Comparte esta noticia

Nanopartículas poliméricas dirigidas a neuronas pueden reducir la obesidad

Imagen de la UIC de Barcelona.

DIARIOFARMA  |    03.03.2022 - 13:25

El Grupo de Investigación en Neurolípidos de UIC Barcelona ha liderado un estudio que concluye que utilizar nanopartículas poliméricas que encapsulan fármacos capaces de inhibir la proteína CPT1A, implicada en el metabolismo de lípidos en las neuronas, podría contribuir a reducir la sensación de hambre y a tratar la obesidad.

El estudio, publicado por Biomaterials Science, de la Royal Society of Chemistry y que también ha sido liderado por la investigadora del Innovation Center of Nanomedicine de Kawasaki (Japón), Sabina Quader, y con la participación de investigadores de la Universitat de Barcelona, se ha llevado a cabo in vitro e in vivo en animales con resultados muy prometedores, según ha explicado Rosalía Rodríguez, que ha liderado la investigación.

Rodríguez ha explicado que, para llevar a cabo el estudio, “se diseñaron nanopartículas poliméricas, que encapsulan fármacos capaces de inhibir una enzima implicada en el metabolismo de lípidos en las neuronas”. “Comprobamos primero en células neuronales y luego en esferoides de neuronas cómo las nanopartículas tenían una mayor capacidad de entrar en las neuronas en comparación con el fármaco libre”, ha añadido.

La investigadora y responsable del Grado en Ciencias Biomédicas de UIC Barcelona ha señalado que estudios previos ya habían demostrado que la inhibición específica de CPT1A en neuronas del hipotálamo, usando estrategias genéticas o fármacos, “reducía la ingesta y favorecía la pérdida de peso, aunque se producía un bloqueo en otros tejidos periféricos que se había relacionado con efectos indeseados de fármacos”. Por ello, según Rodríguez, era necesario “diseñar alguna estrategia que permitiera bloquear la CPT1A de forma selectiva en las neuronas del hipotálamo, sin afectar a otros tipos celulares del cerebro ni otros tejidos, para manejar la ingesta y la obesidad”. 

Según la investigadora, este estudio abre la posibilidad a usar nanomedicinas para dirigir una terapia a un tipo celular concreto en el cerebro y a tratar, además de la obesidad, otras enfermedades donde la CPT1A es importante, como el glioblastoma, el cáncer cerebral más frecuente y agresivo. “En uno de nuestros estudios, hemos demostrado también cómo el empleo de nanomedicinas facilita el acceso de fármacos que inhiben la CPT1A, y esto induce a una normalización del metabolismo de las células de glioblastoma frente al fármaco libre”, ha añadido.

Asimismo, Rosalía Rodríguez ha apuntado que también podrían beneficiarse de esta diana terapéutica “pacientes con patologías que impliquen una alteración del metabolismo de los lípidos en las neuronas del hipotálamo, como la diabetes tipo 2, e incluso el Alzheimer, ya que se sabe que la resistencia a la insulina o a la leptina a nivel central se produce en la obesidad y también se asocia a esta enfermedad”.

Para esta especialista, los resultados del estudio son un ejemplo más de cómo la nanomedicina “está avanzando a pasos agigantados para tratar enfermedades como el cáncer”, ya que permite liberar fármacos “de forma específica en una zona concreta del organismo, minimizando las reacciones adversas asociadas a efectos ‘off-target’”.

En el caso de la obesidad, Rodríguez ha insistido en que muchos fármacos no han funcionado debido a numerosos efectos adversos de carácter grave, “debido a la dificultad para dirigir la terapia al tejido de interés y abordar el problema de raíz”. “Nuestro siguiente paso, tras el éxito del estudio en ratones, es testar estas micelas en diferentes modelos de obesidad”, ha concluido.

 


Síguenos en redes sociales



lineagris-494

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments