Comparte esta noticia

Montserrat reitera que el copago no está en la agenda, pero C’s se lo anota

La ministra de Sanidad Dolors Montserrat, en la Comisión del Congreso de los Diputados

La ministra de Sanidad Dolors Montserrat, en la Comisión del Congreso de los Diputados

CARLOS ARGANDA  |    31.01.2017 - 18:53

La ministra de Sanidad ha confirmado que “no está en la agenda del Gobierno” modificar el copago en esta legislatura. Lo ha afirmado durante la que ha sido su quinta comparecencia en Las Cortes en los 89 días que lleva en el cargo. A pesar de ello, Ciudadanos ha planteado que la actualización del copago está en el acuerdo de investidura y, por tanto, es un compromiso a cumplir.

Dolors Montserrat ha realizado un repaso histórico y geográfico, por otros países, de la situación del copago farmacéutico y sanitario. Ha explicado que el copago se instauró en nuestro país en 1967, afectando tanto a activos como a pensionistas y a lo largo de los últimos cincuenta años ha ido sufriendo determinadas modificaciones que han ido reduciendo o limitando las aportaciones. En primer lugar para los tratamientos crónicos, posteriormente limitando el pago de los pensionistas, e incluso subiendo los porcentajes de aportaciones hasta llegar a 2012 cuando se cambió por un “sistema más justo” que dejaba de basarse en sistemas de edad para pasar a considerar la renta para calcular los porcentajes de copago.

La ministra también se ha comparado con otros países de nuestro entorno, que en su gran mayoría tienen copagos sanitarios asistenciales, algo que no existen en nuestro país. Además, Montserrat ha explicado que “solo reino Unido, Dinamarca y España limitan la aportación de copago farmacéutico para evitar que sean una barrera”

Todas estas explicaciones no han servido para impedir que la mayor parte de los grupos parlamentarios reclamen cambios, si no eliminación, en el copago de medicamentos. Una petición que se ha producido a pesar de que, como ha señalado Montserrat, a lo largo de los últimos 50 años “ningún partido político, ningún grupo en el parlamento, se ha opuesto a la esencia del sistema”.

Las intervenciones de los grupos de la oposición han sido iniciadas por el portavoz del Partido Demócrata Catalán, Carles Campuzano, que ha reclamado de la ministra “repensar” el sistema de copago, que no es “suficientemente equitativo” especialmente para los enfermos crónicos, una situación a la que habrá que dar solución en los próximos tiempos ya que para el diputado catalán, está claro que “la actual mayoría parlamentaria va a obligar si o si a repensar el sistema de copago”.

Por su parte, la representante de Comprimís, Marta Sorlí, ha rechazado el copago farmacéutico y, aunque ha reconocido que ya existía antes del Real Decreto-ley 16/2012, “ahora estamos ante el repago”. Por ese motivo, ha propuesto a la ministra “apretar las tuercas a las empresas farmacéuticas” si quiere ahorrar en gasto farmacéutica.

 

Injusto, ineficaz e innecesario

El portavoz del PSOE, Jesús María Fernández ha descrito el copago como injusto, ineficaz e innecesario. Para Fernández, el copago de los pensonistas es injusto porque les ha supuesto un incremento del gasto en 90 euros al año, mientras que las pensiones se han revalorizado en 21. También lo ha tachado de ineficaz en la búsqueda de control del gasto farmacéutico puesto que “no ha corregido el gasto farmacéutico por recetas”. Según ha explicado, en 2011 creció menos el número de recetas que en 2016. Por tanto, para Fernández, “es falso que el copago haya reducido el incremento del número de recetas”. Además, ha rechazado el efecto del mismo sobre la acumulación de medicamentos en los domicilios. Según ha explicado, en 2015 se recogieron 400 toneladas más de medicamentos en el Sigre que en 2011.

Fernández también ha tachado al copago de “innecesario” ya que hay “otras medidas que se pueden poner en marcha como optimizar la prescripción, impulsar los genéricos, educación, conciliación de medicamentos, mejor negociación de precios, desarrollo de precios seleccionados”.

Por su parte, la portavoz de Unidos Podemos, Marta Sibina, ha señalado que el copago “transfiere gastos a un paciente pero no corrige su evolución”, por lo que no es eficaz. Según ella, “para sobre el gasto hay que modificar el modelo de innovación y poner criterios de transparencia controlando especialmente el gasto hospitalario”. Por ese motivo, y dado que los copagos hacen reducir la demanda de “medicamentos prescritos por un médico”, ha reclamado de la ministra la creación de un listado de medicamentos esenciales, evaluar los medicamentos desfinanciados y evaluar el impacto del copago.

El portavoz del PNV, Joseba Aguirretxea, se ha mostrado escéptico acerca de cómo habrían transcurrido los acontecimientos si no se hubiera protestado cuando la ministra habló de los nuevos tramos del copago. El diputado vasco señaló también que el RDL 16/2012 no convence a ningún otro grupo distinto del PP porque “era un decreto económico que se vistió de bondades sanitarias”.

 

En el acuerdo de investidura

Francisco Igea, portavoz de Ciudadanos, reclamó abandonar la demagogia habitual cuando se habla de este asunto y puso encima de la mesa que el copago sirve para moderar el consumo, lo cual era una necesidad en España dado que somos uno de los países con mayor consumo farmacéutico de Europa. No obstante, también puso encima de la mesa que si hay elementos que influyen en una peor adherencia a los tratamientos y, por tanto, un perjuicio sanitario, “hay que corregirlo”. Por ese motivo, contradijo a la ministra de Sanidad y aseguró que tanto el Gobierno como Ciudadanos “sí tienen en la agenda modificar el copago porque está en el acuerdo de investidura”, un acuerdo que “no es para cinco minutos y se tiene que cumplir”. Y para poner encima de la mesa cuestiones concretas que cambiar, explicó que su grupo había registrado una Proposición No de Ley sobre el copago para ser debatida próximamente.

Por último, el portavoz del PP, Rubén Moreno, no quiso confirmar que el partido del Gobierno avanzaría en la búsqueda de una modificación del sistema de copago actual, aunque explicó que “si hay un acuerdo general, si va en favor de la sostenibilidad y la equidad del ciudadano, debería hacerse”. No obstante, en relación al sistema actual planteó que parecía lógico en su momento que fuera apoyado por todos los grupos al entender que buscaba que se pagara en función de renta: “Creía que era un principio general que apoyaba todo el mundo, pero es obvio que era retórica”. También puso de manifiesto que durante la X legislatura, la primera de Mariano Rajoy, todos los grupos apoyaron que se revisaran los tramos.

 

Diferencias entre funcionarios jubilados y otros pensionistas

En relación al impacto que el copago tiene sobre los pensionistas, Moreno cifró en 3,6 euros mensuales el promedio de aportación. Además, recordó que en nuestro país hay miles o cientos de miles de pensionistas que pagan copago y siempre lo han pagado. Se refería a los pensionistas de clases pasivas, los funcionarios, que tienen una aportación del 30%. Además, este grupo poblacional de funcionarios jubilados consume un 40% menos de medicamentos que los pensionistas del régimen general. Por ese motivo, Moreno se preguntó si los pensionistas de clases pasivas están menos enfermos que el resto.

En relación a la desfinanciación de medicamentos Moreno recordó que el primer medicamentazo tuvo lugar en 1993 por un Gobierno del PSOE. Y los fondos que se obtienen permite la financiación de medicamentos “que la gente no puede pagar”.

En su réplica la ministra de Sanidad señaló que no hay estudios fiables de abandono terapéutico por problemas económicos, afirmación que fue criticada por Igea, quien achacó la falta de estudios oficiales, precisamente al Gobierno que no los ha querido hacer. Pero citó estudios independientes que han analizado la cuestión.

Podemos, por su parte, ha anunciado que pedirá “una subcomisión de acceso al medicamento y que evalúe que está pasando con la industria farmacéutica”.

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz