Comparte esta noticia

Lo que une y separa a ‘las tres izquierdas’ en Sanidad de cara al 10N

Íñigo Errejón, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias

FRAN ROSA  |    04.11.2019 - 19:56

En lo que respecta a las elecciones del próximo 10 de noviembre (10N), existe un especial interés por el reparto de apoyos que obtendrán las tres izquierdas (PSOE, Unidas Podemos y Más País), y las tres derechas (PP, Ciudadanos y VOX), ya que, descartada la posibilidad de un Gobierno en solitario, de él saldrán las posibles combinaciones para formar el próximo Ejecutivo. Por eso, Diariofarma ha tratado de analizar, por bloques, las similitudes y diferencias entre formaciones, con el fin de proporcionar al lector una idea de lo que proponen en materia sanitaria y farmacéutica cada una de ellas.

En el grupo que conforman las tres izquierdas, cabe destacar, en primer lugar, la atención que todas ellas prestan a la cuestión de la financiación y los recursos, partiendo de un reconocimiento general de la necesidad de elevar los fondos para Sanidad. Eso, aunque no coincidan en el porcentaje del PIB al que habría que llegar para hacer sostenible el sistema. El PSOE propone llegar hasta el 7% en 2023, mientras que Unidas Podemos eleva la cifra al 7,5% y Más País se remite a proponer un aumento del gasto que nos haga converger con las cifras de los países de nuestro entorno, "blindando unos niveles mínimos de gasto sanitario total (mediante variables compuestas que incluyan gasto como % del PIB y gasto por habitante) y unos porcentajes mínimos para Atención Primaria y Salud Pública".

El PSOE estima que esa elevación de recursos servirá para compensar la pérdida del Fondo de Cohesión y el desarrollo del FOGA, y, de ese modo, se facilitará "la movilidad de la ciudadanía para la asistencia sanitaria en todo el territorio nacional y se garantizará el acceso de toda la población a los mejores diagnósticos y tratamientos del SNS, independientemente del lugar de residencia". Unidas Podemos, por su parte, cree que el incremento de recursos servirá para "impulsar la Atención Primaria", colocando el gasto destinado a ésta en un 20% del gasto sanitario total, "y cuidar al personal sanitario y acabar con su precariedad, así como implementar un programa de recuperación de aquellos y aquellas profesionales que han tenido que salir a trabajar en sistemas sanitarios fuera de España".

Otro punto de convergencia entre las tres formaciones está en la apuesta por la recuperación del acceso universal a la sanidad y la modificación de los copagos, aunque, igualmente, existen matices. El PSOE habla de "impulsar y adoptar las modificaciones normativas, legales y reglamentarias, necesarias para garantizar la efectividad del derecho a la protección a la salud a través del acceso universal al Sistema Nacional de Salud" y de la "eliminación progresiva de los copagos sanitarios empezando por los pensionistas y los hogares en situación de mayor vulnerabilidad".

Unidas Podemos propone, por su parte, la "recuperación completa del acceso universal a la atención sanitaria, sin discriminaciones en el tratamiento ni requisitos innecesarios para tener acceso a los servicios" (con lo que implícitamente aluden a trabas administrativas denunciadas por colectivos sociales tras la aprobación del decreto del Gobierno socialista en 2018), así como a la eliminación de los copagos y el establecimiento de "garantías para que no puedan introducirse otros nuevos".

En lo que respecta a la universalidad de la asistencia, Más País plantea directamente la "reforma" del citado decreto, el RDL 7/2018, para "blindar el carácter universal de derecho a la asistencia sanitaria en la Constitución Española". Y en relación con los copagos, proponen "caminar hacia su eliminación", y establecer "un tope en población activa similar al existente en población pensionista, priorizando a las rentas bajas, familias con personas con discapacidad o pacientes crónicos, ampliando el umbral de renta para quedar exento de copago y elaborando un catálogo de medicamentos de alto valor terapéutico que queden exentos".

Modelo de gestión

En cuanto a los modelos de gestión, el PSOE alude en alguna línea de su programa a su compromiso con el sistema público, pero, aunque acordó con Unidas Podemos avanzar hacia la desprivatización en la anterior legislatura, no incluye ninguna propuesta concreta sobre esta cuestión en su documento para el 10N.

Unidas Podemos, en cambio, avanza su intención de adoptar "medidas urgentes para proteger este patrimonio común frente a su privatización, como, por ejemplo, la sustitución de la normativa vigente, que favorece la expansión de la gestión privada de la sanidad, por una que se base en la gestión pública directa". Más País incluye en su programa la derogación de la Ley 15/1997, que, a juicio de esta formación, "posibilita las formas privadas de gestión en el Sistema Nacional de Salud". Abogan también por "desarrollar una Ley de Nueva Gestión Pública en Sanidad mientras se promueve, con el respeto a las competencias transferidas, un plan de internalización de los servicios no clínicos (limpieza, hostelería, lavandería) en el marco de tratar de garantizar una gestión más eficiente".

En el campo de los medicamentos, PSOE y Más País defienden, con diversas fórmulas, la apuesta por la investigación y la producción pública. Los socialistas lo circunscriben, eso sí, al segmento de las terapias avanzadas, donde, de hecho, ya se cuenta con el primer producto no industrial aprobado por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps), NC1.

Más País va un paso más allá y, como había hecho Unidas Podemos en programas anteriores, plantea "la creación de una empresa farmacéutica pública que investigue, desarrolle, fabrique y comercialice medicamentos basándose en principios de interés público y que ayude a generar puestos de trabajo de calidad y que piensen en el futuro".

Fijación de los precios de los medicamentos

Esta formación también habla de revisar el RDL 1/2015 de 24 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios, "para fijar los precios de los medicamentos y para garantizar la investigación clínica, formación y divulgación sanitaria independiente que asegure el interés común de la investigación y la transferencia efectiva del conocimiento".

En cuanto a las propuestas que pueden afectar a la industria, está también la de Unidas Podemos en el plano de la formación a profesionales sanitarios, donde plantean "un Plan Estatal de Formación Continua que responda al interés de los profesionales y de toda la ciudadanía, por encima de criterios comerciales".

Para finalizar, cabe decir que las tres formaciones incluyen en sus documentos programáticos la promesa de introducir la prestación bucodental, aunque el PSOE propone que sea de forma progresiva, y también optimizar el abordaje de la Salud Mental.

En cuanto a las propuestas sin eco en el resto de los izquierdas, cabe destacar la socialista de avanzar en la lucha contra las pseudociencias y los antivacunas, la promesa de Unidas Podemos de establecer un máximo de un mes para las listas de espera en consultas o intervenciones relacionadas con patologías graves, o el compromiso de Más País de crear "una Oficina de Anticorrupción Sanitaria que vele de forma particular por el correcto uso del dinero público en materia sanitaria y elabore el marco legislativo que elimine los conflictos de interés y garantice la ausencia de desviaciones de los propósitos principales del SNS".

Tanto la formación que lidera Íñigo Errejón, como la que encabeza Pablo Iglesias, incluyen también una mención especial al cuidado de los propios profesionales sanitarios.

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz