Comparte esta noticia

Desabastecimientos: un problema en auge con diferentes causas

Ema Paulino, consejera delegada interina de la FIP, en el VII Foro de la Distribución.

FRAN ROSA  |    20.02.2018 - 17:30

Durante el VII Foro de la Distribución Farmacéutica, organizado por Fedifar y Merck, fueron varios los agentes que señalaron que los desabastecimientos constituyen un problema creciente en los últimos años y casi todos coincidieron en que no se puede establecer una única causa para los mismos. Empezando, además, porque no hay un consenso en torno a la definición del término, ya que unos lo sitúan en la inexistencia del producto y otros en la falta de suministro.

En lo que respecta a la evolución del problema, Enma Paulino, consejera delegada interina de la Federación Farmacéutica Internacional (FIP), destacó cómo el problema de los desabastecimientos ha ido "en aumento" en los últimos años en países como Estados Unidos, aludiendo a un estudio de la Universidad de Utah, así como en la Unión Europea, aunque señaló que hay diferencias entre ambas regiones, ya que en el país norteamericano "éstos afectan más a los genéricos que a las marcas, mientras que en Europea hay más problemas con las segundas".

Bajando al ámbito nacional, el jefe del Departamento de Medicamentos de Uso Humano de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps), constató que "desde 2010 a 2016 el problema ha ido creciendo", y puso como ejemplo el incremento de solicitudes de medicamentos extranjeros, que se han situado entre las 20.000-30.000 (incluso se ha llegado a superar la cifra algún año) entre 2014 y 2017. "No todos se traen por desabastecimiento, pero la mayoría sí", subrayó, descartando que en nuestro país se pueda considerar que sea una cuestión de marcas o genéricos, es decir, que afecta a todos por igual.

Tal es la preocupación entre las autoridades, reconoció Hernández, "que está entre las prioridades de salud pública de las autoridades europeas para 2020 y es uno de los temas centrales de la agenda de la red de agencias europeas". Asimismo, se refirió a "la puesta en marcha en España del Plan de Garantías de abastecimiento, hace dos años", y también al "trabajo conjunto que viene realizando la Aemps con la Agencia Europea de Medicamentos (EMA)" para tratar de poner bajo control y solucionar este tema, ante el que se han quejado con especial insistencia los países con ingresos más bajos dentro de la Unión, aunque Paulino reconoció que estos se han extendido hasta otros como Francia.

Además de Hernández, Carmen Valdés, especialista en Medicina Familiar y Comunitaria del CS Fuencarral, en Madrid; Miguel Ángel Gastelurrutia, titular de una oficina de farmacia en San Sebastián; Alberto Morell, jefe del Servicio de Farmacia del Hospital General Universitario La Princesa, en Madrid, y Ana Sánchez, responsable de Salud y Alimentación de la Organización de Consumidores y Usuarios, constataron que el problema de los desabastecimientos de medicamentos es problema cada vez más común que provoca desconfianza en los pacientes, puede generar problemas relacionados con la medicación, implica importantes costes de gestión y puede derivar en costes también para el sistema sanitario por la necesidad de aplicar alternativas terapéuticas más caras.

Las múltiples causas

En lo que respecta a las causas, Paulino hizo mucho hincapié en las económicas. Y es que, en su opinión, se trata de un problema agudizado como consecuencia de la crisis. Primeramente, señaló que "las grandes bajadas de precios hacen que la comercialización de determinados productos no sea atractiva para los laboratorios". En esto incidió Morell, que propuso el establecimiento de suelos "para no quedarnos sin medicamentos con alto impacto clínico a los que se ponen precios bajísimos", y Hernández reconoció el Ministerio de Sanidad trabaja en medidas para que eso no ocurra. 

Aunque no siempre los laboratorios son las víctimas de una política excesiva de reducción de precios, sino que a veces pueden llegar a ser los causantes del desabastecimiento, como señaló Sánchez, abrazándose a prácticas de posición dominante, como ocurrió con Aspen en 2014, que llegó a elevar el precio de varios productos sin alternativa terapéutica, para los que compró la licencia a GSK, hasta un 1.500%, una acción que le costó una sanción de la autoridad italiana de la Competencia y la decisión de las autoridades españolas de retirar la autorización de comercialización.   

Siguiendo con los precios y márgenes poco atractivos, Paulino señaló también a farmacias y mayoristas "a los que no les es rentable disponer de un stock adecuado" y que en algunos casos, refiriéndose sobre todo a estos últimos, habrían optado por la exportación para ganar margen, generando con ello desabastecimientos en sus países de implantaciónUnas prácticas ante las que la industria actuó aplicando los famosos cupos, como reconoció el director general de Farmaindustria, Humberto Arnés, quien señaló que se trata de un fenómeno "que ya ocurre menos". Los representantes de la distribución que había en la sala, incluido el presidente de Fedifar, Eladio González, insistieron en que se trata de un problema del pasado. De hecho, éste último señaló la incidencia de los cupos en la dificultad para suministrar, así como la falta de coordinación entre comunidades autónomas.

Finalmente, la consejera delegada interina de la FIP, hizo referencia, dentro de las causas económico-regulatorias, a "los concursos que resultan adjudicados a un único proveedor" y los retrasos en la autorización de comercialización" por parte de las autoridades, un aspecto que fue reconocido también por Hernández. 

Concursos con único adjudicatario

Junto a estas causas económicas, Paulino situó las que tienen que ver con cuestiones menos previsibles, como son las derivadas de problemas de fabricación o incrementos inesperados de la demanda. Asimismo, citando el caso estadounidense, se refirió a un alto porcentaje de desabastecimientos (el 47% en aquel país) que permanecen asociados a "causas desconocidos", lo que ayuda a entender la necesidad de transparentar procesos y generar información con respecto a la actividad de la cadena de suministro.

En línea con lo afirmado por la representante de la FIP, Hernández concluyó que hay multiplicidad de causas que detrás de los desabastecimientos, las cuales, además, "muchas veces están relacionadas unas con otras". Asimismo, se refirió una de la que se habla poco y que tiene que ver, precisamente, con la intervención de las autoridades. "A veces generamos alertas ante un problema de abastecimiento que terminan agravándolo, ya que se produce el fenómeno de acaparamiento", aseguró.

banner-newsletter-bajo-noticia2

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz