Comparte esta noticia

La transformación digital permite ver a la tecnología como oportunidad para la farmacia y no como amenaza

Momento del coloquio “La farmacia hoy: innovadora, conectada y digital. Un modelo de servicio sanitario integrado y personalizado”, celebrado en Cáceres.

DIARIOFARMA  |    01.12.2019 - 15:03

La sede del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Cáceres acogió el pasado miércoles 27 de noviembre, una charla coloquio organizada por el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF), el COF de Cáceres y Diariofarma en la que se han expuesto y debatido diversas cuestiones en relación con la transformación digital de la farmacia y el impacto que esto tendrá en la actividad de la misma.

Bajo el título “La farmacia hoy: innovadora, conectada y digital. Un modelo de servicio sanitario integrado y personalizado”, Diariofarma ha congregado a un nutrido número de colegiados farmacéuticos de la provincia de Cáceres y ha contado con la participación de ponentes como Concepción Carmona, subdirectora de Farmacia del Servicio extremeño de Salud, Pedro Antonio Claros, presidente del Colegio de Farmacéuticos de Cáceres, Raquel Martínez, secretaria general del CGCOF, José Polo, vicepresidente del Semergen o Ana López-Casero, tesorera del CGCOF. La moderación del debate corrió a cargo del director de Diariofarma, José María López Alemany.

El acto de inauguración ha contado además con la presencia del vicepresidente de la Junta de Extremadura y Consejero de Sanidad, José María Vergeles y el presidente del Consejo de Farmacéuticos de Badajoz y presidente del Consejo autonómico, Cecilio Venegas.

En este sentido, cabe destacar que todos los intervinientes coincidieron en la importancia de la transformación digital en el sector farmacéutico a nivel individual y colectivo como herramienta para prestar un mejor servicio asistencial a los pacientes. La singularidad de la educación en la apuesta por el talento y por aportar más a la sociedad, la innovación en el sentido de hacer las cosas diferentes y la actitud de liderazgo de querer estar, “de salir a ganar”, son algunos de los retos de la salud del mundo que viene. Porque lo que sí quedó claro durante el debate es que la tecnología tiene que ser vista por el sector farmacéutico como una aliada, como una oportunidad y no como una amenaza.

La jornada se inició con una presentación por parte de la tesorera del Consejo General en la que explicó algunos de los retos y oportunidades a los que la sociedad en general y la sanidad y la farmacia en particular se van a enfrentar a cuenta de la digitalización, “una herramienta para hacer mejor nuestro trabajo, más eficiente. Es un reto para construir una sanidad inteligente”, explicaba López-Casero.

Ana López-Casero, tesorera del Consejo General de COF

Desde el punto de vista de la figura del farmacéutico entendido como un profesional comprometido con la sociedad López-Casero explicaba cómo frente a las amenazas externas de gigantes comerciales como Amazon, el farmacéutico tiene que creer en él mismo. “Debemos querer estar en la foto del futuro porque nosotros no competimos con Amazon. Somos profesionales que junto con las nuevas tecnologías damos más valor a la sanidad, y ese es nuestro diferenciador: Nuestro propio valor”. Se refirió así al binomio farmacéutico-medicamento y a la función social y humana como ecuación de valor en el acompañamiento al paciente. “Tenemos una responsabilidad para que la Farmacia sea la solución a los problemas sanitarios”.

Valor del modelo de farmacia

Ya en el debate, Concepción Carmona, subdirectora de Farmacia del Servicio extremeño de Salud, se refirió también al valor de cohesión social, económico y de salud que tiene el modelo de farmacia español, “el modelo de atención farmacéutica es esencial”, resaltó. Al mismo tiempo, que puso en valor los beneficios de la transformación digital aplicadas a las oficinas de farmacia a la hora de generar conocimiento para gestionar mejor y hacer el sistema sanitario más sostenible, “el conocimiento y la información que aportan las farmacias aplicando las nuevas tecnologías hacen que gestionemos mejor y ofrezcamos mejores servicios a los pacientes”, explicó.

El presidente del Colegio de Farmacéuticos de Cáceres, Pedro Antonio Claros, al igual que el resto de los ponentes reflexionaba sobre la idea de que la transformación digital es importante para el sector pero que no deja de ser una herramienta más. Y en este sentido, destacaba el papel del farmacéutico como aquella persona cercana y de proximidad con su paciente, “al que acompañamos a lo largo de su vida, con el que tenemos un compromiso personal”. Claros explicó que el farmacéutico a lo largo de su trayectoria profesional se ha ido reinventando y formando para adaptarse a los nuevos cambios y poder ofrecer un mejor servicio asistencial. “Hemos pasado de anotar en el libro de faltas a incorporar ordenadores en nuestras farmacias. La evolución ha sido constante. Pero el esfuerzo personal merece la pena”, indicó.

Al igual que Claros, el vicepresidente del Semergen, José Polo, ponía sobre la mesa la necesidad de que existan canales de comunicación directos y fluidos entre los farmacéuticos y los médicos. Y que precisamente sea la transformación digital la herramienta clave para esta comunicación. Que el historial clínico y terapéutico sea conocido a partes iguales por el médico y el farmacéutico con el fin de prestar un mejor servicio al paciente, y se genere así una mejor gestión pública a través del conocimiento.

Por su parte, la secretaria general del CGCOF, Raquel Martínez, se refirió a que desde el sector farmacéutico a través de sus órganos colegiados se está liderando esa transformación digital que más allá de una obligación es una oportunidad. “Estamos dando un paso más dotando a los farmacéuticos de las herramientas necesarias para ser mejores sanitarios”.

Farmacias en red y no solo red de farmacias

En este sentido, Martínez se refirió a proyectos de digitalización puestos en marcha desde el Consejo como muestras de esa transformación y que están consiguiendo que las farmacias estén conectadas compartiendo todo tipo de información y funcionando como farmacias en red y no solo como una red de farmacias. Citó como hitos acciones llevadas a cabo en los últimos tiempos como la puesta en marcha de la receta electrónica privada o la verificación de medicamentos. Se refirió además al liderazgo del sector en esa transformación digital y advirtió de los cantos de sirena en relación a las app que están surgiendo en los últimos tiempos y que intentan dar un servicio farmacéutico. “La digitalización va más allá. Nosotros aportamos seguridad. El medicamento no es un bien de consumo”, aseveró.

Sobre el concepto de Farmacias en Red la secretaria general explicó que se trata un salto cualitativo ya que se proporciona una cobertura y una accesibilidad al medicamento. Ahora estamos interconectados frente al servicio atomizado del pasado. “Las farmacias en red nos permiten compartir la información, darnos valor”.

Otro de los asuntos de debate se centró en la necesidad y utilidad de esa transformación digital de la farmacia en la relación del médico con esta. Por su parte, Polo destacó que la colaboración hace que haya una mejor atención al paciente. Y en este sentido, la secretaria general del Consejo citó algunos ejemplos como la puesta en marcha de la plataforma Nodofarma o la receta electrónica privada que en el caso de las mutualidades dijo que Extremadura estaba siendo pionera.

Martínez también describió el proyecto “Mi farmacia asistencial”, cuyo piloto se está desarrollando en Teruel donde todas las farmacias conectadas en red tendrán un registro de su historial sin receta y podrá ser compartido con otros profesionales y la receta electrónica privada, se que será aprobada por los colegios profesionales implicados a lo largo de diciembre y se pondrá en marcha un piloto en Cantabria en febrero. En este sentido, José Polo, apuntó que para el médico es imprescindible tener acceso a esta información “debemos tenerla y recogida en una historia clínica conjunta médico-farmacéutico”.  Todos los ponentes compartían la necesidad de que la tarjeta con información que lleva el paciente debe contener el registro, la dispensación, indicación farmacéutica, adherencia, conciliación alta hospitalaria. Que debe ser un trabajo multidisciplinar. Que el futuro debe pasar por la puesta en funcionamiento de una historia cínica digital del paciente con acceso por parte del medico y de propio farmacéutico.

El tema del desabastecimiento de los medicamentos no pasó desapercibido y fue también otro de los asuntos del coloquio en el que Pedro Claros señaló lo imprescindible de que esta información la tengan tanto a administración como los prescriptores. “Todos tenemos que estar informados en tiempo real de los problemas de desabastecimiento. La administración, los médicos en la consulta y los farmacéuticos a la hora de prestar un mejor servicio al paciente y no confundirlo”. La subdirectora de farmacia del SES, Concepción Carmona, quiso lanzar un mensaje en este sentido refiriéndose a la importante labor que desarrolla a Agencia Española del Medicamento (Aemps) en el tema del desabastecimiento y señaló que la Agencia aporta un valor añadido ya que cuando no hay un medicamento te aconseja y asesora para que sea sustituido. Al tiempo que se reconoció además que 9 de cada 10 problemas de desabastecimiento los soluciona el farmacéutico.

Conclusiones

Entre las principales conclusiones del debate se destacó que fue un debate rico, oportuno y necesario. Que la farmacia está más viva que nunca y que tiene mucho futuro. Que la tecnología es una herramienta muy útil para que el farmacéutico pueda hacer mejor su trabajo y más eficiente. Por tanto, la transformación digital vista como una oportunidad y no como una amenaza. Que el sistema nacional de farmacia en la actualidad, está dando respuestas a retos como la igualdad, la lucha contra el cambio climático o el cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible.

Quedó claro y así lo compartían ponentes y asistentes a coloquio que la colaboración médico-farmacéutico es esencial en el aumento de la calidad de vida de los pacientes. Que la digitalización es imparable pero que el principal valor del farmacéutico es la cercanía con los pacientes a lo largo de sus vidas. Que la tecnología sirve para administrar mejor el conocimiento y que el valor añadido del farmacéutico es ser el experto en el medicamento y que lo demás son herramientas para desarrollar mejor su trabajo.   


Texto y fotos: Sonia Cobo Román, periodista.

lineagris-494

Comentarios

Aún no hay comentarios, sé el primero en comentar!

avatar
wpDiscuz