Comparte esta noticia

AlerFHar, una alternativa de éxito para el uso seguro de medicamentos

Equipos de Alergología y Farmacia Hospitalaria del Hospital Getafe que ha participado en la iniciativa

F. SAN ROMÁN  |    14.12.2021 - 12:04

Cristina Martín, del Servicio de Farmacia del Hospital de Getafe, explica que la idea surgió como una alternativa para atender y prevenir las reacciones alérgicas a medicamentos, que “a veces suponen limitaciones importantes en la instauración/continuidad de tratamientos que se consideran efectivos y donde las alternativas terapéuticas son limitadas”.

Muchas veces “nos encontramos limitaciones a la hora de llevar a cabo todos estos procedimientos, especialmente debido a la falta de disponibilidad de baterías comerciales de medicamentos y excipientes en presentaciones que se adapten a los requerimientos para el diagnóstico y la desensibilización, teniendo muchas veces que recurrir a la formulación magistral sin la información suficiente”, asegura.

Entre otras cuestiones, la administración de estos medicamentos conlleva con frecuencia una manipulación previa (reconstitución, fraccionamiento, dosificación, mezclado o dilución), un acondicionamiento en el envase más apropiado y la identificación individualizada para el paciente al que están destinados”. A todo ello, además, se deben garantizar no sólo las condiciones idóneas desde la preparación hasta la administración, sino el mantenimiento de las condiciones de estabilidad, compatibilidad y penetración del fármaco para favorecer la sensibilidad de las pruebas, por lo que se deben adoptar las medidas necesarias para garantizar que las preparaciones son adecuadas para el uso al que están destinadas y que no suponen ningún riesgo para el paciente.

Ante esta cuestión se desarrolló una acción multidisciplinar entre el Servicio de Farmacia y Servicio de Alergología e Inmunología Clínica en el que participan facultativos especialistas, personal de enfermería, auxiliares de enfermería y técnicos de farmacia. Indirectamente, existen otros servicios implicados, como el Servicio de Medicina Interna, Oncología Médica y Medicina Intensiva, con el objetivo de protocolizar y centralizar en el Servicio de Farmacia (SF) la preparación de las formulaciones necesarias para estos procesos.

El objetivo era, por un lado, garantizar la preparación estéril de los fármacos cuya vía de administración sea intravenosa, intradérmica o intraepidérmica, al vez que se aseguraba una mayor precisión en las dosis empleadas y se aumentaba la sensibilidad y especificidad de las pruebas al emplearse, siempre que sea posible, materias primas que minimizan las interferencias debidas a excipiente, facilitando el el trabajo de los profesionales del Servicio de Alergia y reducir el riesgo de errores y problemas relacionados con los medicamentos al disponer de los preparados listos para su uso desde el SF.

Para desarrollarlo, en una primera fase, se conformó el equipo multidisciplinar, se definieron todos los procesos relacionados con la alergia a medicamentos, los procesos diagnósticos y de desensibilización de medicamentos, y se realizó un análisis de situación en cuanto a los problemas encontrados entorno a estos procesos.

De forma paralela, se trabajó activamente en la estandarización del proceso de elaboración de las diferentes formulaciones, para su elaboración en entorno controlado y siguiendo siempre procedimientos normalizados de trabajo.

En una fase posterior, se establecieron circuitos de prescripción electrónica, revisión y validación farmacéutica, elaboración, dispensación y registro de resultados. Se diferenciaron los circuitos de pruebas epicutáneas, pruebas intradérmicas e intraepidérmicas, pruebas de exposición controlada con placebo y mezclas de desensibilización a fármacos.

Además, un punto clave era la formación y se incorporó a la formación FIR una rotación en el Servicio de Alergología.

Según explica Martín, desde el inicio del programa se han desarrollado diferentes líneas de actuación e implantados circuitos entorno a las formulaciones implicadas en el diagnóstico y tratamiento de alergia a medicamentos.

En total, se han diseñado más de 60 procedimientos normalizados de trabajo para realización de pruebas epicutáneas correspondientes a diferentes medicamentos.  Cada prueba tiene su protocolo para realizar la prescripción de forma electrónica por paciente. Se hacen pruebas diagnósticas diariamente. En cada paciente se testan una media de 2 ± 1 parches. Se elaboran parches y controles de forma semanal según prescripción.

Igualmente, en el contexto de la pandemia producida por el COVID19, se diseñaron pruebas intradérmicas e intraepidérmicas con excipientes de vacunas contra el coronavirus (polietilenglicol, trometamol y polisorbato). A todos los pacientes estudiados, se testaron los 3 excipientes y en algunos además la vacuna a administrar. En algunos pacientes fue necesaria la contraindicación de la vacuna y en otros muchos se realizó la administración de la vacuna de forma controlada en el Hospital de Día de Alergología.

Respecto a las pruebas de exposición oral controladas con placebo, actualmente se preparan kits de provocación oral de 11 principios activos diferentes: ácido acetil salicilico, amoxicilina-clavulanico, amoxicilina, cefixima, cefuroxima axetilo, celecoxib, domperidona, meloxicam, metamizol, penicilina y tramadol. Al igual que en el caso de los parches epicutáneos para cada principio activo tiene un protocolo de elaboración normalizado y un protocolo de prescripción con instrucciones detalladas para su administración. Se está trabajando un protocolo de desensibilización de algunos de los antibióticos más frecuntes (meropenem, imipenem, ertapenem, ceftazidima, aztreonam, piperacilinatazobactam, ceftriaxona, ampicilina, cloxacilina) y de desensibilización de ácido acetil salicílico.

Actualmente, el programa AlerFHar se ha consolidado dentro del hospital “como una estrategia fundamental en el uso seguro de medicamentos para el diagnóstico y tratamiento de los pacientes con sospecha de alergia a medicamentos; para el paciente supone una garantía de calidad y seguridad que redunda en resultados en salud”, asegura Cristina Martín.

Las principales ventajas de la centralización de estas preparaciones en el Servicio de Farmacia son el “garantizar las condiciones idóneas desde la preparación hasta la administración; estabilidad, esterilidad, precisión de dosis, compatibilidad y penetración del fármaco para favorecer la sensibilidad de las pruebas”.

Haciendo balance de lo conseguido hasta ahora, Martín asegura que “para lograr el éxito de programas de mejora de este tipo es necesario comprender completamente el proceso de cambio y trabajar en estrecha colaboración con todos los profesionales implicados. En este sentido es fundamental la creación de equipos multidisciplinares. Formar parte de estos equipos incrementa la visibilidad y da valor a la labor del Servicio de Farmacia como pieza clave de la asistencia sanitaria”.

Igualmente, considera que “la experiencia del programa ha puesto en valor un área de trabajo ‘tradicional’ en los Servicios de Farmacia, que está cobrando una especial relevancia entre distintos servicios médicos y personal de enfermería, al facilitar la administración de dosis individualizadas (Pediatría, Cuidados Paliativos) y listas para su uso elaboradas con todos los requisitos de calidad. Para el paciente supone una garantía de calidad y seguridad que redunda en resultados en salud”.

Por ello, asegura, es un programa que “ha ofrecido excelentes resultados en un corto plazo de tiempo y fácilmente aplicable en otros hospitales con el Servicio de Alergología”.

 


Síguenos en redes sociales



lineagris-494

Innovación en Farmacia Hospitalaria

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments