Comparte esta noticia

El Gobierno renuncia al compromiso de llevar la inversión sanitaria al 7% del PIB al fin de la legislatura

CARLOS ARGANDA  |    02.05.2021 - 10:19

Uno de los puntos más relevantes del acuerdo de Gobierno entre PSOE y Unidas Podemos fue plantear como objetivo de inversión en sanidad pública, destinar un 7% del Producto Interior Bruto (PIB) para 2023, coincidiendo con el final de la legislatura.

Esa cifra ha sido superada en 2020, cuando las inversiones y gastos motivados por la pandemia de la covid-19 ha hecho que el gasto sanitario público haya alcanzado el 7,6% del PIB. Incluso la previsión para 2021, es que se sitúe en el 7,1% de la riqueza nacional. No obstante, la previsión del Ejecutivo es que ese gasto siga disminuyendo a medio plazo y que en 2023 se sitúe en el 6,4%, bajando aún más en 2024, cuando el Gobierno prevé un gasto sanitario público del 6,2% del PIB, muy lejos de ese objetivo del 7% señalado tanto en el programa electoral como en el propio acuerdo de legislatura.

Así se recoge en la Actualización del Programa de Estabilidad 2021-2024 que el Gobierno de Pedro Sánchez remitió este viernes a la Comisión Europea junto con el Plan Nacional de Reformas y el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía Española.

Pero la falta de incremento de inversión en materia sanitaria no se circunscribe solo a la época pos covid más próxima. Según las previsiones a largo plazo que ha realizado el Ejecutivo, en 2030 la inversión pública en Sanidad se mantendrá en el 6,2% y no llegará al 7% hasta 2050, para dar respuesta a la demanda por la generación del baby boom, alcanzando un máximo del 7,1% en 2060, cuando se prevé que vuelva a descender paulatinamente.

Datos en euros

Más allá de la cifra como porcentaje del PIB que se estime, también es relevante calcular el importe en euros que supondrá esa participación en la riqueza nacional, especialmente cuando estamos en una época de gran volatilidad, en la que tras una reducción del PIB de casi el 10% en 2020, seguirán años de incrementos que traten de compensar esa caída histórica.


Así, el Gobierno estima que para 2021 la economía subirá un 7,1%; en 2022, un 8,6%; en 2023 un 5,2% y en 2024 un 4%. El cálculo de gasto sanitario para 2020 en función del porcentaje de PIB señalado por el Gobierno serían 85.249 millones de euros. Esta cifra se mantendría prácticamente inalterada en los siguientes ejercicios: 85.852 millones en 2021 y bajaría a 85.356 millones de euros en 2022. En 2023 subiría hasta los 88.413 millones y en 2024 llegaría a los 89.077 millones. Es decir, que porcentualmente el gasto sanitario solo subirá un 0,7% en 2021 y bajará un 0,58% en 2022. Posteriormente, la estimación del Ejecutivo prevé un crecimiento del 3,58% en 2023 y un 0,75% en 2024.

Además, cabe señalar que el gasto sanitario permanecerá estable en los próximos años en lo que se refiere a porcentaje del gasto público total Así, en 2020 se situó en el 14,5% del gasto público y en los próximos años se mantendrá en esas mismas cifras, según los cálculos hechos por Diariofarma a partir de la información aportada por el Ejecutivo. Solo en 2023 se esperaría un repunte hasta el 14,8% del gasto público total para volver a bajar al 14,6% al ejercicio siguiente.

Reformas para los próximos años

El Programa de Estabilidad también detalla las reformas que plantea realizar en diversas áreas, como la Sanidad o el ámbito más concreto del medicamento. Estas reformas, que son las mismas que vienen recogidas en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía Española. En materia farmacéutica se concretan, principalmente, en una reforma de la regulación de medicamentos y productos sanitarios que pretende “actualizar el marco regulatorio español en relación con los medicamentos y productos sanitarios para adecuar la normativa a las necesidades y desafíos actuales y futuros en materia de política farmacéutica del Sistema Nacional de Salud. En particular, para adaptar el sistema a los nuevos avances científicos disruptivos, profundizar en medidas de racionalización del gasto farmacéutico, incentivar el uso racional de medicamentos y realizar cambios en función de la experiencia vivida desde el inicio de la pandemia”.

Además, se prevé elaborar un ‘Plan para la racionalización del consumo de productos farmacéuticos y fomento de la sostenibilidad’ que desarrolle medidas como “mejoras en los sistemas de evaluación de medicamentos, tecnologías y prestaciones sanitarias, centrando las actuaciones en consolidar y mejorar la Red de Evaluación de Medicamentos del SNS, la Red Española de Agencias de Evaluación de Tecnologías y Prestaciones sanitarias del SNS y Valtermed, como sistema de información corporativo para evaluar el valor terapéutico en la vida real de medicamentos con alto impacto sanitario y económico; fomento de la utilización de los medicamentos genéricos y biosimilares en el Sistema Nacional de Salud; desarrollo y modernización de la prestación ortoprotésica en el SNS; aumento de las habilidades y el conocimiento de los profesionales para el uso racional de medicamentos y tecnologías sanitarias”.

 


Síguenos en redes sociales



lineagris-494

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments