Comparte esta noticia

El PP gana en CYL pero dependerá de apoyos externos para gobernar

Alfonso Fernandez Mañueco, candidato del PP a la presidencia de la Junta de Castilla y León.

CARLOS ARGANDA  |    13.02.2022 - 23:21

El Partido Popular ha ganado las elecciones en Castilla y León, pero el resultado alcanzado dista mucho del que Alfonso Fernandez Mañueco tenía en mente cuando convoco las elecciones el pasado mes de diciembre y, con 31 procuradores, aunque mejora los 29 de las elecciones anteriores, queda muy lejos de poder gobernar en solitario. El resultado de este 13F señala sin lugar a dudas la necesidad de acuerdos para asegurar la gobernabilidad de la región.

Vox, con 13 escaños, se perfila como el candidato con mayores opciones para acompañar a Mañueco en el Gobierno y ya en sus valoraciones iniciales de los resultados de este 13F se han mostrado dispuestos a reclamar la representatividad que proporcionalmente les correspondería. El presidente de esta formación, Santiago Abascal ha señalado en tono de broma que su candidato, Juan Garcia Gallardo, tenia “cara de vicepresidente” ya que Vox tiene “el derecho y el deber” de participar en el Gobierno.

Pese a esta valoración de quienes se perfilan como su socio futuro, el presidente en funciones, Fernández Mañueco, se resiste a aceptar los apoyos brindados por Vox y ha asegurado que hablará con todos, por orden de número de votos, para conformar “un gobierno de todos”. El intento buscaría para lograr las abstenciones necesarias para alcanzar el gobierno sin tener que incorporar a Vox en el Ejecutivo.

El PSOE, que en las anteriores elecciones había sido la primera fuerza, ha perdido siete escaños, mientras que el otro miembro del gobierno de coalición, Unidas Podemos, ha perdido un escaño.

Por su parte, Francisco Igea, ex vicepresidente del Gobierno regional y candidato de Ciudadanos, ha logrado revalidar su escaño, si bien es el único que tendrá la formación naranja.

Otro de los cambios relevantes que han arrojado los resultados de las elecciones es la irrupción de hasta tres partidos de carácter local-provincial en las Cortes de Castilla y León.

93 propuestas en Sanidad

El Partido Popular incluye en su programa electoral un total de 93 propuestas como oferta en materia de sanitaria a las elecciones del 13 de febrero en Castilla y León.

La oferta electoral del PP se centra en seguir desarrollando el modelo actual cuya gestión ha detentado desde hace más de dos décadas. La formación popular apuesta por la creación de una nueva ley de salud para la comunidad, el desarrollo de la innovación y la docencia, así como por impulsar un modelo de atención integral que contemple la parte asistencial, la preventiva y la sociosanitaria como “una única realidad sanitaria”.

En este plano sanitario no parecen observarse serios obstáculos para que PP y Vox puedan llegar a acuerdos. Pese a la tímida propuesta de la formación liderada por Abascal en materia sanitaria, que incluía una llamada a la mejora de la sanidad y veía a esta como un medio de paliar los estragos de la despoblación, el PP oponía una batería de medidas vinculadas a seguir desarrollando los proyectos propios de un partido que gobierna.

En Vox, las principales propuestas sanitarias que se pueden encontrar en su programa son la mejora del acceso a los centros de salud; extender las infraestructuras y reforzar las inversiones y el gasto sanitario, especialmente, en Atención Primaria.

El PP basa su programa electoral en el plano sanitario, en un total de ocho ejes, que se pueden resumir en tres máximas: programa de recuperación de profesionales en el medio rural; mejora en las demoras, tanto en Atención Primaria como Especializada y por último actualización de infraestructuras sanitarias que permitan precisamente aligerar las demoras y aportar al recursos a los municipios con menos densidad de habitantes.

La farmacia es uno de los medios que el PP planteaba como facilitadores de esa mejora de la calidad asistencial. Por un lado, el nuevo Ejecutivo de Fernández Mañueco tendrá que trabajar en uno de sus compromisos como es el desarrollo de la farmacia ambulatoria y avanzar en facilitar el acceso a la medicación de hospital a través de la farmacia comunitaria.

Por otro lado, el PP también se ha comprometido a impulsar el papel de la farmacia rural como elemento que fomente el seguimiento y la adherencia a los tratamientos por parte de los pacientes, así como a mejorar la situación de las farmacias VEC.

Igualmente, la formación popular también ha defendido el “seguir avanzando”, en sus relaciones con la industria farmacéutica y los proveedores a través de acuerdos de riesgo compartido, e incorporación de sistemas de evaluación y otras nuevas de gestión, con el fin de que “los ciudadanos puedan acceder a la innovación en sus tratamientos”.

A falta de iniciar a partir de los próximos días las conversaciones que podrán llevar a acuerdos políticos de cara al futuro, no cabe prever que las cuestiones sanitarias puedan centrar el eje de las negociaciones que afrontarán ambos partidos.

 


Síguenos en redes sociales



lineagris-494

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments