Comparte esta noticia

Los expertos señalan a la innovación como la clave del futuro en las IMID

OLGA VILANOVA  |    09.05.2022 - 14:06

La apuesta por la innovación para contar con nuevas alternativas en el abordaje de las enfermedades inflamatorias inmunomediadas (IMID, por sus siglas en inglés) es una de las claves de futuro para el cambio de paradigma asistencial de los pacientes que sufren estas enfermedades. Una visión holística, contar con comités disciplinares, el avance en la investigación, así como la integración de nuevos medicamentos dentro del arsenal terapéutico, son para los expertos aspectos esenciales que deben tenerse en cuenta para un abordaje integral.

Con el objetivo de analizar la situación y diversos aspectos desde un punto de vista multidisciplinar, Diariofarma organiza una serie de Encuentros en diferentes comunidades autónomas para profundizar en el manejo de estas enfermedades y propiciar marcos de relación y colaboración entre profesionales. El Encuentro celebrado en Toledo para analizar la realidad de Castilla-La Mancha, contó con la participación de Carmen Encinas, directora general de Planificación, Ordenación e Inspección Sanitaria de Castilla-La Mancha; Azucena Hernández, jefa de Servicio de Reumatología del Hospital Universitario de Toledo; Dolores Barreda, jefa de Servicio de Farmacia del Hospital Virgen de la Luz de Cuenca y coordinadora del grupo Ethos, de Bioética y Ética Clínica, de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH); Daniel Hervías, FEA de Aparato Digestivo del Hospital General Universitario de Ciudad Real; Antonio Torralba, delegado de ConArtritis y presidente de la Fundación Instituto Inmunes y Rubén de la Fuente, director de Valor y Acceso de Galapagos España.

Necesidad de apostar por la innovación

Una de las cuestiones más relevantes abordadas fue la importancia de la innovación, asegurar el acceso a ella y su impacto en los resultados en salud. En el Encuentro quedó patente la necesidad de avanzar en el desarrollo de nuevas moléculas que den respuesta a los pacientes que aún no han podido controlar la enfermedad. Daniel Hervías expuso que aún “hay mucho que mejorar en estas patologías” por lo que la innovación futura debería aportar mejoras como las alcanzadas hasta el momento, que han supuesto “un cambio en la evolución de la enfermedad”. Por ello, enfatizó en que “cuantas más innovaciones lleguen, será mucho mejor”. Hervías también consideró necesario realizar una mejor gestión de la innovación y posicionar los medicamentos para que “el tratamiento que mejor se adapte” a cada paciente, llegue “cuanto antes”.

Por su parte, Carmen Encinas coincidió en que hay muchas personas con enfermedades crónicas incapacitantes a las que todavía no se ha dado solución. Por ese motivo, aseguró que las respuestas “tienen que venir de la mano de la innovación terapéutica y de la investigación constante para descubrir nuevas moléculas y dianas terapéuticas”. En este aspecto, hizo hincapié en que se necesita conocer las necesidades de los pacientes, ya que además de la terapéutica hay muchas otras soluciones. La directora general también señaló la importancia de los medicamentos igual de eficaces, pero más eficientes, al haber transcurrido el periodo de protección de las patentes, al tiempo que defendió los informes de posicionamiento terapéutico (IPTs) como una herramienta de gestión y eficiencia. En materia de información, destacó que en su comunidad se ha avanzado en indicadores que posibilitan a los profesionales conocer “qué pasa con sus pares”, al tiempo que permite “una prestación lo más homogénea posible”.

Respecto de la terapéutica de estas enfermedades a lo largo de la vida de los pacientes, Dolores Barreda expuso que van avanzando de una diana a otra según fracasan los tratamientos, por lo que también incidió en que es necesario favorecer la investigación para buscar tratamientos curativos y fomentar la investigación con datos en vida real para mejorar el conocimiento. A este respecto, la farmacéutica hospitalaria aseguró que gracias a los datos se podría avanzar en evaluar los protocolos, revisarlos y analizar por qué el tratamiento “no funciona en un porcentaje de pacientes”. Por todo ello, Dolores Barreda aseguró que, “si hay una enfermedad en la que hay que cambiar el paradigma de la financiación, de la innovación y del tratamiento, no se le ocurre mejor grupo de enfermedades que las IMID”.

El representante de los pacientes también coincidió en que es fundamental seguir investigando para obtener un conocimiento mayor de cómo abordar estas enfermedades. Según dijo Antonio Torralba, cuantos más fármacos se tengan disponibles, mucho mejor será el cuidado de las personas. Además, así los clínicos “contarán con un arsenal terapéutico que podrán destinar según el perfil del paciente”, indicó. El representante de Conartritis destacó que la llegada de las terapias biológicas supuso “un cambio de paradigma brutal”.

La afirmación de Torralba fue asumida por Azucena Hernández, quien destacó que en los últimos años ha habido “un cambio de paradigma muy importante”, que además de por la innovación se debería también a “la forma de tratarlas”. Este avance, no obstante, “no es suficiente” ya que, según explicó, “se necesitan terapias más potentes y dirigidas”. Para lograr este objetivo, aseguró que se precisan “muchas dianas terapéuticas” para dar respuesta a quienes aún no se benefician del tratamiento. Por ello, consideró necesario conocer exactamente las necesidades de cada paciente y ofrecerle el tratamiento oportuno.

Por su parte, Rubén de la Fuente destacó que este tipo de enfermedades crónicas es esencial que se aborden desde un enfoque innovador, entendiendo la innovación de una manera amplia: desde el medicamento a la gestión, pasando por la coordinación y también en las decisiones que se adoptan. El representante de Galapagos resaltó que un tratamiento que aporte valor siempre es una buena noticia ya que los fármacos innovadores “están siendo parte de la solución”. Por ese motivo coincidió con otros participantes en que las empresas innovadoras no se deben conformar y tienen que apostar por obtener fármacos que consigan “curar e incluso regenerar” el daño provocado por la enfermedad.

Más pacientes y de forma más temprana

Por otro lado, De la Fuente hizo referencia al incremento de inversión en IMID que se está produciendo en las comunidades autónomas. Este experto destacó que este aumento en tratamientos se produce por la incorporación de pacientes a tratamientos cada vez más efectivos en fases más tempranas de evolución de la enfermedad, por lo que parte del incremento se debe a un mejor abordaje de los pacientes con estos medicamentos más coste-eficientes, que no solo son biosimilares, sino también innovadores con nuevas dianas terapéuticas, que “ayudan a la sostenibilidad del Sistema y a que se puedan incorporar más pacientes a los tratamientos”.

A este respecto, quiso señalar que, aunque defiende la protocolización como marco organizativo y facilitador de las decisiones terapéuticas, “es importante tener en cuenta qué es lo que necesita cada paciente concreto”; ya que, “a menudo, el tratamiento menos coste-eficiente es aquel que no encaja con la situación del propio paciente”. Por ese motivo, hacer pasar por distintos tratamientos a un paciente como consecuencia de la aplicación de un protocolo, en vez de avanzar hacia la diana más adecuada, retrasa la obtención de resultados, con lo que “el protocolo estaría perjudicando tanto al sistema como al propio paciente”.

Por su parte, Encinas defendió que “no es bueno saltarse alternativas terapéuticas” y afirmó que el uso de medicamentos, como los fármacos modificadores de la enfermedad (FAMEs), está aportando soluciones para muchos pacientes.

En materia de medicamentos, Barreda también expuso que existen tratamientos para estas enfermedades que no se encuentran financiados, a pesar de que se ha demostrado que son eficientes. Esta situación “éticamente presenta problemas”, por lo que “no debe obviarse”.

El impacto económico

A lo largo del Encuentro los expertos también abordaron el impacto económico de las IMID. Hervías aseguró que es necesario hacer un esfuerzo con el objetivo de que la mayoría de los pacientes puedan hacer uso de tratamientos efectivos. Para Barreda el impacto económico en estas enfermedades es “grandísimo”, alcanzando un 22% en el presupuesto de farmacia del ejercicio 2021, cifra que asciende a 40 millones de euros en toda la región. Pese a estas cifras, Torralba hizo hincapié en que en estas enfermedades siempre se mira la parte económica directa, pero debe tenerse en cuenta los gastos indirectos y la variable social ya que para el paciente es “un coste importante”. Con él coincidió Rubén de la Fuente, quien puso de manifiesto que en el total de la enfermedad el coste del fármaco “es muy bajo”, a pesar de que este sea importante para el sistema.

Por otro lado, el representante de los pacientes defendió que los profesionales puedan tener las manos libres para prescribir la terapia que necesitan los pacientes. Como paciente señaló que es esencial intentar hacer una atención holística para que los pacientes tengan calidad de vida. A este respecto, Torralba hizo hincapié en que los pacientes “no quieren hacer una vida normal, sino normalizar su vida”, por lo que si se es capaz de gestionar bien la enfermedad se obtendrá mayor calidad de vida para los pacientes

La farmacéutica hospitalaria también defendió que se garantice la financiación de los medicamentos incluidos en la cartera “por un mínimo de cinco años” para asegurar el acceso a las innovaciones. Además, Barreda reclamó la financiación pública de “aquello que aporte valor” para hacer “eficiente” el presupuesto y asegurar la equidad en el acceso. Por otro lado, defendió la necesidad de mantener el protocolo y los distintos escalones terapéuticos evaluando, eso sí, los resultados en salud, para lo que también consideró necesario establecer un observatorio estatal de resultados.

Abordaje integral

Los expertos también analizaron la situación actual del proceso asistencial en estas enfermedades y, en este contexto, Daniel Hervías señaló la importancia de contar con comités multidisciplinares y abordar la falta de comunicación existente. Este experto, no olvidó, destacar que es necesario poner al paciente “dentro del sistema” y que los tratamientos sean compartidos con estos. Para Hervías es necesario “poder individualizar más” los tratamientos y destacó que las necesidades no cubiertas se deben afrontar por equipos multidisciplinares, siendo la comunicación médico-paciente esencial.

Acerca de esta cuestión, Carmen Encinas aseguró que “lo idóneo” es ahondar en un modelo integral de ayuda a la recuperación, que ayude a prevenir y retrasar la aparición de síntomas y que disminuya la progresión de la enfermedad una vez que está instaurada y que les ayude a mejorar su calidad de vida, y que les ayudemos a disminuir las frecuentaciones innecesarias a los recursos asistenciales, y que los profesionales puedan aportar y difundir las mejoras prácticas en el manejo de los pacientes y lo hagan en red. Para “impregnar” en toda la organización “lo mejor para estos pacientes”, la directora general destacó la importancia del Plan de Salud de la comunidad autónoma.

Para el representante de los pacientes es necesario abordar estas necesidades, ya que acompañan al paciente durante toda la vida y provocan un impacto a nivel psicológico muy relevante. En este sentido, también hizo referencia a la importancia de las terapias complementarias, tales como, la terapia ocupacional y la fisioterapia que posibilitan mejorar la calidad de vida de los pacientes y que no están cubiertas por el sistema. Por ello, según él, es esencial no ir hacía inversiones estancas ya que repercuten en los pacientes, o en su caso, en los familiares. Y, aunque “se ve un avance, no es suficiente”.

Además de destacarse por todos los participantes en el Encuentro, la importancia de la participación de los pacientes, otras de las cuestiones en las que Encinas puso especial énfasis fue la importancia de abordar una mejora en el ámbito asistencial hacia la humanización e impulsando la integración y coordinación entre niveles asistenciales, con actuaciones asistenciales en el ámbito sociosanitario y que se aumenten las intervenciones en el domicilio de las personas en muchos momentos de la enfermedad.

 


Síguenos en redes sociales



lineagris-494

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments