representatividad de las diferentes modalidades de ejercicio farmacéutico, que no se corresponden con las vocalías de sección que tenemos a nivel nacional, con las diferentes vocalías que existen en los colegios, no hay ninguna correspondencia. Y otros asuntos son el tema de las limitaciones de mandato, que no se contempla el voto por correo, la ventanilla digital, etc. Es verdad, que el consejo ha ido avanzando en estas cuestiones, pero sus estatutos no las contempla.

P. Su programa habla que en los programas de farmacia asistencial se ponga fin a los pilotajes eternos de los proyectos asistenciales…como lo haría no sería responsabilidad de los colegios

R. Aquí hay una cosa muy importante y la hemos recogido del periplo que hemos realizado estas semanas por los colegios. Los COF no están por la labor de programas de servicios muy amplios o costosos. Cualquier tipo de acción que planteemos a nivel de colaboración con los farmacéuticos tiene que ser fácil, sencilla de realizar y muy concreta. Nosotros, añadimos que además estos servicios o estas colaboraciones que lancemos tienen que ser concretas. No podemos lanzar diez o quince programas de servicios profesionales, no tienen sentido, porque al final nos encontramos con que a la vez tenemos en funcionamiento cuatro o cinco tipos de servicio profesional por diferentes provincias y eso al final se dispersa tanto que no se concluye nada.

P. ¿Y cuál sería su receta?

R. Estamos por la labor de lanzar uno o dos servicios profesionales, focalizar la cuestión de los servicios profesionales e iniciarlos, desarrollarlos y concluirlos, debemos obtener datos y resultados con los que que podamos ir a la administración para convencerla que el trabajo del farmacéutico es real y sirve para prevenir enfermedades y para ahorrarle dinero a la administración y con ello pedir que remuneren esos servicios. No podemos lanzar veinte mil barcos a la mar y que no llegue ninguno al puerto, ya que al final nuestros compañeros farmacéuticos se cansan porque no ven el resultado. Ahora mismo tenemos pilotajes eternos, cincuenta mil proyectos a la vez, el que mucho abarca poco aprieta.

P. Cuál sería, si fuera la semana que viene fuera elegido presidente, cuál es el modelo esencial de farmacia que querría dejar al final de su mandato. Cuáles son los principales cambios que implantaría

R. A mí me gustaría seguir con el modelo actual que tengo pero habiendo sido capaces de instaurar uno o dos servicios profesionales reales, de hecho y remunerados. Me gustaría que la farmacia española diese ese paso asistencial que todavía no hemos sido capaces de realizar. Es decir, mantener nuestro modelo farmacéutico actual, donde dispensamos la medicación a los pacientes, pero con algún servicio profesional farmacéutico instaurado dentro del sistema de salud y remunerado. Este sería mi objetivo principal.

 


Síguenos en redes sociales



lineagris-494

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments