Comparte esta noticia

Nuevas herramientas para hacer frente a las resistencias bacterianas

De izquierda a derecha, López Navas, María Jesús Lamas, Carolina Darias, Marian García (moderadora) y Rocío Fernández Urrusuno

DIARIOFARMA  |    18.11.2021 - 19:55

El consumo de antibióticos sigue siendo elevado en España, pero hay razones para el optimismo; entre 2014 y 2020 el consumo de estos medicamentos se redujo un 32,4% en la salud humana y un 56,7% en la animal. España es el sexto país con mayor reducción de consumo de medicamentos entre los 25 países que reportan datos al ECDC (Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades), en el periodo 2014, fecha de inicio del PRAM (Plan Nacional frente a la Resistencia a los Antibióticos) y 2020.

Así se ha puesto de manifiesto este jueves en la jornada del Día Europeo para el Uso Prudente de los Antibióticos, organizada por la Agencia Española del Medicamento (Aemps), en la que han participado, tanto la ministra de Sanidad, Carolina Darias, como la directora de la Agencia, María Jesús Lamas, junto a diversos expertos que han reportado las principales novedades para hacer frente a las resistencias a antibióticos.

Entre ellas, destacan las dos nuevas guías de terapéutica antimicrobiana en salud  humana y veterinaria, que bajo el formato de aplicación móvil, aspiran a “facilitar la prescripción de antibióticos tanto en humanos como en el área veterinaria”, según ha explicado María Jesús Lamas.

Ambas aplicaciones tienen como objetivo facilitar la correcta prescripción de antibióticos a médicos y veterinarios y están disponibles en la web del PRAN para que los profesionales sanitarios puedan descargarlas en sus dispositivos y tenerlas a mano en los momentos claves de la prescripción ya sea en un centro de salud, un hospital, una clínica veterinaria o una granja.

Lamas califico las apps como “herramientas indispensables”, especialmente en el caso de los equipos hospitalarios de los Programas de Optimización de Uso de los Antibióticos (PROA), a la hora de obtener información sobre el manejo empírico de infecciones cuando el organismo no ha sido identificado. La información además permite la detección de patrones de resistencia de cara al abordaje de “procesos infecciosos más prevalentes tanto en hospitales como en Atención Primaria y Comunitaria” y evitar su prescripción cuando su uso no está indicado.

La guía incorpora indicaciones para la toma de muestras, recomendaciones en el uso de microbianos en casos especiales como el embarazo, precauciones especiales de uso referentes a las alertas de seguridad publicadas por la Aemps y un manual de atención de muestra de diagnóstico.

Esta nueva herramienta es un documento “con actualización continua en función de los avances científicos”, coordinado por un grupo de trabajo en el que participan expertos de sociedades científicas y la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas, según ha explicado Antonio López Navas, coordinador del PRAM en el área de salud humana.

Para López Navas la falta de una guía de referencia nacional “ha provocado durante años una variabilidad clínica entre Comunidades Autónomas”. El objetivo de las app es precisamente homogenizar esa prescripción.

Aunque en la primera edición la aplicaciónde uso humano recoge las patologías prevalentes en el paciente, el coordinador del PRAM asegura que los profesionales la podrán usar para “hacer consultas rápidas” y conocer las observaciones asociadas a cada caso.

Igualmente ha indicado que será un documento "vivo" con actualización continua en función de los avances científicos.

Por su parte, Rocío Fernández Urrusuno, coordinadora Científico-Técnica de PROA de Andalucía ha asegurado que la acogida a esta herramienta ha sido positiva, y ha indicado que en algunos casos, incluo se ha hablado de "disminución de los ingresos en urgencias". Esta experta considera clave facilitar el acceso de los profesionales a estas guías en un formato móvil y adaptable.

La app para prescriptores en salud humana incluye recomendaciones basadas en patrones de resistencia para el abordaje de los procesos infecciosos más prevalentes en adultos, niños y pacientes asistidos en centros sociosanitarios. La aplicación para sanidad animal se organiza por especies para facilitar recomendaciones de prescripción que también han sido diseñadas de acuerdo con información epidemiológica permanentemente actualizada.

A estas novedades se suma además la PRANteca, una biblioteca online con recursos sobre antibióticos y resistencia dirigida a profesores y alumnos de facultades biosanitarias. En esta plataforma puede encontrarse documentación y casos prácticos que los docentes podrán utilizar para incorporar esta materia en sus clases. Las facultades que quieran acceder a esta plataforma y aún no formen parte del PRAN pueden solicitar su adhesión en el correo pram@aemps.es.

PRAN como estrategia OneHealth

En su intervención durante la jornada, Darias confirmó “la necesidad de seguir trabajando frente a la que ya muchos conocen como la pandemia silenciosa”. En este sentido, la ministra destacó como “imprescindible” la continuidad del PRAN como estrategia One Health o de “una única salud”. Por su parte, María Jesús Lamas, destacó que “muchos de los aprendizajes de la pandemia de Covid-19 han respaldado estrategias en las que el PRAN ya trabajaba desde sus inicios en 2014, como son la concienciación sobre nuestra influencia en la salud de quienes nos rodean o la prevención de las infecciones mediante acciones como el lavado de manos”.

La directora de la AEMPS avanzó en su intervención las líneas prioritarias del PRAN 2022-2024, entre las que destacó la puesta en marcha del nuevo Sistema Nacional de Vigilancia, el impulso de los Programas de Optimización de Uso de Antibióticos (PROA) y la ampliación de los Programas REDUCE en sanidad animal. Asimismo, subrayó la difusión en televisión de la nueva campaña ‘Antibióticos: tómatelos en serio’ y anunció el lanzamiento de dos aplicaciones dirigidas a profesionales sanitarios.

En cuanto a la situación sobre el consumo de antibióticos, las cifras analizadas durante esta jornada reflejan que, a pesar de la subida registrada en el consumo hospitalario de antibióticos por la incertidumbre diagnóstica durante la primera ola de la pandemia de Covid-19, España ha mantenido en 2020 la tendencia decreciente que venía registrando en esta tasa desde 2014. Los antibióticos más consumidos en salud humana siguen siendo betalactámicos, macrólidos y lincosamidas.

En el caso de la sanidad animal, a la espera de que se publique el próximo informe ESVAC, en el periodo 2019-2020 se registró un repunte en las ventas de antibióticos veterinarios (penicilinas de amplio espectro y tetraciclinas) que puede responder al contexto de la pandemia y a recelos de desabastecimiento.

En el contexto europeo y en el período 2014-2020, según informa el Ministerio de Sanidad, España ha abandonado los primeros puestos del ranking de consumo de antibióticos en la UE. Así, la media nacional de consumo en salud humana ha pasado de las 28 DHD de 2015 a las 19,8 DHD de 2020 (media UE: 16,4 DHD) colocando a España en el puesto 22 de los 27 países que en este momento reportan datos al ECDC. En el caso de las ventas de antibióticos veterinarios, España pasa de los 418,8 mg/PCU (miligramos de principio activo por Unidad de Corrección de Población) de 2014 a los 181.2 mg/PCU de 2020. La media europea estará disponible cuando se publique el próximo informe ESVAC.

Esta tendencia decreciente es especialmente relevante si se considera que la resistencia bacteriana ya “constituye un riesgo sanitario global y que se trata de un fenómeno causado principalmente por el consumo excesivo o inadecuado de antibióticos”. Alrededor de 33.000 personas mueren cada año en Europa como consecuencia de infecciones resistentes, unas 4.000 muertes en España, lo que supone cuatro veces más que las muertes provocadas por accidentes de tráfico.

 


Síguenos en redes sociales



lineagris-494

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments