Comparte esta noticia

Rosa Arroyo: “Los movimientos antivacunas o negacionistas son un peligro para la salud pública”

La nueva responsade del Observatorio contra las Pseudociencias Pseudoterapias de la OMC (OPPISS), Rosa Arroyo.

DIARIOFARMA  |    02.09.2021 - 12:03

La nueva responsable del Observatorio contra las Pseudociencias Pseudoterapias de la OMC (OPPISS), Rosa Arroyo, aborda su responsabilidad con el objetivo de “orientar a ciudadanos y sociedad sobre cuáles son las características de las fuentes fiables de información, para que detecten cuando se trata de productos milagrosos ineficaces y potencialmente peligrosos”.

En una entrevista publicada por la Organización Médica Colegial (OMC), Arroyo asegura que el OPPIS es “un proyecto de sensibilización vinculado al deber de los colegios profesionales de velar por la defensa del ejercicio de la medicina adecuado a las buenas prácticas”.

En ese sentido recuerda que el Observatorio ha constituido un repositorio “en nuestra web donde se recoge la información más relevante que se ha producido, desde el documento técnico de introducción y clasificación de las pseudoterapias, las acciones de difusión en los medios, las noticias relacionadas y publicaciones como el informe del observatorio de la prescripción de la Organización Médica Colegial sobre el dióxido de cloro o la declaración de la Asociación Médica Mundial de octubre de 2020 aprobada a propuesta del CGCOM, entre otros”.

 “Ahora toca impulsar esta difusión”, asegura, indicando además que el objetivo es convertir a esta entidad en referencia “para dar visibilidad a este problema en el espacio sanitario, porque es una realidad que afecta a profesionales y ciudadanía en general”. 

El Observatorio se plantea como una herramienta para coordinar las acciones de los colegios de médicos, establecer alianzas y trabajar en conjunto con las autoridades sanitarias, las sociedades científicas, las asociaciones de pacientes y otros profesionales sanitarios y no sanitarios.

De esta manera, Arroyo indica que “nos proponemos implantar un plan de comunicación interno con los colegios de médicos y también de manera externa, encuadrado dentro de la responsabilidad social corporativa de la OMC que incluirá medios propios, redes sociales y otras vías ante las situaciones más relevantes como los movimientos negacionistas o los bulos en vacunas, que ahora nos preocupan de una manera especial”.

Igualmente el OPPISS introducirá una agenda de actividades de formación acreditada mediante seminarios online desde la Fundación para la Formación de la OMC. La nueva responsable considera que “esto es un salto cualitativo a la hora de formar e informar en los distintos ámbitos a los que queremos llegar”.

Las primeras líneas de trabajo pasan por desarrollar la potencia de la red de asesorías jurídicas de los 52 colegios de médicos, para presionar sobre el cambio legislativo necesario especialmente en relación con el intrusismo.

Igualmente se quieren promover nuevas sinergias con los ministerios de Sanidad y el de Ciencia e Innovación y a seguir colaborando en el asesoramiento de los informes sobre posibles pseudoterapias y pseudociencias que el ministerio remite a la red nacional de agencias de evaluación de tecnologías sanitarias.

Detectar prácticas peligrosas

El trabajo del OPPISS se dirige a detectar ‘prácticas’ “falsamente médicas o científicas que constituyen un peligro para la salud del paciente, pero también para la salud pública, como en el caso de los movimientos antivacunas o los negacionistas de la existencia de la covid-19, o los que promueven la desobediencia a las medidas de contención de la infección, por ejemplo”.

Arroyo considera que las pseudoterapias, a pesar de que existen desde hace años, están experimento un incremento constante en los últimos tiempos. Es por ello que indica que “la proliferación de la información no contrastada y los nuevos canales de comunicación, especialmente redes sociales han favorecido la difusión de bulos e infoxicación”.

“Ante esta realidad creemos que nuestra corporación debe de estar presente, para contrarrestar estos bulos y ofrecer información veraz, por ello es clave identificar y acudir a fuentes fiables, este es el principal mensaje que queremos hacer llegar a la población”, asegura.

Pese a la circulación cada vez mayor de información no contrastada, la responsable del Observatorio indica que en la sociedad también se está produciendo un rechazo progresivo. La décima encuesta de la percepción social de la ciencia del FECYT recoge que “un 17% de la población española confía en los efectos beneficiosos de la homeopatía (8 puntos porcentuales menos que hace 2 años), y un 11% en el reiki”. En este retroceso, “a toda vista positivo, podrían haber tenido impacto a las campañas de información de las autoridades y las corporaciones sanitarias”.

A pesar de ello recuerda que todavía siguen teniendo presencia algunas pseudoterapias peligrosas como el MMS (suplemento mineral milagroso), que se publicitó como panacea para la infección de covid-19, o las relacionadas con los tratamientos oncológicos. Igualmente incluye en esta relación aquellas malas prácticas que “afectan a las enfermedades; Neurodegenerativas, o trastornos del espectro autista, por la especial situación de vulnerabilidad de los pacientes y su entorno familiar y social”.

 Sobre el peligro de los bulos sobre la vacunación ante el covid-19, Arroyo asegura que “es un tema que nos preocupa especialmente”. Por ello, manifiesta, “vamos a organizar actividades tanto en información como en formación a través de un ciclo de seminarios on-line con temas relacionados con los movimientos antivacunas, negacionistas, papel de los profesionales de la comunicación en la información sanitaria o el marco legal en pseudoterapias e intrusismo sanitario”.

 


Síguenos en redes sociales



lineagris-494

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments