Comparte esta noticia

Expertos piden cuantificar el impacto del virus respiratorio sincitial en SNS y avanzar en su inmunización

DIARIOFARMA  |    14.07.2021 - 17:44

Diversos expertos en pediatría, epidemiología vacunología demandan al SNS avanzar en el desarrollo de estrategias de inmunización ante el virus sincitial. Igualmente recuerdadn que España no cuenta con protocolos de diagnóstico virológico enfocados a detectar el virus en Atención Primaria.

Así lo han señalado estos expertos en ‘Light on Vax 4’, el evento anual organizado por Sanofi Pasteur que reúne a los principales expertos nacionales e internacionales en el ámbito de las vacunas.

El virus respiratorio sincitial (VRS) supone una carga para el sistema sanitario, ya que es el causante de la mayoría de las bronquiolitis y neumonías entre los bebés menores de un año y la principal causa de hospitalización entre los lactantes; sin embargo, aseguran “todavía existe un gran desconocimiento en torno a este virus, lo que dificulta su diagnóstico y abordaje en las diferentes etapas de la vida”.

Javier Díez, jefe del Área de Investigación en Vacunas de la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunidad Valenciana (Fisabio), ha señalado que el virus respiratorio sincitial es “un problema de salud pública que hay que atajar; es el dolor de cabeza de los pediatras a partir de noviembre, pero todavía hay que cuantificarlo”. En este sentido, Federico Martinón-Torres, jefe del Servicio de Pediatría del Hospital Clínico Universitario de Santiago, también ha añadido que “hay que seguir avanzando en las bases de conocimiento sobre este virus, la causa más frecuente de hospitalización en los lactantes”.

Entre las principales barreras para avanzar hacia un adecuado diagnóstico y tratamiento de la enfermedad, los expertos han señalado que España todavía no cuenta con protocolos de diagnóstico que permitan cuantificar el alto impacto del VRS en el sistema de salud. A pesar de que el 87% de las bronquiolitis se tratan exclusivamente en Atención Primaria, no se demuestra que estén causadas por el VRS ya que los protocolos actuales en este nivel asistencial no establecen la necesidad de hacer test diagnósticos, al considerarse que no van a modificar la evolución de la enfermedad. Del 13% de los casos restantes de bronquiolitis, que requieren hospitalización, sí se sabe que más del 70% han sido causadas por el VRS.

“El diagnóstico viral es fundamental, y resulta inaceptable que no haya pruebas diagnósticas para el VRS en los centros de salud. Hay que empezar a hablar del virus respiratorio sincitial, no basta con decir que es una bronquiolitis, porque si no podemos demostrar el impacto real del virus, no podremos convencer a las compañías ni a las administraciones sanitarias de la necesidad de implementar estrategias de prevención”, ha señalado Octavio Ramilo, jefe de Enfermedades Infecciosas e investigador del Nationwide Children's Hospital de Columbus, en Ohio (EEUU).

Del mismo modo, la carga para la Atención Especializada producida por el VRS es muy elevada, sobre todo entre los meses de noviembre y enero, tal y como se evidencia en el estudio Bari, focalizado en las hospitalizaciones infantiles -realizado entre los años 2015-2018 en España y Portugal-, y que estima que el 94% de los casos ocurrieron en niños menores de 2 años, sin ninguna patología de riesgo previa.

Otro de los retos actuales se relaciona con la necesidad de contar con un mayor conocimiento del impacto del virus respiratorio sincitial en las diferentes etapas de la vida y sus comorbilidades asociadas. Por ello, en el marco de esta nueva edición de ‘Light on Vax’ se ha presentado la iniciativa ‘RATTLE, Making noise RSV’, un programa global de sensibilización, difusión y formación continuada sobre el virus respiratorio sincitial impulsado por Sanofi Pasteur en el que colaboran los principales expertos internacionales en este ámbito. El VRS es un virus recurrente que genera una inmunidad compleja, incompleta y que no dura más allá de los seis meses, lo que explica las epidemias anuales, con afectación más grave en los dos extremos de la vida: en lactantes, por un lado, pero también en personas mayores, debido a la inmunosenescencia.

 “Nos queda mucho que estudiar, hay que cuantificar el impacto del virus para tener una idea más exacta de lo que supone, realizar estudios de calidad de vida con escalas validadas y analizar la relación del VRS con otras enfermedades, como el asma”, añade Javier Díez. En este aspecto, el investigador asegura: “Está claro que los niños con bronquiolitis tienen tendencia a ser asmáticos, pero no sabemos si la infección desencadena la enfermedad o es una primera manifestación; hay que determinar esa relación de causalidad y casualidad, porque entonces el impacto del VRS sería mucho mayor en la Atención Primaria”.

“Hay que lograr la prevención universal del VRS en la infancia, para toda la población y en todo el mundo”, asegura Ramilo, porque los beneficios serán importantes, no solo por la disminución de las hospitalizaciones, sino también para evitar otras complicaciones de salud, como otitis o sibilancias recurrentes, prevenir neumonías y reducir el asma.

Durante la última década se han realizado avances significativos en el conocimiento del VRS, lo que ha permitido realizar progresos en la investigación de fármacos que se podrían administrar durante los primeros meses de vida o a través de inmunización materna y así proteger a los lactantes cuando son más vulnerables.

La estrategia preventiva más avanzada en sus fases de desarrollo es la de un anticuerpo monoclonal (mAb) de vida media extendida, cuyo objetivo es proteger a todos los bebés sanos durante su primera temporada del virus respiratorio sincitial, independientemente del momento de su nacimiento. La administración del anticuerpo protector es directa en el lactante, durante el primer año de vida, y proporcionaría una inmunización pasiva y una protección rápida. Los resultados del ensayo clínico de fase 3 de nirsevimab, molécula en desarrollo, han demostrado una reducción de las infecciones de las vías respiratorias inferiores (IVRI) que requieren atención médica (hospitalización o ambulatoria) debido al virus respiratorio sincitial (VRS) en niños prematuros sanos y en bebés nacidos a término.

El virus respiratorio sincitial es el causante del 80% de los casos de bronquiolitis, siendo esta la principal causa de hospitalización en bebés menores de un año, según datos del Sistema Nacional de Salud.

 


Síguenos en redes sociales



lineagris-494

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments