Comparte esta noticia

Los pacientes participarán como expertos en la evaluación de tecnologías sanitarias

Un momento del debate organizado por la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP).

OLGA VILANOVA  |    16.11.2021 - 21:08

El Consejo de la Unión Europea, después de tres años desde su entrada en vigor, ha dado su visto bueno definitivo a la adopción del Reglamento sobre Evaluación de las Tecnologías Sanitarias, estando prevista su publicación el próximo mes de enero. Gracias a esta nueva normativa, los pacientes podrán acceder más rápidamente a tecnologías sanitarias innovadoras, seguras y eficaces.

Con el objetivo de analizar el nuevo rol de los pacientes a la vista de esta regulación y su próxima entrada en vigor, la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP) ha organizado un debate que ha centrado su atención en el proceso de integración de los pacientes en las estructuras de evaluación de tecnologías sanitarias.

Para abordar estas cuestiones el encuentro ha contado con la participación de la directora de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps), María Jesús Lamas; la presidenta de la Red Española de Agencias de Evaluación de Tecnologías Sanitarias y Prestaciones del Sistema Nacional de Salud (RedETS), Rosa María Vivanco; la jefa del servicio de Oferta Asistencial de la Dirección General de Asistencia Sanitaria del Departamento de Sanidad de Aragón, Marisol Corbacho; la directora del Servicio de Planificación, Evaluación y Gestión del Conocimiento del Departamento de Salud del Gobierno de Navarra, Idoia de Gaminde y el vicepresidente segundo de la POP, Manuel Arellano.

La jornada comenzó con la intervención del vicepresidente de la POP que destacó una de las peticiones esenciales de la plataforma, en relación con que “el paciente tiene que ser un activo más dentro del Sistema Nacional de Salud (SNS)”. Además, Arellano puso sobre la mesa que es esencial “no olvidar que estos procesos de evaluación darán valor y mejoran la salud”. Según dijo, todos estos procesos están teniendo un fuerte impacto, tanto económico como social en las personas. Arellano aprovechó para hacer hincapié en que contar con la voz de los pacientes en la toma de decisiones “contribuye a que el sistema sea más eficaz, eficiente y sostenible”.

Por su parte, la directora de la Aemps, afirmó, en sintonía con Arellano, que “los pacientes tienen que estar presentes”. Entre los motivos que señaló se encuentra en primer lugar la transparencia y la rendición de cuentas. En este contexto, según dijo Lamas, es necesaria la aportación del paciente, ya que son expertos como conocedores de su patología.

Lamas indicó que en el nuevo reglamento se contempla que las organizaciones de pacientes “participarán como expertos y serán considerados al mismo nivel de participación que los clínicos”. Además, destacó que se contempla, tanto una participación activa a nivel individual como expertos, así como la consulta a las organizaciones de pacientes.

Por su parte, la presidenta de RedETS señaló que la participación de los pacientes es importante, ya que aportan un “conocimiento específico de la enfermedad” y, además, es complementario al de los investigadores. Vivanco consideró que el nuevo reglamento contempla la comparación de la tecnología existente con la que debe incorporarse, por lo que “debe tenerse en cuenta los valores y preferencias de los pacientes”.

Por otro lado, Marisol Corbacho mostró su total acuerdo con las intervenciones anteriores y destacó que en Aragón, desde el año 2007, han venido incorporando a los pacientes en las comisiones de evaluación de tecnologías. Corbacho explicó que desde entonces han realizado “muchísimas evaluaciones” y que uno de los aspectos que han observado ha sido la necesidad de incorporar de forma más estructurada esa participación de pacientes. Según expuso, el objetivo principal es la necesidad de avanzar y que no participen como meros observadores. Para ello, desde el año 2019 han incorporado herramientas que faciliten su participación, lo que se traduce en que los pacientes estén más implicados en la evaluación de la tecnología.

Idoia de Gaminde señaló que en Navarra no está contemplada la participación de los pacientes para la evaluación y adquisición de este tipo de tecnologías. Además, destacó que siguen un procedimiento riguroso en el que no participan agentes externos, “no se ha contemplado nunca”, matizó. A pesar de ello, Gaminde expuso que desde su punto vista “es evidente” que la visión de los pacientes debe contemplarse, no solo en la evaluación de las tecnologías, sino en la mayor parte de las decisiones que se toman en el sistema sanitario. Por ello, aseguró que entiende “que no es fácil, pero es una cuestión clave ya que la visión y valores de los pacientes son diferentes a los que tienen las personas expertas que participan en estos procedimientos”.

La necesidad de formación de los pacientes

Otra de las cuestiones que fueron abordadas en el encuentro fue la necesidad, o no, de que los pacientes que participen en las evaluaciones se encuentren debidamente formados. En este aspecto, la directora del servicio de Planificación, Evaluación y Gestión del Conocimiento del Departamento de Salud del Gobierno de Navarra, recordó que, pese a ser necesaria la formación de estos pacientes, debe tenerse en cuenta que esta formación también es necesaria para los propios profesionales que participan.

A este respecto, la representante aragonesa explicó que efectivamente es una cuestión complicada. Y, por ello, en su comunidad han puesto en marcha una plataforma de formación para pacientes con el fin de contar con un pull de pacientes formados. Para esta experta, que cuenta con experiencia en la incorporación de pacientes en este ámbito, “nos encontramos en una fase que servirá para poder implantar mejoras”.

En relación con la necesidad de formación de los pacientes que participen en las evaluaciones, Vivanco consideró que “no es necesaria”, por lo que su ausencia “no debe ser un impedimento para su participación”. Esta afirmación fue secundada por la directora de la Aemps, que explicó que la participación de los pacientes es aportar su experiencia y vivencia con la enfermedad, y que “no se pretende que sean expertos”. Además, Lamas recalcó que “no se debe caer en tener prejuicios” respecto a que los pacientes no cuentan con la formación necesaria y apuntó que en “algunas ocasiones nos podremos encontrar con pacientes que cuenten incluso con mayor formación que los propios clínicos o expertos participantes”.

Por su parte, Arellano quiso destacar que “la opinión de los pacientes es absolutamente insustituible” y refirió que esto es debido al valor que tienen sus aportaciones y porque pueden orientar la relevancia que tiene la tecnología para los pacientes. Todo ello, desde una dimensión que va más allá de la visión científico-técnica.

Para el vicepresidente de la POP es importante que el paciente acuda “no como invitado, sino que debe ser convocado” para que esté al mismo nivel que el resto de participantes. Por este motivo, es fundamental que se encuentre regulada su participación y que no se ciña a la presencia de un único paciente, y que, al igual que no se hace con los profesionales, debe haber diferentes pacientes con distintos perfiles.

 


Síguenos en redes sociales



lineagris-494

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments