Comparte esta noticia

En busca de la atención del futuro

Participantes en la reunión del Foro Instituto Empresa.

DIARIOFARMA  |    18.03.2022 - 14:02

El proceso de digitalización, el abordaje cada vez más personalizado de las enfermedades y la necesidad de desarrollar nuevas vías para garantizar un acceso temprano y equitativo a las innovaciones, garantizando la sostenibilidad a través de la medición de los resultados en salud, son algunos de los principales vectores que están impulsando la evolución que están experimentando los sistemas sanitarios, en especial a raíz de la aparición de la pandemia de Covid-19.

Esta nueva realidad abre la puerta a un nuevo modelo de industria farmacéutica capaz de una colaboración más estrecha con los sistemas sanitarios que se extienda más allá de la provisión de productos y se extienda a otras áreas de trabajo para convertirse en un auténtico socio estratégico proveedor de soluciones integradas basadas siempre en la ciencia, tanto en el ámbito del diagnóstico como en el del tratamiento y el análisis de los datos sanitarios.

Este modelo requiere una plena adaptación al entorno digital en las relaciones entre los distintos agentes que conforman el sistema sanitario, buscando estar a la vanguardia en el uso de herramientas virtuales para aprovechar todas las oportunidades que ofrece la tecnología, siempre con el objetivo de la mejora permanente de los resultados en salud en beneficio de los pacientes.

Así se planteó en el transcurso de la jornada Cambio de paradigma en la industria farmacéutica: cómo dar respuesta a la nueva realidad del sistema sanitario, organizada por el Programa Dirección e Innovación en el Sector Salud de IE Business School con la colaboración de Roche Farma, que contó con la participación los doctores Álvaro Rodríguez Lescure, representante de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), y José Soto, presidente de la Sociedad Española de Directivos de la Sanidad (SEDISA); así como Humberto Arnés, director general de Farmaindustria, y Federico Plaza, director de Corporate Affairs de Roche Farma.

“En el caso de Roche –explicó Federico Plaza–, el proceso de transformación ya venía de antes, pero sin duda la pandemia de Covid-19 ha acelerado la necesidad de ahondar en la digitalización para hacer realidad una nueva forma de trabajar con los sistemas sanitarios, más ágil, más flexible, más colaborativa, sin objetivos por ventas. Basándonos siempre en la ciencia y la apuesta por la innovación, queremos ser capaces de ofrecer respuestas integrales a las demandas de todos los agentes que intervienen en los sistemas sanitarios, desde los profesionales hasta los gestores y administraciones y pasando, por supuesto, por los pacientes”.

Para la compañía, este planteamiento supone también ser mucho más intensiva en I+D biomédica, y seguir trabajando para consolidar su papel como principal referencia en materia de medicina personalizada, al ser la única compañía que tiene bajo un mismo techo las tres bases de esta nueva medicina: el diagnóstico de precisión, el desarrollo de terapias avanzadas y el análisis de datos clínicos.

Este enfoque es el mejor punto de partida para asegurar la sostenibilidad de los sistemas sanitarios y el acceso a la innovación, y debe partir de redoblar los esfuerzos en investigación. Es por ello que Roche tiene entre sus objetivos duplicar su inversión en I+D en esta década hasta alcanzar los 20.000 millones de francos, con el fin de mejorar la eficiencia y la competitividad y reducir los costes de la innovación para la sociedad.

Todo ello requiere que la industria se dote de un modelo organizativo distinto, al tradicional, que ya no será sostenible en el futuro, estableciendo una nueva operativa que tenga la ciencia en el centro con el fin de brindar más soluciones a los pacientes y ser más coste-efectivos para los sistemas sanitarios, según se puso de manifiesto en la sesión, moderada por María Ángeles Moreno y Eduardo Jimenéz-Carlés, codirectores del Programa de Dirección e Innovación en el Sector Salud de IE Business School. En la práctica, esto supone no tener redes de ventas, sino ofrecer al sistema redes científicas que permitan desarrollar de forma conjunta con administraciones, gestores, profesionales y pacientes soluciones a los problemas que tiene que afrontar nuestro sistema sanitario, soluciones siempre medibles en resultados en salud.

“No se trata de ofrecer productos, sino resultados medibles en términos de salud en las distintas áreas terapéuticas partiendo de un modelo de empresa que en su funcionamiento se parezca más a una startup que a una big pharma tradicional”, agregó Federico Plaza.

 


Síguenos en redes sociales



lineagris-494

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments