Comparte esta noticia

La industria desarrolla más de medio millar de posibles nuevos tratamientos frente a la diabetes

Gráfico elaborado por Farmaindustria, que muestra la evolución de lo tratamientos contra la diabetes.

DIARIOFARMA  |    12.11.2021 - 16:55

La diabetes es una de las cuatro enfermedades no transmisibles -junto a las patologías cardiovasculares, el cáncer y las enfermedades respiratorias crónicas- declaradas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como prioritarias por la carga sanitaria, económica y social que suponen para quienes la padecen y para los Estados.

Los últimos informes de la OMS y de la Federación Internacional de la Diabetes revelan un aumento notable del número total de personas que la padecen en todo el mundo en la última década: de 285 millones de personas en 2010 a 463 millones en 2019. Esto es, uno de cada 11 adultos padece diabetes en el mundo.

Este incremento de la prevalencia, que se ha duplicado desde finales del siglo pasado, ha ido de la mano de un mejor control de la enfermedad, del desarrollo de nuevas formas de insulina y de avances en el control de la glucemia. En el área terapéutica, los tratamientos han experimentado una evolución considerable gracias a nuevas clases de antidiabéticos insulínicos y no insulínicos que han dotado a pacientes y a clínicos de nuevas herramientas de tratamiento, con ventajas en efectividad, adherencia, precisión, funcionalidad y satisfacción, como muestra el informe realizado por la Fundación Weber El valor del medicamento desde una perspectiva social 2021.

Asimismo, en los últimos años se han seguido produciendo avances en las opciones de tratamiento para abarcar nuevas subpoblaciones de pacientes y ofrecer nuevas formas de administración. Y hoy la industria farmacéutica tiene en desarrollo en el mundo más de 500 tratamientos solo para la diabetes.

Como afirmaba el presidente de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), Antonio Pérez Pérez, en el Diálogo Médico-Paciente dedicado a la diabetes, la evolución en los tratamientos, sobre todo para la diabetes tipo 2, ha sido muy importante: “Hemos pasado de tener medicamentos que mejoran la glicemia a otros que también pueden ayudar a controlar el peso, y no sólo eso, sino que nos dan beneficios cardiovasculares y renales”.

Evolución de los fármacos

Este año, además, se cumple el centenario del descubrimiento de la insulina, toda una revolución para el tratamiento de la diabetes tipo 1 y cuya utilización supuso salvar la vida de millones de personas. En este sentido, la Federación Española de Diabetes (FEDE) tiene en marcha la campaña 100 Años de Insulina, iniciativa con la que quiere resaltar el impacto de la investigación en la mejora de la calidad de vida de los pacientes.

Como explica Juan Francisco Perán, presidente de FEDE, “hay que poner en valor la inversión en investigación y ciencia, pues gracias a los avances que se hacen en estos campos las personas con diabetes ven mejorada su calidad de vida día tras día. De hecho, cada nueva investigación trae consigo nuevos tratamientos y nuevas tecnologías que facilitan la gestión de la patología. Y, aunque uno de los principales objetivos sea conseguir una cura para la diabetes, hasta que eso llegue, la ciencia contribuye a la calidad de vida de los pacientes y desde nuestra Federación trabajamos para que el colectivo pueda tener acceso real a todo aquel avance que haya demostrado la mejora en su día a día”.

Precisamente, a la necesidad de garantizar el acceso a los avances que se producen en esta patología se ha dedicado el Día Mundial de la Diabetes, que se celebra el próximo domingo, 14 de noviembre, y que lleva por lema Acceso a los cuidados en diabetes. Si no es ahora, ¿cuándo? Tanto pacientes como profesionales sanitarios entienden que en España se están produciendo ciertas inequidades en el acceso a la innovación en función de cada comunidad autónoma, como pusieron de manifiesto hace unos días en la rueda de prensa de presentación del Día Mundial.

Esta reclamación, destacan desde la SEEN y FEDE, no sólo tiene que ver con las mejoras en salud que supone garantizar el acceso de los pacientes diabéticos a los últimos avances terapéuticos, sino que también las nuevas tecnologías y la adherencia tienen un importante impacto en materia de ahorro para los sistemas sanitarios. “El gasto en fármacos debe considerarse una inversión para reducir lo que realmente gasta en diabetes, que son las complicaciones, la hospitalización y la mayor mortalidad, y los nuevos fármacos reducen todo esto y no se pueden poner a muchos pacientes por el visado”, opinan desde la SEEN.

Como apunta el Plan de Adherencia al Tratamiento, de EY y Farmaindustria, aumentar solamente en un punto el nivel de cumplimiento medio de los diabéticos tipo 2 no adherentes a su tratamiento supondría evitar más de 5.400 eventos (cardiovasculares, renales, ceguera, amputaciones…), con el correspondiente gasto sanitario directo evitado, mientras que hacerlo en diez puntos lograría reducir el número de complicaciones sanitarias hasta en 52.000.

 


Síguenos en redes sociales



lineagris-494

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments