Comparte esta noticia

Medicamentos innovadores: ¿cuestan tanto como se indica en su precio?

CARLOS ARGANDA  |    20.04.2018 - 11:32

El precio de los medicamentos innovadores es, desde hace unos años, motivo de crítica y de ocultamiento casi a partes iguales. En los últimos tiempos han sido cada vez más frecuentes las noticias de medicamentos cuyo precio por paciente superaba ampliamente los 100.000 euros anuales y son habituales los precios de varias decenas de miles de euros. Pero, ¿hasta qué punto son reales esos precios de los que se habla? ¿Son esos precios iguales al coste del sistema?

La respuesta rápida y más ajustada a la realidad es que los precios de los que se habla no son reales ni exactos, al menos en lo que se refiere al coste que asume el Sistema Nacional de Salud (SNS). En algunos, no pocos, casos existen importantes diferencias entre el precio facial del medicamento y el que finalmente tiene que pagar el SNS en nuestro país. De este modo, se puede afirmar que los medicamentos hospitalarios en nuestro país no cuestan lo que se indica como su precio.

No vamos a negar que la factura farmacéutica presenta una tendencia creciente. Pero las cifras objetivas de su análisis permiten asegurar que el crecimiento, al menos de momento, es asumible, a consecuencia de las medidas de gestión de la prestación farmacéutica puestas en marcha en los últimos años, pero especialmente porque se ha debido a importantes avances sanitarios que han revolucionado algunas enfermedades como la hepatitis C. Y el efecto de esos avances no solo en términos sanitarios, sino también en términos económicos y sociales, debe ser tenido en cuenta para valorar si los recursos destinados se han utilizado de forma eficiente y, por tanto, ha sido una inversión o si, por el contrario, solo ha sido un gasto.

El gasto público en medicamentos ha subido un 7,3% desde 2011

Desde 2011 a 2017 el gasto público total en medicamentos ha crecido un 7,3% al pasar de 15.398 a 16.522 millones de euros en la suma del gasto en receta y gasto hospitalario de las comunidades autónomas. Este incremento de 1.124 millones al año corresponde casi al milímetro con el incremento de inversión que requirió la hepatitis C, si bien en los últimos ejercicios ese gasto se está absorbiendo por otras áreas terapéuticas que están aportando importantes innovaciones farmacológicas.

Pese a esas grandes cifras, si nos fijamos únicamente en el gasto hospitalario, es cierto que se ha incrementado un 49,4% desde 2011, pero la cuantía, 2.100 millones, de nuevo, parece estar en línea con la del incremento de inversión realizado para las últimas novedades. Además, hay que tener en cuenta que a las innovaciones incorporadas a la cartera hay que sumarle el importante impacto que han tenido sobre las cuentas de la farmacia hospitalaria la dispensación de medicamentos que previamente se dispensaban en las oficinas de farmacia.

Pero volviendo al principio y a la pregunta de si los precios de los medicamentos innovadores son tan elevados como parece, es necesario dejar clara una circunstancia. En nuestro país, al igual que en la mayoría de los países europeos el precio que se conoce de los medicamentos dista bastante, en algunos casos una enormidad, del precio financiado que finalmente paga el SNS. Esta diferencia se permite desde el Real Decreto-ley 16/2012 y facilita la existencia de un precio autorizado para el ámbito privado superior que el que se aplica al sector público.

¿Y por qué no se conocen los precios reales de cada país? No se conocen por dos motivos. En primer lugar, para que los acuerdos alcanzados en un territorio, como puede ser el SNS español que se beneficie de su peso en magnitud y se tenga en cuenta la situación económica del país, seas trasladados a otros países que podrían afrontar un mayor coste, de forma que se aseguren el retorno de la inversión.

En este sentido, hay que recordar que ha sido una práctica habitual de los procedimientos de fijación de precio de los medicamentos tomar referencias internacionales de precios de los medicamentos de modo que un país podía fijar sus precios en función de los establecidos en los países de su entorno. España, sin ir más lejos estableció que su precio sería el menor de la Unión Europea tras una época en la que se establecía que estaría en la media. Ahora mismo, nuestro país ha abandonado esta práctica debido a la dificultad de conocer los precios reales de cada país.

Pero, además, estos precios duales, diferentes para él ámbito público y el privado, tienen como intención también poner trabas al comercio paralelo que ha causado en el pasado importantes situaciones de desabastecimiento en nuestro país, especialmente en el ámbito de la atención primaria.

Precio financiado hasta un 81% inferior al precio públicado

Un análisis realizado por Diariofarma sobre un total de 321 medicamentos que tienen autorizado un precio notificado diferente al de facturación sugiere que existen diferencias muy importantes entre los precios que se conocen de los medicamentos del ámbito hospitalario y los precios reales que finalmente acaban siendo facturados al SNS. Unos precios que, no obstante, ni siquiera son los definitivos ya que se les aplica deducciones por el Real Decreto-ley 8/2010 del 4%; 7,5% o 15%, además de poder ser aún menores gracias a políticas comerciales y descuentos que se puedan aplicar por parte de las compañías a sus compradores.

Del análisis realizado por Diariofarma, sin tener en cuenta las deducciones del RDL 8/2010 o los descuentos comerciales, se desprende que la reducción que se aplica sobre el PVL o el PVP público para obtener el precio de financiación es del 27,31% de media, oscilando entre una rebaja del 81,12% y un 0,2%.

En este sentido, cabe destacar que  la reducción desde el precio público al confidencial es superior al 75% en dos medicamentos, mientras que en otros 42 casos oscila entre el 50 y el 75%. Una diferencia de precio entre el 20% y el 50% se registra en 124 ocasiones y entre el 10 y 20% en otras 99. Por último, 35 presentaciones reducen el precio financiado entre el 5 y el 10%, mientras que 19 presentaciones tienen fijado un precio financiado que es inferior en menos del 5% al precio público.

Uno de los casos más relevantes, de los que no hemos considerado necesario desvelar sus nombres o laboratorios comercializadores, pueden ser el de un medicamento cuyo PVL de facturación es de 5,06 euros, mientras que el precio facial visible por el público es de 26,8 euros a PVL, una reducción del 81,2%. Otro caso llamativo es el de un medicamento que presenta PVL público de más de 13.800 euros, pero su PVL de facturación al SNS se queda en poco más de 3.800, una diferencia de más de 10.000 euros por envase y un 72,3% porcentualmente. No es un caso aislado. Hasta nueve medicamentos presentan diferencias superiores a 5.000 euros entre su precio confidencial y el público y otros 35 medicamentos tienen diferencia entre 1.000 y 5.000 euros.

En el análisis realizado también se observan diferencias entre los precios financiados y los públicos en función de las compañías. Hay algunas que tienen uno o dos diferenciales fijos que aplican a todos sus productos, otras que tienen diferenciales de precio muy importantes en casi todos sus medicamentos y otras en las que los diferenciales son bastante menores.

Por otro lado, no se encuentran diferencias en cuanto a si la calificación del medicamento es de Uso Hospitalario o si, por el contrario se trata de medicamentos de dispensación hospitalaria sin cupón precinto. Los porcentajes máximos, mínimos y las medias de diferencia entre el precio confidencial y el público en ambos casos son similares. Donde sí que se observan diferencias es en los envases clínicos, cuyo diferencial de precio es mucho menos a los casos anteriores.

Todas estas diferencias de precio observadas entre lo que se autoriza como precio notificado y lo que finalmente paga el SNS no se suelen tener en cuenta cuando se habla de los precios de los medicamentos en nuestro país, su evolución e impacto en el gasto farmacéutico. En este sentido, hace unos días, la plataforma 'No es Sano' publicó un informe en el que criticaba los precios de los medicamentos en España. Para hacerlo utilizaba diferentes ejemplos de medicamentos y comparaba sus precios con los de otros países. Pues bien, la diferencia entre los precios expuestos por el informe y el real coste de adquisición de esos mismo medicamentos, sin tener en cuenta ofertas comerciales y descuentos, sino solo el precio financiado y las deducciones del 7,5%, oscilan entre un 11,2% y un 34%, de modo que los precios expuestos por el informe no se aproximarían a la realidad.

Precios de los medicamentos, ¿secreto empresarial?

Toda esta situación viene dada por la opacidad existente en relación a la realidad de los precios. La industria farmacéutica guarda celosamente la información sobre sus precios reales tanto de cara a su utilización en otros países como frente a su competencia. Por ese motivo, Farmaindustria está procurando incorporar en la nueva Ley de Secretos Empresariales, que se encuentra actualmente en tramitación parlamentaria, una disposición que ampare la confidencialidad de los precios de los medicamentos exclusivos.

A este respecto, cabe recordar que hace unas semanas, la Comunidad Valenciana convocó tres acuerdos marco para la adquisición de diversos medicamentos huérfanos, oncológicos y anticuerpos monoclonales y desveló los precios de adquisición. Ante esta situación, que ha causado estupor en diversas compañías, muchas de ellas han estado sopesando si presentan oferta y condenan la negociación de precios en otros productos o si dan por perdida la Comunidad Valenciana ante el riesgo de que su indicación se cubra por otro medicamento diferente. El plazo para presentar ofertas finalizaba el pasado lunes 16 de marzo, pero a consecuencia de algunos errores en los pliegos se ha ampliado el mismo. En las próximas fechas se conocerá si se han cubierto los lotes.

banner-newsletter-bajo-noticia2

lineagris-494

Comentarios

2 Comentarios on "Medicamentos innovadores: ¿cuestan tanto como se indica en su precio?"

avatar
Gonzalo
Gonzalo

1.- Los medicamentos pagados con dinero publico necesitan transparencia total sobre el precio neto final que se paga por ellos.

2.- ¿Cuanto no estará engordado el precio inicial de salida del medicamento para que se pueda llegar a negociar 81% de descuento? ¿Cuanto?

3.- Si en cualquier mercado la competencia y la ley que lo regula ha de estar a los ojos de todo el mundo. no digo nada cuando hablamos de medicamentos pagados con dinero publico.

Joan Rovira
Joan Rovira
El funcionamiento del mercado como mecanismo de asignación eficiente (la famosa mano invisible de Adam Smith) requiere que los precios de los bienes que se intercambian sean conocidos por los agentes del mercado compradores y vendedores. Por otra parte, en un sistema democrático comprometido con la transparencia como mecanismo para combatir las posibilidades de corrupción y permitir la rendición de cuentas, las compras públicas - y la regulación de precios - se deben llevar a cabo mediante mecanismos competitivos y, en cualquier caso, con total transparencia de los precios de compra por entidades públicas. Si no se dan estas condiciones… Read more »
wpDiscuz