Comparte esta noticia

La sociología, como base para la toma de decisiones en la gestión sanitaria

OLGA VILANOVA  |    13.12.2021 - 21:01

Conocer la sociología para actuar en la gestión de la Sanidad es algo esencial. Partiendo de esta premisa, y con el objetivo de ser un elemento relevante para la gestión de las políticas públicas sanitarias, el senador Antonio Alarcó, con una trayectoria profesional como cirujano y catedrático, ha publicado el libro ‘Sociología de la Sanidad. Un análisis práctico para la toma de decisiones’.

La obra ha sido presentada este lunes en el Senado y ha contado con la participación de Narciso Michavila, presidente de la empresa demoscópica GAD3 y prologuista del manual y de Eduardo Díaz-Rubio, catedrático de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid y presidente de la Real Academia Nacional de Medicina (RANM).

En sus intervenciones, ambos han destacado la importancia de abordar el comportamiento sociológico en el ámbito de la medicina y han señalado que esta obra se convertirá en un referente ya que abarca una perspectiva global, desde el ámbito científico hasta la gestión, incluyendo ámbitos como el asistencial, docente, investigador, sociológico y político.  Además, la obra recoge una visión realista de la situación de la sanidad en España. 

El libro, tal y como ha destacado su autor, es una obra práctica y sencilla, que se ha realizado a través de una encuesta validada de 290 ítems que se ha aplicado a un total de 502 personas. Alarcó ha señalado que la base e intención de la obra ha sido “cubrir el enorme hueco que tiene la sanidad en sociología''. Durante su intervención, el autor ha compartido, con los asistentes al acto, una serie de reflexiones, y ha comenzado afirmando que “el conocimiento no vale si no se publica y comparte, ya que en las bibliotecas no se transmite”. Además, es esencial que sea entendible. Alarcó aseveró que “la ciencia hoy está en las redes, además de la pseudociencia, pero la sabiduría está en las universidades”. 

No obstante, Alarcó ha denunciado que, en la actualidad, “la Universidad se ha quedado fuera de cobertura, no está respondiendo a las dos misiones que tiene que cumplir; en primer lugar ayudar a crear hombres y mujeres libres y, además, hombres y mujeres empleables”. En este aspecto, aseguró que “la sociedad está cambiando de forma drástica”, donde la unidad de tiempo “es la inmediatez” y, por ello, es imprescindible que evolucionemos.

Alarcó destacó que su libro tiene base científica, sociológica y política, que no ideológica y planteó como aspectos clave el carácter académico, siendo un libro sencillo y práctico; también su carácter social, ya que es fundamental preguntarnos en qué situación nos encontramos y que vamos hacer y, por último, la sociología “no es una moda, es una necesidad objetiva del sistema sanitario”.

Jubilar el talento

El autor aprovechó los minutos de la presentación para hacer una defensa de algunos aspectos relacionados con la sociología que afectan a la Sanidad. En primer lugar, tras señalar el carácter europeo de nuestra Sanidad reclamó planificar y tomar decisiones teniendo en cuenta la sociología. A este respecto, puso de manifiesto la importancia de reconocer el valor de la experiencia y el talento y, por ese motivo, reclamó eliminar la obligación de jubilarse. La jubilación “es un derecho, pero no se debe obligar a nadie a jubilarse”, explicó para asegurar que con ello “se está descabezando la Sanidad”. En relación con el envejecimiento, rechazó llamar viejos a las personas mayores, especialmente tras haber ganado en los últimos 40 años 17 años de esperanza de vida. Y dada la elevada proporción de mayores dentro de la sociedad denunció que “quitar del mercado social a alguien que es mayoritario, es erróneo”. 

Otra cuestión clave para el autor del libro es el papel de la Sanidad como elemento vertebrador de un país como España. Y dentro de esta, Alarcó aseguró que la política de trasplantes, que él conoce a fondo por ser especialista en trasplante de páncreas y hepático, es la que más contribuye a esa cohesión. 

Por otro lado, el senador también recordó que en el ámbito sanitario “no puede haber de todo para todos en todo el tiempo, es demagógico” ya que, según expuso, “el estado de bienestar se puede gripar”. A este respecto, recordó que la Sanidad no es gratuita, sino que “es carísima” y consideró un grave error hablar de esta gratuidad ya que puede impulsar una demanda infinita.

Por ese motivo, y de acuerdo con los estándares europeos sanitarios, Alarcó defendió que el modelo está definido en el Tratado de Lisboa y consagra la “financiación pública” de la asistencia sanitaria, por lo que “no se tiene que discutir más” de ese asunto. Por ello, destacó que para él la mejor sanidad es la que ofrezca mejores resultados, independientemente de su provisión ya que es libre. Por ese motivo, defendió la colaboración público-privada como “imprescindible”. 

Más allá, el senador hizo un diagnóstico del sistema sanitario tras la covid y aseguró que “la sanidad está exhausta y devastada”. Alarcó destacó que es necesaria una inmediata reconstrucción del SNS, “mañana es tarde”; y, además, es necesario realizar una estrategia blanca de reconstrucción sociológica del país, ya que, “todos necesitamos ayuda”. Para Alarcó es esencial cambiar la orientación de la sanidad, que se ha dedicado a la enfermedad, y debe enfocarse “a la prevención”, sentenció.

Por último, Alarcó señaló que es necesario un cambio de paradigma y el sistema sanitario tiene que estar centrando en los pacientes que deberán participar de forma activa. Y, es fundamental tener claro que, a pesar de ser necesario invertir en sanidad, es prioritario aplicar la evidencia y mejorar la gestión. Además, aseveró que “nunca debe hacerse política de la sanidad y es necesario contar con una cartera de servicios universal”.

Por su parte, el presidente de GAD3 ha destacado la importancia de conocer el comportamiento sociológico en medicina, así como la importancia de los datos y la sanidad pública. Michavila señaló que la sanidad española es puntera a nivel mundial y puso como ejemplo los altos niveles de vacunación de los ciudadanos. Esto ha sido debido, por la confianza que la sociedad tiene en los profesionales, sin necesidad de imposiciones ni obligaciones a la ciudadanía. En este contexto, puso de relevancia la importancia de los datos, y así como se reflejan en el libro que hoy se presenta. 

Michavila en el prólogo destaca que “el manual consigue el equilibrio entre la utopía del facultativo de proporcionar la mejor asistencia posible bajo la premisa de que una vida no tiene precio y el realismo del gestor de saber que los recursos no son ilimitados”. Y, además se destaca el acierto del autor “al medir los resultados de la actividad asistencial en función de la satisfacción del paciente y no en los recursos destinados”.

Por su parte, Eduardo Díaz Rubio destacó que para valorar una obra es importante conocer al autor y, en este sentido, señaló Antonio Alarcó, “cuenta con un curriculum apasionante y apabullante”. Para Díaz Rubio, es esencial destacar, tal y como refleja el manual, que “el paciente más satisfecho, es el mejor informado”. Por ello, es esencial que estos cuenten con una información adecuada, debiendo evitar la pseudociencia. También destacó que “el paciente más satisfecho es el que utiliza los servicios hospitalarios, y cuanto más especializados, más satisfacción se refleja”.

Otra de las cuestiones relevantes y que se desprenden de esta obra, tal y como apuntó Díaz Rubio, es que es necesario contar con la opinión de los usuarios. Y, señaló que a pesar de contar con un buen sistema sanitario, “necesita mejoras”. Por ello, refirió que es necesaria una evaluación y la posibilidad de “poder compararse para hacer mejor las cosas”. En este contexto, apuntó que además es necesario evitar la variabilidad e incorporar la innovación”. Para Díaz Rubio, no debe olvidarse que “no se debe perder la perspectiva y la labor del médico que sigue siendo básica, y los pacientes siguen valorando el trato de calidad y humano de estos profesionales. 

Por último, aseguró que el libro será un referente para todo el sistema sanitario, un libro que deberá ser consultado, estudiado y analizado. “Un libro será muy útil, no solo para los usuarios del sistema, sino también para los profesionales y políticos, a lo que les ayudará a planificar”, concluyó Diaz Rubio. 

 


Síguenos en redes sociales



lineagris-494

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments